Venezuela

Preocupan los nexos de Chávez con Irán y su apetito por armas rusas

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez (i), saluda al primer ministro ruso, Vladimir Putin, al término del encuentro que mantuvieron en la residencia del jefe del Gobierno ruso en Novo-Ogariovo, a las afueras de Moscú, Rusia, el jueves 10 de septiembre.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez (i), saluda al primer ministro ruso, Vladimir Putin, al término del encuentro que mantuvieron en la residencia del jefe del Gobierno ruso en Novo-Ogariovo, a las afueras de Moscú, Rusia, el jueves 10 de septiembre. AP

Venezuela reconoce la independencia de las provincias separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, dijo el jueves el presidente Hugo Chávez, y su colega ruso Dimitry Medvedev prometió venderle a Chávez las armas que desee.

El diario The Washington Post dijo el jueves en un editorial que el apoyo de Chávez al programa nuclear de Irán y su creciente apetito por armas rusas deberían servir de alerta al gobierno de EEUU, que por ahora minimiza esa "amenaza''.

El anuncio de Chávez en Moscú surgió al comienzo de una reunión con Medvedev y refleja la creciente intensificación de las relaciones entre ambos países, que Rusia ha cultivado para ampliar su influencia global en América Latina.

Rusia reconoció a Abjasia y Osetia del Sur después que sus tropas expulsaron a las fuerzas georgianas de las regiones en una breve guerra el año pasado. Sólo Nicaragua había reconocido la independencia de las dos regiones.

Rusia mantiene miles de soldados emplazados en ambas.

"Pronto comenzaremos las gestiones para establecer relaciones diplomáticas con esos países'', dijo Chávez antes de dialogar con Medvedev.

La prensa rusa dijo que Chávez trata de concretar la compra de tanques, aeronaves, armamento y posiblemente submarinos. La agencia de noticias RIA-Novosti indicó que se firmará un contrato de $500 millones por 100 tanques T-72 y T-90 durante la visita de Chávez.

"Le suministraremos a Venezuela el armamento que pida. En cumplimiento de todas las leyes internacionales, por supuesto'', destacó Medvedev. "Si nuestros amigos desean nuestros tanques, se los enviaremos'', agregó, y aclaró que ninguno de los acuerdos sobre armas se harán públicos.

Chávez negó que el interés de Venezuela en el armamento ruso fuera parte de una carrera armamentista, e insinuó que su país desea estar a la par de Washington.

"Previamente estábamos en una esclavitud gracias a las acciones del imperialismo yanqui, y ahora lo que estamos haciendo es incrementar nuestra potencia militar'', destacó. "Un bloqueo se está cerrando en nuestro entorno''.

Medvedev agradeció a Chávez el anuncio del reconocimiento, e indicó que "Rusia tuvo siempre una posición muy sencilla: creemos que es el derecho soberano de un país si reconoce o no reconoce a los nuevos sujetos del derecho internacional. Empero, no somos indiferentes a la suerte de esos dos estados''.

Después de reunirse con Chávez en la noche del jueves, el primer ministro Vladimir Putin indicó que el reconocimiento de Venezuela a las provincias contribuye a demostrar que el objetivo de Rusia es hacer que "las relaciones internacionales sean más democráticas''.

"Este paso destaca el carácter independiente de la política exterior de Venezuela'', destacó Putin.

Chávez dijo que en la reunión con Putin abordaron temas desde "lo táctico hasta lo estratégico, del presente y de la perspectiva hacia el futuro''.

"Hemos hablado de esa instancia de coordinación entre los países que somos gigantes petroleros, una instancia que ha estado naciendo entre Rusia, Venezuela, Irán y otros países que conformamos ese espacio'', señaló el presidente.

Chávez anunció la firma de una empresa mixta con Rusia para la explotación petrolera de la Faja Petrolífera del Orinoco, con una capacidad de producción diaria de 400.000 barriles de crudo y la construcción de una refinería.

"Esa es la reserva de petróleo más grande que hay en el planeta'', destacó el presidente venezolano. "Allá vamos a construir entre Rusia y Venezuela además la gran refinería, y luego vamos a comercializar juntos ese petróleo (y) sus derivados en el continente americano y en el mundo. Es un paso de suma importancia estratégica para ambos países'', destacó.

El gobierno georgiano desestimó el anuncio de Chávez de reconocer a las regiones separatistas. "El reconocimiento de los regímenes separatistas de Abjasia y Osetia del Sur es un proceso de cristalización y divide a los países normales y renegados en distintos bandos'', dijo el ministro del gabinete georgiano Temur Yakobashvili, vocero del gobierno en materia de las regiones. Abjasia y Osetia del Sur se escindieron de Georgia en sucesivas guerras mantenidas a mediados de la pasada década, pero Georgia mantenía fuerzas militares en algunas zonas de Osetia del Sur y retenía una modesta zona de Abjasia.

Esas fuerzas fueron desalojadas el año pasado en una guerra de cinco días. Rusia sostiene que la guerra comenzó con un intenso cañoneo :de la artillería georgiana contra la capital de Osetia del Sur, mientras que Georgia asegura que lanzó el asalto para intentar frenar una poderosa incursión rusa en la región.

  Comentarios