Venezuela

Denuncian gobierno de facto en Venezuela

EL PERIODISTA Miguel Henrique Otero fue acusado por el gobierno de Hugo Chávez de una conspiración golpista.
EL PERIODISTA Miguel Henrique Otero fue acusado por el gobierno de Hugo Chávez de una conspiración golpista. El Nuevo Herald

El editor del diario El Nacional de Caracas, Miguel Henrique Otero, denunció el miércoles en Miami que la administración de Hugo Chávez es "un gobierno de facto'' que viola la Constitución, y aseguró que no descarta la posibilidad de ser detenido por las acusaciones de que lidera una conspiración magnicida y golpista, aunque hasta ahora "no han presentado pruebas serias''.

Otero dijo en una entrevista con El Nuevo Herald que los ataques en su contra han aumentado porque "hemos estado luchando por una denuncia contra el presidente Chávez de que está violando la Constitución, aplicando unas leyes que no están en la Constitución actual, y que por lo tanto éste es un gobierno de facto''.

"Quizá esa es una acción que al gobierno le ha preocupado mucho, y han tomado ese ataque contra nosotros, acusándonos de todo lo contrario de lo que somos'', agregó el periodista.

El gobierno del presidente Chávez inició hace tres semanas una investigación sobre una presunta conspiración para deponer su gobierno y asesinarlo, con la participación de militares retirados y un grupo de editores de medios privados, entre los que destacó Otero.

El periodista llamó la atención sobre el hecho de que cuando fue denunciado por el presunto magnicidio, el pasado 11 de septiembre, Chávez presidió al día siguiente un mitin al aire libre en la ciudad de Puerto Cabello, en el centro del país.

"Un presidente que dice que lo van a matar, no se va a un mitin al aire libre'', precisó Otero.

Hasta ahora, la única prueba presentada contra Otero consiste en una grabación de una conversación entre el fallecido empresario Vinicio De Sola y otra persona no identificada, en la que De Sola afirma que el 11 de abril del 2002, cuando se produjo la salida temporal de Chávez del poder, se realizaron reuniones en la casa de Otero, a las que asistieron "conspiradores'' de todos los sectores, incluyendo a la Iglesia Católica.

En un comunicado la semana pasada, los obispos desmintieron que hubieran asistido a reuniones que tuvieran como objetivo derrocar al presidente Chávez.

Otero no negó las reunoines mencionadas por De Sola, pero dijo que formaban parte de una tradición familiar que se remonta a su padre, el escritor y político Miguel Otero Silva.

"En mi casa siempre hubo reuniones políticas, pero nunca con militares ni para conspirar'', aclaró el editor.

Sostuvo que las denuncias buscan minimizar los escándalos, como el juicio en Miami por el caso del maletín con $800,000 confiscado en Argentina "que prueba la corrupción de altos funcionarios del gobierno'', las denuncias sobre la cooperación del gobierno chavista con la guerrilla colombiana y los niveles de inseguridad que afectan a los venezolanos.

También indicó que los ataques en su contra se justifican porque "soy una persona activa, voy al interior del país, voy a los barrios, doy conferencias, ando con un grupo de intelectuales''.

Otero fundó hace tres meses, junto a otros 24 intelectuales y académicos venezolanos, el Movimiento 2D, una agrupación que busca promover la oposición al paquete de 26 leyes aprobadas por el gobierno, y que según Otero violan la Constitución de 1999.

"No queremos ser un partido político, y hemos estado publicando remitidos, proclamas, nos reunimos una vez a la semana en sitios públicos en todo el país, nada conspirativo, incluso en zonas marginales'', dijo Otero, respondiendo a los voceros oficialistas que acusan al movimiento de "golpista''.

El editor, que participará en la conferencia anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Madrid, dijo que permanecerá en Venezuela para enfrentar sus responsabilidades.

ocasto@herald.com

  Comentarios