Venezuela

Chávez acusa a oposición de impulsar 'guerra religiosa'

El presidente Hugo Chávez acusó el martes a la oposición y algunos medios locales de utilizar el ataque que sufrió en enero la mayor sinagoga capitalina para promover en el país una "guerra religiosa mediática".

Chávez denunció, durante una cadena de radio y televisión, que opositores y medios de comunicación privados responsabilizaron a su gobierno del ataque a la sinagoga Tiferet Israel porque buscan el "criminal intento de tratar de desatar en Venezuela una guerra religiosa".

El gobernante aseguró que entre los venezolanos existe una postura "flexible" y "diversa" sobre todas las religiones.

Asimismo, reiteró que su gobierno no es antisemita y respalda la diversidad de cultos en el país.

A raíz del ataque a la sinagoga algunos dirigentes opositores plantearon que el fuerte discurso que mantuvo Chávez y algunos altos funcionarios contra Israel por sus acciones en la Franja de Gaza incitaron el surgimiento de casos de antisemitismo en el país.

Directivos de la comunidad judía denunciaron la aparición en medios del Estado y pro oficialistas de artículos en los que se insultaban a los judíos, se llamaba a un boicot de sus comercios y a protestar en las sinagogas.

Unos 60 funcionarios policiales están tras la pista de cuatro personas que se presume colaboraron en el ataque a la sinagoga Tiferet Israel, dijo el martes a la prensa el jefe de la policía judicial, Wilmer Flores Trosel.

"Tenemos comisiones en el interior del país efectuando visitas domiciliarias o allanamientos tras la captura de cuatro sujetos más, que ya los tenemos plenamente identificados, implicados en este caso", indicó Flores Trosel durante el traslado a tribunales de los once ya detenidos por el hecho.

El jefe policial expresó que hasta el momento las investigaciones apuntan a que el móvil de ataque a la sinagoga fue "el robo", pero sostuvo que "no descartamos cualquier otra hipótesis".

Agregó que el caso será esclarecido luego que se concreten las nuevas detenciones.

El ministro para Relaciones Interiores, Tareck El Aissami, informó en la víspera que por el caso de la sinagoga fueron detenidas, durante el pasado fin de semana, once personas, de los cuales ocho son policías y el resto civiles.

El Aissami dijo que entre los principales sospechosos está un ex escolta del rabino de la sinagoga atacada, quien se desempeñaba como policía metropolitano.

Asimismo fue apresado uno de los vigilantes del centro religioso que se presume fue quien cortó el sistema del cerco eléctrico para facilitar el acceso de los delincuentes.

La sinagoga Tiferet Israel fue profanada el 30 de enero por un grupo de hombres que destruyó objetos sagrados y pintó los muros. Los atacantes hurtaron una computadora y un dispositivo de almacenamiento electrónico con una base de datos de los feligreses del centro religioso.

El incidente desató gran conmoción y encendió las alarmas sobre la existencia de casos de antisemitismo en el país.

La acción contra la sinagoga capitalina ocurrió en medio del reciente enfrentamiento diplomático entre Venezuela e Israel ante la ofensiva militar de este último en la Franja de Gaza, en protesta a lo que Chávez expulsó al embajador israelí en Caracas y el gobierno de ese país respondió la medida expulsado también a dos diplomáticos venezolanos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios