Venezuela

EEUU preocupado por compras de armas de Venezuela a Rusia

Estados Unidos expresó el lunes su preocupación por el uso y el destino que podrían tener las armas que Venezuela negociará con Rusia y exigió transparencia en el proceso de manejo del arsenal.

Ian Kelly, portavoz del Departamento de Estado, declaró que a Washington le preocupa "el deseo manifiesto de Venezuela de incrementar su arsenal armamentístico'', advirtiendo que plantea un ‘‘serio desafío'' a la estabilidad en América Latina.

"Lo que [Venezuela] está buscando comprar, y lo que está adquiriendo, supera [las compras] de todos los demás países de Sudamérica, y desde luego que estamos preocupados por una carrera armamentista en la región'', subrayó Kelly durante una conferencia de prensa en Washington, D.C.

Kelly reaccionó así al plan de compras a crédito por $2,200 millones de armamento ruso que Venezuela negoció durante la reciente visita del presidente Hugo Chávez a Moscú, dentro de su gira por Europa, Africa y el Medio Oriente que culminó el viernes.

Entre otros equipos bélicos, Caracas negoció la adquisición de 92 tanques T-72, una sofisticada red de defensa antiaérea con sistemas Buk-M2 y Pechora, y un número no determinado de misiles Smerch 300, con alcance de 90 kilómetros, según informó la agencia RIA Novosti, en Moscú.

En un acuerdo separado, Rusia se comprometió a pagar $1,000 millones para tener acceso a la explotación de la Faja del Orinoco, donde se ubican las mayores reservas de crudo extrapesadovenezolano.

Durante su programa Aló, Presidente del domingo, que se trasmitió por radio y televisión en cadena nacional, Chávez justificó la adquisición masiva de armas afirmando: "Tenemos las mayores reservas petroleras en el mundo, y el imperio nos tiene en la mira''.

En el pasado, Chávez también justificó la necesidad de incrementar su capacidad de respuesta militar para enfrentar potenciales amenazas derivadas de un acuerdo para permitir la presencia de tropas de Estados Unidos en bases colombianas.

Sin embargo, aclaró que el objetivo es estrictamente defensivo, porque "Venezuela no tiene planes de invadir ni atacar a nadie''.

Kelly exigió "transparencia'' y "salvaguardias'' a fin de que el armamento no sea desviado a organizaciones irregulares, en aparente alusión a casos recientes de desvío de armamento del ejército venezolano a grupos guerrilleros como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El mes pasado, Colombia denunció que lanzacohetes de fabricación sueca con seriales del Ejército venezolano habían sido capturados durante un operativo contra un campamento de las FARC.

La denuncia provocó el congelamiento de relaciones entre Venezuela y Colombia. También el gobierno sueco pidió una explicación sobre el desvío de las armas a grupos irregulares.

En una conferencia televisiva días después del incidente, Chávez dijo que las armas confiscadas a las FARC fueron en realidad robadas durante un ataque a un puerto fluvial en la frontera colombo-venezolana en 1995, cuatro años antes de su llegada al poder.

"Exigimos a Venezuela que sea transparente en sus compras, y muy clara acerca del objetivo de esas compras. Y también queremos que implanten procedimientos y salvaguardias muy claras para que esas armas no sean desviadas a ninguna organización irregular o ilegal en la región'', dijo Kelly.

El vocero del Departamento de Estado también mostró su preocupación cuando respondió a preguntas de los periodistas sobre los acuerdos alcanzados por Venezuela con Rusia e Irán para la transferencia de tecnología con el fin de construir una "villa nuclear'' en el país sudamericano.

"Venezuela firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear y tiene obligaciones específicas de ser transparente y de revelar cualquier programa nuclear civil'', indicó Kelly, destacando que el gobierno norteamericano planea realizar un seguimiento detallado a los planes nucleares de Chávez.

Los lazos de Chávez con Irán ha generado también críticas de congresistas del sur de la Florida, donde reside la mayor comunidad venezolana en el exilio.

La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen calificó el lunes como una amenaza la alianza de Irán con países como Venezuela y Ecuador en áreas como la cooperación bancaria, inversiones en petróleo y gas, acuerdos militares y de seguridad, y sociedades tecnológicas.

Según Ros-Lehtinen, "este creciente eje trae la amenaza iraní más cerca a los Estados Unidos y socava nuestros intereses críticos de seguridad''.

  Comentarios