Venezuela

Tensión ante el referendo en Venezuela

Los venezolanos salen a votar hoy, la vez número 14, desde que Hugo Chávez llegó al poder en los comicios de 1998, en medio de un ambiente cargado de tensiones sociales y episodios de violencia política para decidir una enmienda constitucional que incluye la reelección presidencial indefinida.

El Gobierno ordenó el cierre de las fronteras y desplegó 140,000 efectivos en todo el país para custodiar el proceso, en el que se prevé que participe un alto porcentaje de los 16 millones de electores inscritos en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

En un despliegue de recursos estatales sin precedentes, la opción que favorece la reelección indefinida del presidente Chávez logró remontar una pronunciada diferencia que en diciembre superaba los 15 puntos, para llegar hoy a un empate técnico que según analistas y encuestas augura un reñido resultado.

En contraste, los grupos de la oposición han enfrentado numerosas restricciones, principalmente económicas, para promover el No entre los electores, mientras que otros sectores e instituciones, como la Iglesia Católica, medios de comunicación y movimientos universitarios, que también se oponen a la reelección, han sufrido ataques violentos a cargo de activistas progubernamentales que actúan con virtual impunidad.

En una campaña multimillonaria, el Gobierno chavista utilizó todos los recursos a su alcance, desde el control sobre un importante número de medios de comunicación, hasta presiones abiertas a empleados públicos y amenazas del propio mandatario venezolano, para combatir el rechazo a la reelección indefinida.

Chávez ordenó y protagonizó entre diciembre y mediados de este mes casi 50 programas de televisión en cadena nacional, copando todos los espacios incluso durante horas y haciendo "casi invisible'' a la oposición, dijo el experto y asesor electoral Joaquín Pérez Rodríguez.

Siguiendo el ejemplo de Fidel Castro, Chávez comenzó la publicación en enero de una columna de sus "reflexiones", bajo el nombre de Las líneas de Chávez, para aumentar su presencia en los medios impresos, abriendo un nuevo frente para impulsar el Sí.

"Nuestro partido, el PSUV, así como los partidos aliados, el Partido Comunista de Venezuela (PCV), el Patria para todos (PPT), el MEP, la UPV, todos debemos marchar unidos, redoblando el paso rumbo a la victoria'', indicó la columna en su décima edición esta semana, la última antes del referéndum de hoy.

El avance oficialista en las mediciones en menos de dos meses generó críticas de grupos opositores, que denunciaron la utilización de recursos en violación de la ley.

"Es una lucha desigual'', declaró el líder opositor Antonio Ledezma, durante su discurso de fin de campaña. Ledezma destacó que la oposición se enfrentó con "el poder descomunal, arbitrario, abusivo, de un Estado militarista y autocrático''.

El alcalde metropolitano de Caracas sugirió que el Gobierno gastó cientos de millones de dólares en una campaña que incluyó numerosos anuncios impresos y en televisión, y utilizó incluso a figuras populares del deporte como Magglio Ordóñez, de los Medias Blancas de Chicago, y la piloto profesional Milka Duno.

La cara más visible y combativa de la oposición, el movimiento estudiantil, llevó la batuta del protagonismo contra la reelección indefinida.

Los estudiantes encabezaron manifestaciones en importantes regiones del país y planean monitorear hoy las 34,000 mesas de votación a nivel nacional para garantizar la transparencia delproceso.

En una manifestación a mediados de esta semana, los estudiantes promovieron particularmente el mensaje de que el voto será secreto, en gran medida para disipar dudas entre empleados y contratistas gubernamentales, que temen perder sus empleos si se descubre que no siguieron la línea oficial.

Las masivas manifestaciones callejeras de estudiantes universitarios y de secundaria en todo el país a favor del No empujaron a Chávez a dar la controversial orden a los cuerpos policiales y la Guardia Nacional de emplear "gas del bueno'' contra estudiantes que intentaran cerrar vías de acceso durante las protestas, refiriéndose al gas lacrimógeno empleado por los cuerpos de seguridad para dispersar protestas.

De hecho, el corto proceso electoral estuvo marcado por una inusitada violenciapolítica.

Grupos identificados abiertamente con el chavismo atacaron con bombas lacrimógenas a medios de comunicación adversos al Gobierno, como la televisora Globovisión, e instituciones influyentes como la Iglesia Católica, que expresó en una carta pastoral la inconveniencia para el país de aprobar la enmienda de la reelección perpetua.

La sede diplomática del Vaticano en Caracas sufrió constantes ataques, también con bombas lacrimógenas.

En un evento que generó controversia mundial, un grupo de funcionarios, entre ellos una oficial activa de la policía judicial, bajo control del Ministerio del Interior y Justicia, penetró y profanó la Sinagoga de Caracas, sustrayendo bienes de valor y una base de datos secreta que listaba las familias judías venezolanas que contribuyen a mantener la congregación religiosa.

Después de semanas de denuncias internacionales, el Gobierno ordenó ampliar las investigaciones y detener a los implicados, actualmente detenidos y en espera dejuicio.

En explosivas revelaciones la semana pasada, el líder del grupo pro oficialista La Piedrita, Valentín Santana, admitió al semanario político Quinto Día que dirigió varios de los ataques a medios y dirigentes opositores y declaró que pasaría "por las armas'' a opositores como Marcel Granier, presidente de Radio Caracas Televisión, cuya concesión fue revocada por Chávez en mayo del 2007.

El proceso electoral será el mismo que en las pasadas elecciones regionales del año pasado, excepto por algunos cambios polémicos.

El más importante es la decisión del CNE de prolongar la votación hasta las 6 p.m., dos horas más que en todas las consultas anteriores.

Súmate, una organización no gubernamental que monitorea el sistema electoral, cuestionó la decisión, afirmando que la prolongación del horario de votación "no tiene sentido alguno'' debido a que en este caso sólo hay dos opciones, en comparación con las 10 opciones en la boleta en las elecciones regionales de diciembre pasado.

Tanto el CNE como líderes de la oposición minimizaron la posibilidad de que se produzca un fraude electoral en las elecciones de hoy.

ocasto@herald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios