Venezuela

Chávez afirma que preside un "estado socialista"

El presidente venezolano Hugo Chávez saluda a los trabajadores de la empresa siderúrgica Sidor, en Ciudad Guayana, alrededor de 500 kilómetros al sudeste de Caracas.
El presidente venezolano Hugo Chávez saluda a los trabajadores de la empresa siderúrgica Sidor, en Ciudad Guayana, alrededor de 500 kilómetros al sudeste de Caracas. AFP/Getty Images

El presidente Hugo Chávez suscribió el lunes el decreto de nacionalización de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), con lo que culminó el último trámite que le permitirá al gobierno asumir el control de la mayor empresa del sector.

Con la frase: "Hoy yo no presido un estado capitalista, [sino] un estado socialista'', el mandatario definió la acción de su gobierno.

"Hoy lunes 12 de mayo es ciertamente un día histórico (...), día de victoria popular, victoria obrera'', declaró Chávez al anunciar, desde las instalaciones de Sidor, al firmar el decreto-ley de nacionalización de la empresa.

El mandatario señaló, en un breve discurso que transmitió la televisora estatal, que la nueva regulación le permitirá al gobierno la "ordenación de todo el sector siderúrgico, desde las minas hasta aquí, hasta las fábricas de acero. Todo eso lo vamos a reordenar en función del proyecto socialista. Así que Sidor tiene que convertirse en una empresa socialista'', añadió.

"Sidor no pertenece ahora a Chávez ni a Rodolfo Sanz, ni a la gerencia nombrada, ni a los trabajadores de Sidor: Sidor pasa a ser una empresa cuyo dueño es el pueblo venezolano, es propiedad social'', declaró el mandatario.

Chávez precisó que para el 30 de junio debe estar "transferida totalmente la empresa al estado socialista''.

Como presidente de la empresa estatal fue designado Rodolfo Sanz, actual ministro de Industrias Básicas y Minería, anunció el gobernante.

Asimismo fue creada una comisión estatal de transición que integrarán el ministro del Trabajo, Roberto Hernández; el ministro de Industrias Ligeras, William Contreras; y el general de Ejército José Montilla Pantoja.

El gobierno también acordó el cambio de nombre de Siderúrgica del Orinoco por el de Siderúrgica Socialista Alfredo Maneiro.

El mandatario decretó el 30 de abril la nacionalización de la empresa, que era controlada en un 60 por ciento por el grupo internacional Ternium S.A., que tiene como accionista al conglomerado italo-argentino Techint.

El gobierno venezolano justificó la toma de control de Sidor alegando que Ternium S.A. se negó a llegar a un arreglo con los trabajadores para la firma de un nuevo contrato colectivo.

Cuando se privatizó la empresa en 1998, el Estado venezolano quedó con un paquete de 20 por ciento, y el restante 20 por ciento, en manos de trabajadores y ex trabajadores de la empresa.

Según cálculos del Instituto Internacional de Hierro y Acero, Venezuela registró en el 2007 una producción de acero de cinco millones de toneladas métricas, de las cuales Sidor generó cerca del 85 por ciento, y el resto fue producido por la empresa local Sivensa y la brasileña Gerdau Sizuca.

Sidor cuenta con un plantel de 4,500 trabajadores directos y otros 5,600 que laboran para contratistas de la siderúrgica.

En Venezuela se consumen 3.9 millones de toneladas métricas de acero y se exportan 1.1 millones de toneladas métricas, especialmente hacia el mercado andino.

Además, ayer el mandatario venezolano firmó el contrato colectivo con los trabajadores de Ternium-Sidor, que estaba bloqueado desde hacía varios meses por desacuerdos en los aumentos de los salarios.

"Hemos firmado también el contrato colectivo por el cual tanto lucharon ustedes y yo les felicito por la batalla que han dado para lograr justicia. Ustedes saben muy bien que el contrato colectivo firmado hoy es el mejor de la historia de esta siderúrgica'', declaró Chávez.

En este momento, el gobierno de Venezuela negocia con los directivos de Techint el precio que pagará por su participación en Ternium-Sidor.

La firma, que fue estatal hasta 1998, vendió 3.9 millones de toneladas de productos de acero en el 2007. Hasta este momento, el Estado venezolano poseía un 20 por ciento de las acciones de la siderúrgica, otro 20 por ciento está en poder de los trabajadores y 60 por ciento en manos de Techint.

Según EFE, al dirigirse a los trabajadores los llamó a poner fin a "viejos vicios del viejo sindicalismo, porque eso hay que terminarlo de borrar del mapa''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios