Venezuela

Alarma aumento de la violencia en Venezuela

LA DIRIGENTE opositora venezolana Mary Ponte.
LA DIRIGENTE opositora venezolana Mary Ponte. El Nuevo Herald

Los venezolanos encaran una creciente violencia social, con cifras récord de asesinatos y secuestros, que convierte al país en uno de los más peligrosos del continente, indican por igual expertos, estudios independientes y estadísticas oficiales.

"En Venezuela muere una persona cada nueve minutos víctima de la violencia'', dijo Mary Ponte, directiva del opositor partido Primero Justicia, a su paso por Miami la pasada semana.

Ponte, de 38 años, quien señaló que la violencia en Venezuela está desbordada, citó cifras del último informe del Instituto de Investigaciones de Convivencia y Seguridad Ciudadana (Incosec), en Caracas, un organismo no gubernamental. Ella y la institución cooperan para prestar asistencia a las familias de las víctimas.

Tanto Incosec como otras fuentes señalan que el número de delitos se ha incrementado notablemente en comparación con el año pasado, principalmente los homicidios y los llamados ‘‘secuestros express'', en los que el delincuente mantiene al cautivo por horas o días y negocia en una forma rápida y práctica la liberación por sumas relativamente bajas.

Un estudio de la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), en Caracas, indicó que Venezuela es el segundo país más violento de la región, después de El Salvador. El año pasado hubo 14,589 homicidios, alrededor de 40 por día, precisó.

El informe DE INCOSEC, basado en cifras oficiales, indicó que el número de homicidios durante el primer trimestre del 2009 aumentó 29 por ciento en comparación con el mismo período del 2008: de 3,562 a 4,659, un incremento de 1,097 muertes violentas en un plazo de tres meses. En Caracas, el incremento fue de 29 por ciento. La cifra pasó de 645 en el primer trimestre del 2008, a 844 en el primer trimestre del 2009, un aumento de 190 casos.

Otros delitos también registraron incrementos notables en la capital venezolana durante ese período, como el caso de los secuestros, que aumentaron un 68 por ciento, de 25 a 42; y el hurto de vehículos, que aumentó 20 por ciento.

Un gran número de agentes policiales suele participar en la comisión de los delitos, citó el informe. Durante el 2008, la Fiscalía General procesó 600 casos de policías implicados en homicidios. Durante el primer trimestre del 2009, la cifra de homicidios con participación policial fue de 155.

En un período de 14 meses, entre enero del 2008 y marzo del 2009 la Fiscalía instruyó cerca de 11,000 expedientes de casos en los que aparecieron implicados efectivos policiales.

En respuesta a las críticas sobre el nivel de inseguridad pública, el ministro del Interior y Justicia, Tareck El Aissami, dijo el jueves que los planes oficiales en la capital venezolana han logrado reducir los homicidios en un 47 por ciento.

"El gobierno nacional sigue trabajando a pasos agigantados en materia de políticas públicas que nos permitan abordar de manera integral el fenómeno de la violencia'', indicó El Aissami durante una entrevista en el canal oficial Venezolana de Televisión.

Indicó que el gobierno pondrá en marcha para el comienzo del año escolar el plan El Policía va a la Escuela, a fin de reducir los riesgos de violencia para los menores, principalmente en sectores marginales.

Ponte precisó que la inseguridad ciudadana prácticamente no conoce límites y está presente tanto en zonas marginales como en sectores de clase media y alta "y a todo momento del día''.

"Muchos de los crímenes y secuestros se quedan sin ser investigados o los delincuentes sancionados'', dijo. "Muchos de los criminales se encuentran en plena libertad''.

Sus afirmaciones coincidieron con el criterio de otros expertos.

La sicóloga social Larissa Abache, investigadora de Incosec, destacó que, tomando en cuenta sólo los hechos delictivos, todos los indicadores han aumentado desde 1999, con una particular variación al alza entre el 2007 y lo que va del 2009.

Según cifras oficiales, dijo Abache, Venezuela registró en el 2008 una tasa de homicidios de 52 por cada 100,000 habitantes, un incremento de cuatro puntos con respecto a la tasa del 2007.

En Caracas, según el estudio de OVV, la cifra es mucho más alta: 130 homicidios por cada 100,000 habitantes. En comparación, agregó Abache, Colombia registró una tasa de 37 homicidios por cada 100,000 habitantes.

"Lo cual nos hace un país más peligroso que Colombia, un país que se encuentra prácticamente en una guerra civil'', indicó.

El estudio de la OVV destacó que mientras en el país se producen 52 homicidios por cada 100,000 habitantes, en Caracas la cifra es mucho más alta: 130 por cada 100,000.

Gisela Parra, ex magistrada venezolana que se encuentra asilada en Miami, dijo que aunque el agravamiento de la inseguridad no puede atribuirse exclusivamente a Chávez, el actual debilitamiento institucional del sistema judicial ha contribuido a exacerbar la violencia social.

"Ya venía la inseguridad antes de Chávez causando problemas, pero todo el trabajo que hicimos para modernizar el régimen penitenciario venezolano se vino abajo'', expresó Parra.

Añadió que el gobierno actualmente no promueve los mecanismos apropiados de rehabilitación de los procesados, y que al mismo tiempo "está utilizando el hamponato como un arma política contra la disidencia''.

El experto Roberto Briceño León afirmó que no hay razones para sentirse optimistas respecto a una posible reducción de la violencia, debido a la falta de políticas públicas.

Briceño, director de la OVV, que monitorea el fenómeno de la delincuencia y la situación en las cárceles, observó que "lo que hay son algunas respuestas publicitarias, un show publicitario''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios