Venezuela

Crecientes ataques a prensa venezolana

EL DIRECTOR Globovisión, Alberto Ravell, izq., junto al presentador Leopoldo Castillo durante una 
entrevista el 8 de julio con The Miami Herald y El Nuevo Herald.
EL DIRECTOR Globovisión, Alberto Ravell, izq., junto al presentador Leopoldo Castillo durante una entrevista el 8 de julio con The Miami Herald y El Nuevo Herald. El Nuevo Herald

Los profesionales de la comunicación venezolanos han sido víctimas de más de 800 agresiones desde el 2002 hasta la actualidad, a razón de un ataque cada tres días, más que en cualquier momento de la cincuentenaria democracia venezolana, denunció el miércoles el Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela (CNP).

"Hay un clima de incertidumbre, amedrentamiento y autocensura debido a las amenazas que se profieren contra los comunicadores, principalmente por parte del gobierno'', dijo William Echeverría, presidente del CNP.

Echeverría comentó que las agresiones han estado dirigidas a periodistas, camarógrafos, fotógrafos y directivos de medios, en su mayoría del sector privado, pero también del sector público, "como consecuencia del ejercicio de su profesión''.

La denuncia del CNP coincidió con la apertura de un procedimiento sancionatorio contra el canal privado opositor Globovisión por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). Se le suma también una investigación de la Fiscalía General.

El miércoles, la fiscal Rosa Bueno Monsalve inició una investigación por "incitación al desconocimiento de las leyes'' contra Globovisión. La pesquisa ocurre luego de que el 3 de septiembre se difundieran mensajes de texto enviados por televidentes llamando a desconocer las instituciones y a realizar un golpe de Estado.

La investigación de la Fiscalía se inició a petición del ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello, que también preside Conatel, informó un boletín difundido el miércoles por la Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

Los directivos de Globovisión han denunciado una campaña de ataques oficiales en represalia por el tono crítico del canal.

"Vivimos en un estado de confusión y angustia, pero el ministro Cabello no nos intimidará con una nueva amenaza'', dijo Alberto Federico Ravell.

Echeverría anunció que los reporteros organizados conducirán acciones de calle la semana entrante, para encarar la violencia.

La denuncia sobre las agresiones contra periodistas y medios se produjo luego de que el gobierno ratificara el martes el cierre de otras 29 emisoras de radio, y después que las fuerzas de seguridad venezolana frustraran un atentado explosivo frente al edificio del Bloque de Armas, una de las cadenas editoriales en Venezuela que publica periódicos y revistas, entre ellos el diario 2001, frecuente crítico del gobierno.

El CNP denunció la situación la semana pasada ante la oficina del relator especial para la libertad de expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), Catalina Botero, y el relator especial de Naciones Unidas, Frank de la Rue.

"Ellos han estado reportando desde afuera lo que está sucediendo en el país que afecta la libertad de expresión'', indicó Echeverría.

Las denuncias del CNP también coincidieron con advertencias por parte de Fedecámaras, el organismo que agrupa a los empresarios privados del país, de que el cierre de emisoras pondrá en la calle a miles de trabajadores, entre periodistas, productores y empleados administrativos.

"Queremos un país con más emisoras de radio, donde se respeten los derechos fundamentales del hombre, entre ellos la libertad de expresión. Queremos un país donde los ciudadanos se sientan libres para denunciar los problemas que requieren les sea resuelto'', dijo Noel Alvarez, presidente de Fedecámaras.

Echeverría dijo que el gremio periodístico se declaró en emergencia desde el 13 de agosto, cuando se produjo el ataque por parte de "sectores afines al gobierno'' a un grupo de periodistas de la Cadena Capriles, una de las mayores empresas editoriales del país, que publica el diario Ultimas Noticias, citado con frecuencia por el propio Chávez.

  Comentarios