Venezuela

Rosales en lugar ‘seguro', pero el gobierno insiste en que huyó

De izquierda a derecha; el alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, el gobernador del estado de Zulia, Pablo Pérez; y el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledesma; participan hoy, 25 de marzo de 2009, en una rueda de prensa de alcaldes y gobernadores de la oposición al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en un hotel de Caracas (Venezuela). Alcaldes y gobernadores regionales opositores se declararon hoy "en emergencia y en rebeldía" contra la centralización "y la persecución política" por parte del Gobierno del presidente del país, Hugo Chávez, de la que se dicen víctimas.
De izquierda a derecha; el alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, el gobernador del estado de Zulia, Pablo Pérez; y el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledesma; participan hoy, 25 de marzo de 2009, en una rueda de prensa de alcaldes y gobernadores de la oposición al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en un hotel de Caracas (Venezuela). Alcaldes y gobernadores regionales opositores se declararon hoy "en emergencia y en rebeldía" contra la centralización "y la persecución política" por parte del Gobierno del presidente del país, Hugo Chávez, de la que se dicen víctimas. EFE

El líder opositor venezolano Manuel Rosales, contra quien la Fiscalía pidió una orden de detención, está en un lugar "seguro'' en Venezuela, dijo el martes su partido, en medio de la polémica en torno al caso abierto contra él por supuesta corrupción.

"Está bajo resguardo'' y si se entrega "no será a la justicia, sino al presidente Hugo Chávez que lo está persiguiendo'', afirmó el martes a la prensa Omar Barboza, presidente de Un Nuevo Tiempo (UNT), el partido de Rosales, creado tras las presidenciales de diciembre del 2006 en las que fue candidato el dirigente opositor.

Pero la presidenta de la Asamblea Nacional (AN), Cilia Flores, insistió el martes en que Rosales huyó al extranjero y dijo que debe ser localizado para que se pueda pedir la extradición.

Flores planteó que se trata de un problema de corrupción, no político, como señalan portavoces de la oposición, y que por lo tanto deben funcionar los mecanismos judiciales internacionales para que Rosales responda de los cargos que se le imputan ante la justicia venezolana.

La funcionaria también planteó que la huida de Rosales implica el abandono del cargo de alcalde de Maracaibo, y recordó que, según la ley, si la ausencia se prolonga por más de 90 días se deberán convocar elecciones para cubrir el puesto vacante.

Rosales, actual alcalde de Maracaibo, capital del rico estado occidental de Zulia, del que fue gobernador hasta el año pasado, "no está fuera del país'', aseguró Barboza, en respuesta a las versiones de diputados oficialistas según las cuales se había "fugado'' de Venezuela.

La Fiscalía venezolana, que acusa al ex candidato presidencial de enriquecimiento ilícito, solicitó el pasado 19 de marzo a los tribunales una orden de arresto contra Rosales, pero la petición no ha sido aún respondida y las autoridades policiales confirmaron hoy no haber recibido orden alguna para detener al alcalde.

"Hasta que no haya condiciones'' de independencia judicial, "se ha decidido que se mantenga resguardado de la persecución policial'', porque "en este momento no se le permite dar la cara'', señaló el presidente de UNT en rueda de prensa.

Insistió en que Rosales es víctima de Chávez y de su "proyecto totalitario militarista que avanza con mayor fuerza cada día'', y recordó que a finales del año pasado fue el propio jefe del Estado quien anunció la campaña que entonces denominó "Manuel Rosales vas preso''.

En opinión de comentaristas en medios de oposición, Chávez "no le perdona'' a Rosales que haya logrado la alcaldía de Maracaibo en las elecciones municipales y regionales de noviembre del 2008.

En sus declaraciones del martes, Barboza consideró que los poderes públicos venezolanos "están secuestrados por Chávez'' y afirmó que ante ello los militantes de UNT harán "todo lo posible por preservar la integridad de Rosales, su libertad, por encima de cualquier otra cosa''.

El procedimiento judicial contra Rosales comenzó en septiembre del 2004, después de que el secretario en el estado petrolero del Zulia del partido progubernamental Patria Para Todos (PPT), José Pirela, denunció al dirigente opositor por supuestamente adquirir numerosos bienes inmuebles directamente o a través de testaferros.

La investigación determinó, según la Fiscalía, que Rosales "no logró justificar'' recursos que aumentaron su patrimonio en 147,390 bolívares ($68,553).

El líder opositor, que ha negado los cargos y se dice víctima de "un linchamiento'' político, compareció ante la prensa en Caracas hace menos de una semana, acompañado de otros dirigentes opositores que le aseguraron su apoyo, al tiempo que criticaban las medidas de centralización del Gobierno que quitó competencias regionales.

Desde aquella comparecencia, Rosales ha estado ausente de eventos públicos, lo que alimentó las especulaciones sobre su paradero.

Barboza dijo hoy que Rosales "no tiene tribunal a dónde concurrir'' para defenderse de los cargos que se le imputan, y que está en una situación de "indefensión total'', ya que el juzgado que lleva su caso en Caracas, adónde fue transferido desde los juzgados del Zulia, "no trabaja desde la semana pasada''.

En una intervención poco después de la rueda de prensa del partido opositor, el ministro venezolano de Información, Jesse Chacón, manifestó que Rosales "debe dar la cara'' y "asumir su responsabilidad''.

"Si está dentro del país, ¿por qué no sale y da la cara al país?", dijo Chacón, al ser preguntado sobre la situación por los periodistas.

El ministro acusó a la oposición de querer "victimizar'' al alcalde de Maracaibo cuando, según él, no se trata de "una cuestión política'', sino "una cuestión referida a la corrupción''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios