Venezuela

Chávez reafirma nacionalización del Santander

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que anunciará mañana medidas para afrontar la crisis económica, confirmó que sigue con la nacionalización del Banco de Venezuela, del grupo español Santander, para reforzar el sistema bancario público del país.

Con la declaración de que se ha "retomado el tema'', Chávez ratificó la nacionalización del banco, que anunció una primera vez en julio del año pasado, desestimando así las versiones de que se había paralizado la negociación debido a la crisis y a la falta de liquidez del Estado venezolano por la caída del precio del petróleo.

Tras el anuncio hecho por el presidente, en la noche del jueves, ningún miembro del Gobierno venezolano ha dado más precisiones hoy sobre el estado de las conversaciones ni tampoco ha habido, hasta el momento, reacción del grupo bancario español.

''Hoy hemos retomado el tema y anunció la nacionalización del Banco de Venezuela'', dijo Chávez en su intervención anoche en el canal estatal Venezolana de Televisión.

El presidente destacó que la medida se tomaba para "darle más fuerza al sistema bancario público nacional y poder impulsar mucho más las políticas de desarrollo económico y social''.

Minutos antes, Chávez había señalado que este sábado hará públicas unas medidas para hacer frente al impacto de la crisis económica mundial en Venezuela, y que, según diversos expertos, posiblemente incluyan un mayor control de las importaciones.

El nuevo anuncio del presidente venezolano respecto a la filial del Grupo Santander se inscribe en una "estrategia'' de Chávez de "enviar mensajes'' a todos los sectores para reafirmar que tiene "la capacidad de control'', declaró a Efe el analista Luis Vicente León.

Según León, director de la encuestadora Datanálisis, Chávez necesita "fortalecer'' su posición en el terreno interno, especialmente de cara a su principal base de partidarios en los sectores más pobres, ante la eminencia de ‘‘decisiones impopulares'' que deberá tomar como consecuencia de la crisis económica.

''Se prepara para eso'', comentó el analista, según el cual esa misma estrategia para mostrarse "invulnerable'' lo ha llevado a los recientes anuncios de expropiación de una planta de la multinacional estadounidense alimentaria Cargill o las amenazas contra Polar, una de las principales empresas privadas de Venezuela.

En su intervención de anoche, Chávez reiteró que su Gobierno es "un Gobierno socialista, obrerista, popular'' y su compromiso "es con el pueblo''.

''Nosotros estamos discutiendo y tomando medidas para garantizar los logros y profundizar las conquistas sociales alcanzadas'', manifestó, antes de insistir en que "por dura que se sea esta crisis el Gobierno está para defender al pueblo venezolano no a la burguesía o a la oligarquía''.

Según el director de Datanálisis, Chávez "no puede mostrar debilidad porque no tiene plata'' y su estrategia está encaminada a mantener su popularidad, nuevamente en aumento después de su victoria en el referendo de febrero que le abrió las puertas para aspirar a la reelección dentro de cuatro años.

Las negociaciones entre el Gobierno venezolano y el Grupo Santander se desarrollaron en el segundo semestre de 2008 y se pronosticó entonces, la posibilidad de un acuerdo antes de que finalizara el año.

El impacto de la crisis financiera mundial frenó los contactos y se indicó que el proceso nacionalizador entraba en un paréntesis, muy posiblemente hasta el próximo año.

En sus comentarios sobre este proceso y las palabras de ayer del presidente, León no descartó la posibilidad de que Chávez pueda pensar en una estatización del banco "pagando con papeles del Estado'' lo que, dijo, sería como una ‘‘confiscación'', aunque el hecho de que sea una entidad extranjera le confiere más protección.

En opinión del analista, el Gobierno venezolano tiene recursos suficientes para enfrentar un año difícil, si bien ha sufrido una fuerte caída debido al desplome del precio del petróleo, casi única fuente de ingresos del país, quinto exportador mundial de crudo.

Lo que le falta es liquidez operativa para pagar a proveedores y mantener los programas sociales e inversiones, señalaron los expertos.

Ante esta situación puede generarse un descontento de las bases populares, inédito en los diez años de mandato de Chávez, y de hecho ya se está perfilando en gremios profesionales y sindicatos, que han venido elevando sus voces contra el Gobierno en las últimas semanas.

  Comentarios