Venezuela

Venezolana PDVSA busca el dinero de Asia

Desde 2007, PDVSA instauró en la Faja un sistema de 
empresas mixtas en las  que la estatal posee al menos un 60% 
del capital. Pero en este momento aportar  un 60% de la 
inversión en esta licitación puede ser "inviable'', según 
los  expertos.
Desde 2007, PDVSA instauró en la Faja un sistema de empresas mixtas en las que la estatal posee al menos un 60% del capital. Pero en este momento aportar un 60% de la inversión en esta licitación puede ser "inviable'', según los expertos.

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) está gestionando un crédito de hasta $4,000 millones con entidades de Japón y China para seguir adelante con sus proyectos pese al desplome de los precios del barril, lo cual incide ya en el pago de sus obligaciones con proveedores y trabajadores.

El presidente de PDVSA y ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, está en Asia para tramitar ese crédito, cuya concreción dependerá de la evolución del precio del barril.

"Es un síntoma de la debilidad que PDVSA viene mostrando desde hace tiempo. En el pasado ya se firmó una venta de petróleo a futuro con Japón y China. Ahora se hace público y notorio el problema'' de financiamiento de la estatal, explicó a la AFP el analista petrolero Diego González, director del Instituto Prospectiva y Estrategia El Bosque.

A la búsqueda de líneas de crédito se suma la necesidad de aumentar las inversiones con socios extranjeros, admitida por Ramírez recientemente.

El jueves, Japón y Venezuela firmaron un pacto de cooperación energética mediante el cual el país asiático ampliaría sus inversiones en Venezuela en los ámbitos gasífero y petrolero.

"Entre Venezuela y Japón habrá un nivel de relación más alto (...) Podemos suministrar a Japón parte importante del petróleo que necesite'', declaró Ramírez.

El ministró siguió su búsqueda de financiación en China, país con el que ya se firmaron acuerdos para construcción de tres refinerías en su territorio y al que Venezuela envía diariamente unos 364,000 barriles de crudo, según cifras oficiales, cantidad que podría aumentar hasta 500,000 este año.

En su último balance, que contabiliza hasta septiembre de 2008, PDVSA tenía una deuda de $7,858 millones con sus proveedores y una deuda total de 14,824 millones.

En las últimas semanas, salieron a la luz contratos imcumplidos con las firmas que alquilan taladros para la perforación y Ramírez admitió que la empresa iba a reducir sus costos y gastos en un 40%. No obstante, subrayó que los grandes planes de la estatal no están en entredicho.

En este momento, el barril de petróleo venezolano ronda los 40 dólares, frente a los 60 previstos en el presupuesto de 2009. Ramírez insiste en que el precio ideal sería de 70 dólares.

"No es un secreto que PDVSA, por el hecho de tener asignadas tareas no petroleras, sino más bien del área socioeconómica, tiene una carga muy cuantiosa'', afirmó a la AFP el analista petrolero Mazhar Al Shereidah, refiriéndose a las responsabilidades de PDVSA en ámbitos como el alimentario.

Según explicaron a la AFP fuentes petroleras, esta situación retrasará inevitablemente proyectos como el Magna Reserva.

Este plan se propone elevar el total de reservas de crudo hasta 314.000 millones de barriles en 2009, frente a los 172.323 millones actuales, lo que convertiría a Venezuela en la nación con más reservas del mundo.

Por otra parte, la próxima licitación de siete bloques petroleros en la Faja del Orinoco, también podría verse afectada.

Desde 2007, PDVSA instauró en la Faja un sistema de empresas mixtas en las que la estatal posee al menos un 60% del capital. Pero en este momento aportar un 60% de la inversión en esta licitación puede ser "inviable'', según los expertos.

"El momento no es el más propicio porque las compañías extranjeras podrían hacer exigencias y aspirar a un porcentaje de participación diferente al actualmente previsto en la legislación'', declaró Al Shereidah.

El analista recordó que en este momento, las compañías petroleras han puesto la vista también en una jugosa ronda de licitaciones en Irak, donde el petróleo sigue siendo liviano, es decir se extrae más fácilmente que el venezolano, que es pesado y extrapesado.

El sábado, el gobierno venezolano anunciará un paquete de medidas económicas para paliar el impacto de la crisis mundial. Entre ellas se espera un aumento del precio de la gasolina, actualmente el más bajo del mundo: 0,04 dólares por litro.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios