Venezuela

Se desploma la producción petrolera de Venezuela

Un trabajador de PDVSA realiza sus labores en una instalación venezolana en esta fotografía de abril del 2005.
Un trabajador de PDVSA realiza sus labores en una instalación venezolana en esta fotografía de abril del 2005. Bloomberg News

Mientras la producción petrolera en Venezuela experimenta su nivel más bajo en los últimos 25 años, Estados Unidos reduce sus importaciones de crudo venezolano a casi la mitad de hace una década, sustituyéndolas con proveedores más confiables, indicaron estudios y expertos.

Un informe privado de un experto del Banco Mundial dado a conocer esta semana indica que, del total de las importaciones estadounidenses, sólo un 9.6 por ciento provino de Venezuela. En contraste, antes de que el presidente Hugo Chávez llegara al poder, importaba casi el 17 por ciento.

"La reducción pronunciada en la actividad de taladros, asociada a la expropiación y desmantelamiento de las actividades conexas en Occidente y Oriente a lo largo del primer semestre, augura que la caída discreta en la producción de los últimos meses será de carácter estructural, difícilmente se revertirá en el corto plazo'', indicó Ramón Espinasa, ex economista jefe de la estatal Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y actual economista del Banco Mundial, con sede en Washington, D.C.

Las exportaciones venezolanas de crudo y productos petroleros hacia Estados Unidos totalizaron 1.14 millones al cierre de julio de este año, el mismo nivel de hace 20 años, señaló el informe Venezuela: desempeño del sector petrolero, primer semestre de 2009, que circula de manera independiente entre diferentes organismos y especialistas.

Al mismo tiempo, el porcentaje de la producción total de petróleo venezolano que se destina a Estados Unidos fue de 74 por ciento, el nivel más alto en los últimos años, una cifra que, según Espinasa, demuestra la creciente dependencia que tiene Venezuela del mercado norteamericano.

Coincidiendo con el informe de Espinasa, el experto petrolero Juan Fernández, ex ejecutivo de PDVSA, dijo que Venezuela era más dependiente de Estados Unidos porque su portafolio de clientes, entre ellos Cuba y los países que integran el acuerdo de Petrocaribe, tiene una capacidad muy limitada para pagar.

"En cambio, todo lo que vende a Estados Unidos produce dinero en efectivo'', señaló Fernández, quien reside en Miami.

Agregó que el mercado norteamericano ahora está sustituyendo la decreciente cuota petrolera venezolana con suministros de Canadá, México y Arabia Saudita.

"Hay una caída seria en el número de pozos en producción, una situación que puede hacerse irreversible si no se realizan importantes inversiones y mantenimiento, que no se está haciendo'', dijo Fernández.

El informe de Espinasa coincidió con reportes recientemente publicados en Venezuela sobre una reducción sustancial en la producción de los llamados convenios operativos, con la participación de transnacionales.

Según un estudio oficial elaborado por expertos de PDVSA y reportado por la agencia Reuters el lunes 14 de septiembre, la producción de las empresas mixtas cayó de 346,000 barriles por día a 267,000 barriles entre el 2006 y el 2009, una diferencia de unos 80,000 barriles diarios de crudo en tres años.

El informe de PDVSA indicó que la caída en la producción ha sido más acentuada en el occidente del país, donde operan gigantes como la brasileña Petrobrás, la angloholandesa Shell, la norteamericana Chevron, la española Repsol YPF y la china CNPC.

Tanto líderes petroleros y sindicales, como dirigentes de la oposición, han criticado el creciente deterioro de la infraestructura petrolera, lo que explica la reducción de 3.3 millones de barriles que se producían en 2002, a 2.21 millones en la actualidad.

Sin embargo, el gobierno ha defendido la política petrolera afirmando que aumentó las reservas de crudo con los yacimientos extrapesados de la Faja del Orinoco, y ayudó a incrementar el valor del petróleo en el mercado internacional, generando ingresos históricos para Venezuela.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios