Venezuela

El tráfico de drogas tensa relaciones EEUU-Venezuela

Las diferencias políticas que mantienen los gobiernos de Estados Unidos y Venezuela son aprovechadas por los narcotraficantes para incrementar el tráfico de drogas entre ambos países, dijo ayer el embajador estadounidense en Caracas, Patrick Duddy.

"Hay indicios muy preocupantes. Lo que hemos aprendido es que a través de los años los narcotraficantes están aprovechando la brecha que existe entre los dos gobiernos'', dijo Duddy mientras asistía a una práctica de beisbol que promueve la misión diplomática para prevenir el consumo de drogas.

Los traficantes "se burlan de nosotros mientras estamos metidos en otras discusiones'', agregó el diplomático en declaraciones a la prensa en la ciudad de Valencia, 100 km al suroeste de Caracas.

Duddy sugirió aumentar la cooperación entre Estados Unidos y Venezuela para combatir el flagelo de las drogas.

En julio pasado, el presidente Hugo Chávez le expresó al embajador norteamericano la aspiración de su gobierno de reanudar la cooperación bilateral para luchar contra el narcotráfico, tras haber suspendido los acuerdos con la agencia antidrogas estadounidense DEA en el 2006.

Sin embargo, el gobierno venezolano indicó ayer que los recientes ataques de Estados Unidos contra Caracas relacionados con la lucha contra las drogas buscan esconder la incompetencia de sus funcionarios para enfrentar el complejo problema del narcotráfico.

Esta posición está recogida en una nota que difundió el Ministerio de Relaciones Exteriores en respuesta a declaraciones del director de la Oficina Nacional de Políticas para el Control de Drogas de los Estados Unidos, John P. Walters, y del embajador estadounidense en Caracas, Patrick Duddy.

Walters habría atribuido su "fracaso'', según la nota, "a la supuesta falta de cooperación de algunos países de la región'', mientras que Duddy dijo que el tráfico de drogas entre ambos países "se incrementó significativamente'' desde que Venezuela anuló el acuerdo con el Departamento Antidroga de EEUU (DEA, por su sigla en inglés).

Sobre Walters, la cancillería dijo que no accedió recientemente a recibirlo oficialmente en Caracas porque consideró que su visita era ‘‘inútil e inoportuna'' y le propuso ‘‘que haría un mejor uso de su tiempo controlando el floreciente tráfico y consumo de drogas en su propio país''.

La nota consideró que Walters ‘‘ha dado muestras públicas de animadversión y odio hacia el liderazgo político venezolano'' y reveló que "trató de imponer como obligatoria'' su visita a Venezuela.

Frente a lo declarado por los funcionarios estadounidenses, la nota afirma que "la lucha antidrogas en Venezuela ha registrado progresos significativos, en particular desde que el Gobierno bolivariano puso fin a los programas de cooperación oficial con la agencia estadounidense DEA''.

Venezuela anuló hace tres años el acuerdo con la DEA tras denunciar que sus agentes actuaban como un cartel del narcotráfico, prohibían el ingreso de venezolanos a sus instalaciones y disponían a su antojo de drogas como señuelos, además de efectuar espionaje político, "incluyendo grabaciones tele-fónicas ilegales''.

La cancillería recordó que ‘‘Venezuela no pudo actuar de otra manera ante una entidad que operaba de forma criminal en su territorio, tanto delinquiendo junto a capos de la droga en operaciones de entrega controlada, como conspirando abiertamente contra el orden democrático y constitucional'' venezolano.

  Comentarios