Venezuela

Informe: Saquearon $11,000 millones de PDVSA bajo el ex zar del petróleo

Rafael Ramírez fue por años el presidente de PDVSA y ministro de Energía y Petróleo de Venezuela.
Rafael Ramírez fue por años el presidente de PDVSA y ministro de Energía y Petróleo de Venezuela. AFP/Getty Images

La estatal Petróleos de Venezuela se convirtió en un nido de corrupción bajo la conducción del otrora zar económico del chavismo, Rafael Ramírez, cuya gestión de 11 años estuvo caracterizada por licitaciones irregulares e incumplimientos de normas que acarrearon pérdidas a la nación por más de $11,000 millones, reveló un informe de la Asamblea Nacional.

Ramírez, quien ejerció total control sobre PDVSA hasta que fue destituido como presidente de la empresa y como Ministro de Petróleo en septiembre del 2014, es acusado en el informe de la Comisión de Permanente de Contraloría de permitir por años la gestación de un ambiente favorable para la desviación de fondos públicos.

“Permitió la realización de diversas exacerbaciones que degeneraron en cuantiosas pérdidas del Fondo Público de la Nación a razón de: la realización de contrataciones inobservando (sic) la normativa debida”, declaró el informe, realizado bajo petición del diputado Freddy Guevara, del partido Voluntad Popular.

Muchas de esas contrataciones “se realizaron por medio de interpuestas personas infringiendo preceptos constitucionales, y que amparándose bajo la figura que ostentaba como funcionario público generó ventajas de diversa índole para sí y para terceros”, agregó el documento.

Las pérdidas para la nación ocasionadas por la centrífuga de corrupción fueron gigantescas.

“[La] afectación total del Patrimonio Público Nacional, por motivo de irregularidades administrativas cometidas bajo la Presidencia de Rafael Ramírez en la empresa estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) de: USD $11,271,148,806.36, declara el documento.

Ramírez, quien era considerado como uno de los hombres fuertes del chavismo hasta que fue apartado de la industria petrolera, se demempeña actualmente como Representante Permanente de Venezuela ante las Naciones Unidas.

La investigación abarcó algunas de las más sonadas denuncias realizadas contra PDVSA en los últimos años, incluyendo el reciente caso en Estados Unidos contra los empresarios venezolanos Roberto Rincón y Abraham Shiera, quienes se declararon culpables de haber sobornado a funcionarios de la estatal petrolera para obtener contratos por más de $1,000 millones.

Pero el informe también explora algunas de las denuncias formuladas en los primeros años de Ramírez en el cargo, incluyendo el uso indebido del fondo de pensiones de PDVSA, donde cientos de millones de dólares de los ahorros de los trabajadores fueron utilizados para crear un esquema Ponzi en Estados Unidos.

Los investigadores también colocaron la lupa sobre la colocación de cerca de $2,000 millones de fondos venezolanos en Banca Privada d’Andorra (BPA), una de las cinco entidades financieras que operan en la pequeña nación europea.

Esa acusación fue emitida orginalmente en el 2015 por el Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN), unidad antilavado de dinero del Departamento del Tesoro que acusó a PDVSA de operar una red de lavado a través de empresas fantasmas con la colaboración de un alto ejecutivo del BPA, a quien se le pagaban “exorbitantes” comisiones para procesar las operaciones con dinero “derivado de la corrupción”.

El propio Ramírez estaría en el centro de algunas de estas investigaciones en Estados Unidos.

Según un artículo publicado en octubre del 2015 por The Wall Street Journal, las autoridades estadounidenses investigaban la posibilidad de que el ex presidente de la estatal, y otras personas claves del chavismo, utilizaron a PDVSA “para saquear miles de millones de dólares” del país sudamericano,

Las investigaciones, que estarían siendo realizadas por agencias federales en distintas jurisdicciones estadounidenses, también trataban de determinar si las cuentas en el extranjero de la empresa estatal fueron utilizadas para el lavado de dinero del narcotráfico, reportó el diario en esa oportunidad citando a personas familiarizadas con las pesquisas.

El informe de la Asamblea Nacional también estuvo centrado en denuncias sobre el manejo de recursos destinados al mantenimiento de la refinería de Amuay, así como “perjuicios pecuniarios por la adquisición de títulos y otros instrumentos financieros con fondos de la estatal petrolera en el Banco Espirito Santo de Portugal”.

La investigación de los parlamentarios venezolanos detectó la creación en la empresa estatal de un ambiente carente de vigilancia y supervisión, donde las reglas de licitaciones eran frecuentemente violadas, facilitando el pago de sobreprecios en la adquisición de bienes y servicios.

La empresa también fracasó en monitorear debidamente la utilización de los recursos adquiridos, y de adoptar medidas para evitar la desviación de recursos, señala el informe.

Por otro lado, el documento también coloca el dedo acusador sobre el actual presidente de PDVSA, Eulogio del Pino, y sobre el primo del fallecido presidente Hugo Chávez, Asdrúbal Chávez, por “imprudencia en la preservación y salvaguarda de los bienes y capitales de la Nación”, cuando se desempeñaban en la junta directiva de la empresa.

Según el informe, ambos ignoraron denuncias emitidas con relación a la adquisición con sobreprecio de un taladro de perforación con un sobreprecio de $43 millones.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

  Comentarios