Venezuela

Chávez avanza en estatización de economía venezolana

El presidente de Venezuela Hugo Chávez, durante su visita al Glaciar Perito Moreno, en El Calafate, Argentina, el 16 de mayo del 2009.
El presidente de Venezuela Hugo Chávez, durante su visita al Glaciar Perito Moreno, en El Calafate, Argentina, el 16 de mayo del 2009. AP

El presidente venezolano Hugo Chávez anunció en las últimas horas la nacionalización de varias empresas siderúrgicas --algunas de capitales extranjeros-- lo cual aumentará el peso del Estado en la economía aunque no resolverá los problemas laborales de las compañías, según expertos.

El jueves por la noche, el mandatario estatizó cinco empresas que producen briquetas (conglomerados de hierro) y tubos de acero, situadas en el estado Bolívar (oeste), donde el sector vive graves dificultades laborales y sufre las consecuencias de la caída de los precios en el mercado internacional.

Las empresas son Matesi, con capital argentino, Tavsa, con capital argentino, mexicano e italiano, Comsigua, en la que participan las japonesas Kobe Steel y Mitsui, y Orinoco Iron y Venprecar, en manos de un gran consorcio local en el que está presente el australiano-británico BHP Billiton.

Estas dos últimas firmas producen cerca de tres millones de toneladas anuales de briquetas de hierro.

En 2008, Chávez nacionalizó Sidor, la mayor acería del área andina y del Caribe, cuya mayoría accionaria pertenecía al conglomerado argentino Techint, con quien se llegó a un acuerdo en mayo.

"Yo me juego la vida por ustedes y sé que ustedes harán lo mismo, porque la clase obrera ha resucitado para hacer una revolución, ustedes van a dar ejemplo de grandeza, me lo dice el corazón'', dijo Chávez el jueves a un grupo de obreros de estas empresas nacionalizadas.

"Hay un componente ideológico y otro económico que se mezclan. Chávez no renuncia a su proyecto socialista pero lanza una forma muy sui generis de hacer frente a sus deudas. Decide nacionalizar porque no hay más recursos, es una forma de postergar o no pagar sus compromisos'', explicó a la AFP Asdrubal Oliveros, de la firma Ecoanalítica.

Las empresas nacionalizadas el jueves viven conflictos laborales desde hace meses.

"Esperábamos que el presidente hablara de inversión o de tecnología pero vemos que se sigue metiendo mano a la propiedad privada'', explicó a la AFP Ramón Gómez, secretario del Sindicato Sunep - Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

Según este dirigente, Chávez mencionó las empresas manufactureras pero no las que se sitúan primariamente en la cadena de producción de la metalurgia, donde se concentra la mayoría de los problemas.

"Evitó el problema. Fue un acto del partido socialista en el que se excluyó a los sindicalistas que piensan diferente'', lamentó Gómez.

Venezuela inició en 2007 una política de nacionalizaciones de industrias estratégicas, como la petrolera, las telecomunicaciones y la electricidad, que en 2008 también abarcó los sectores siderúrgico, cementero y bancario.

Este viernes, el gobierno de Chávez concretó la nacionalización del Banco de Venezuela, en manos del grupo español Santander, por el que pagará 1,050 millones de dólares.

Con esta estatización, anunciada a mediados de 2008, el estado venezolano se convierte en el actor más poderoso del sistema financiero nacional.

Según un estudio publicado este viernes por el diario El Universal, citando cifras del Banco Central, el sector público domina ya un 29.5% de la economía nacional.

En opinión de Oliveros, la nacionalización de estas empresas metalúrgicas podría generar más presión sobre el gobierno.

"Chavez piensa en su supervivencia a corto plazo. El presidente usa todos los instrumentos para evitar un ajuste significativo con la esperanza de que los precios del petróleo suban'', estimó.

En los últimos días, más de 75 empresas de servicios petroleros fueron expropiadas en virtud de una ley que otorga al ejecutivo el control de actividades como la inyección de agua, vapor o gas o el transporte de trabajadores del sector hidrocarburos.

Algunas estatizaciones anunciadas por Chávez últimamente, como la del sector del cemento, todavía están pendientes de pago por parte del Ejecutivo, que vio cómo sus ingresos se reducían debido a la caída brutal de los precios del petróleo.

  Comentarios