Venezuela

Venezuela fustiga a Argentina, Panamá y EEUU en la OEA

Venezuela criticó el miércoles a Panamá, Argentina y Estados Unidos por haber abordado en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA) la vandalización de una sinagoga en Caracas, cuando el proceso estaba todavía bajo investigación policial, y les reprochó hechos "preocupantes" que ocurrían en esos países.

La crítica, formulada por el embajador Roy Chaderton fue prontamente respondida por el embajador panameño Arístides Royo, indicando que había hablado del caso sin mencionar a un gobierno específico de la región.

Royo, ex presidente de su país, pidió incluso una transcripción del acta de la sesión realizada hace dos semanas para demostrar que no se había referido a Venezuela de manera particular.

Sin embargo, Royo dijo en esa ocasión, "nos repugna y consideramos un acto deleznable que se puedan dar hechos como el que se dio en Caracas en momentos en que celebramos un año más del Holocausto".

El representante alterno argentino, Martín Gómez Bustillo, hizo notar que en esa ocasión el embajador de su país, Rodolfo Hugo Gil, se refirió solamente al compromiso argentino con "la construcción de sociedades tolerantes", pero no mencionó a Venezuela en particular.

El inusitado intercambio de opiniones ocurrió en una sesión regular del Consejo Permanente, conformado por embajadores de la organización.

En respuesta a las acciones de los embajadores, Chaderton mencionó el miércoles "situaciones internas específicas y presuntamente irregulares" que ocurrían en esos países miembros.

Dijo que estaba preocupado por las "denuncias de violación de los derechos humanos de los hermanos panameños de la comunidad indígena Ngobe, afectados por la construcción del Proyecto Hidroeléctrico Chan 75, así como de las denuncias publicadas con motivo del primer aniversario del asesinato del joven Al Iromi Smith Rentaría, dirigente sindical, presuntamente asesinado por un policía motorizado".

"En ambos casos, estoy seguro de que las autoridades panameñas, por su inquebrantable naturaleza democrática, están haciendo cuanto es necesario en procura de justicia", agregó.

También mencionó "los actos vandálicos antisemitas" denunciados en el 2008 por la Liga Antidifamación de los Estados Unidos contra cinco lugares judíos en el área de Chicago, entre ellos el cementerio judío de Norridge y, en Nueva Jersey el cementerio Poile Zedek.

Dijo que en Estados Unidos se comente "agresión física y asesinato de inmigrantes", mientras en Argentina los ciudadanos judíos argentinos Graciela Rosenblum y Héctor Trajtemberg, de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, denuncian "crímenes cometidos en cárceles de ese país hermano contra prisioneros y prisioneras".

Chaderton, ex canciller del presidente Hugo Chávez, consideró como "noble y muy apremiante" la iniciativa de esos tres países de hacer referencia a la vandalización de la sinagoga sefardita de Caracas a "sólo dos días de su desacralización y acto de vandalismo".

"Las investigaciones realizadas determinaron que el primer ejecutor de la desacralización fue el propio vigilante y guardia de seguridad del rabino de ese templo, Isaac Cohen, con la complicidad de varios delincuentes infiltrados en algunos cuerpos policiales de Caracas, con propósito de robo de dinero", dijo Chaderton.

Indicó que la "exitosa investigación" fue dirigida por el ministro del Interior Tarek El Aissami "obviamente de origen árabe, quien ya puso a estos criminales a la orden de la justicia y dispuso la continuación de las investigaciones".

"El antisemitismo es un fenómeno de raíz cristiana, especialmente católica y que en Venezuela se ubica en los sectores más radicales y violentos de la ultraderecha y que, recurrentemente, a lo largo de los tiempos, ha asaltado templos, instituciones y personalidades judías", dijo, y consideró "obvio por razones históricas, que en la izquierda no hay lugar para el antisemitismo".

  Comentarios