Venezuela

Próximo presidente del Parlamento venezolano niega un acercamiento con Maduro

El diputado opositor Julio Borges (c) habla el martes 25 de octubre de 2016, en Caracas, Venezuela. La Asamblea Nacional (AN, Parlamento) venezolana aprobó iniciar un proceso para determinar la responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro en la "ruptura del hilo constitucional" en el país y acordó citarlo a comparecer en la Cámara el próximo 1 de noviembre.
El diputado opositor Julio Borges (c) habla el martes 25 de octubre de 2016, en Caracas, Venezuela. La Asamblea Nacional (AN, Parlamento) venezolana aprobó iniciar un proceso para determinar la responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro en la "ruptura del hilo constitucional" en el país y acordó citarlo a comparecer en la Cámara el próximo 1 de noviembre. EFE

El diputado opositor venezolano Julio Borges, quien será juramentado como el nuevo presidente de la Asamblea Nacional (AN; Parlamento), negó el jueves las afirmaciones del presidente de ese país, Nicolás Maduro, quien sugirió un acercamiento entre ambos.

Borges aseguró que es “totalmente falso, no ha habido ningún tipo de comunicación con el presidente Maduro, en un país normal y democrático debería haberlo, pero no es el caso”, dijo a periodistas el opositor, poco antes de entrar a la Cámara para postular su nombre a la presidencia de la junta directiva de la AN.

El diputado indicó que este Parlamento, que fue electo el 6 de diciembre de 2015 con una victoria contundente del antichavismo, fue votada por 14 millones de venezolanos y pidió al presidente Maduro respeto a esto.

“Yo no solo llamo al presidente Maduro que me respete a mí como venezolano, sino que respete a los venezolanos”, indicó el también líder del partido opositor Primero Justicia (PJ).

El parlamentario, quien reemplazará al también opositor Henry Ramos Allup, indicó que “esta asamblea no es ni del Gobierno ni de la oposición, esta asamblea le pertenece al pueblo venezolano, por eso desde el primer día hemos estado y vamos a estar empeñados en la agenda de cambio social y económico para que los venezolanos tengan la vida que merecen”.

Maduro señaló ayer como “una realidad constitucional” que la Asamblea Nacional, controlada por la oposición desde hace un año, camina rumbo a la “autodisolución” y que esto podría llevar a la convocatoria de nuevas elecciones legislativas.

El primer mandatario insistió en el desacato en el que incurre el Parlamento venezolano y esto, a su consideración, hace ilegal una nueva designación de una junta directiva.

Maduro aseguró que el diputado, a quien se refirió como su “amigo”, “se comprometió” con él “a acatar al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y en segundo lugar a cumplir con todas las iniciativas de diálogo”.

  Comentarios