Venezuela

A juicio dueño de Globovisión

El empresario Guillermo Zuloaga, accionista principal del canal de noticias Globovisión, enfrentará un juicio penal y no podrá salir de Venezuela por haber presuntamente ofendido al presidente Hugo Chávez en sus declaraciones durante la asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), realizada en Aruba el pasado fin de semana.

Zuloaga fue detenido por agentes de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) en el aeropuerto Josefa Camejo, de la ciudad de Punto Fijo, en el noroccidente del país, cuando se disponía a salir a la isla de Bonaire de vacaciones con su familia.

Posteriormente fue puesto en libertad condicional, con prohibición de salida del país y un régimen de presentación cada dos semanas, dijeron fuentes conocedoras del caso.

Al momento de ser detenido, el empresario dijo que desconocía que existiese una orden de captura en su contra, que no se le notificó, y que no planeaba abandonar al país, en una declaración telefónica al canal Globovisión.

La detención del empresario ocurrió tres días después del encarcelamiento del ex gobernador y líder opositor Oswaldo Alvarez Paz, acusado de conspirar e instigar al delito por haber opinado en un programa de televisión a principios de marzo que el gobierno venezolano facilitaba el narcotráfico.

Coincide además con la breve detención ayer del parlamentario disidente Wilmer Azuaje, uno de los más duros críticos de la presunta riqueza ostentada por losa familia Chávez en su estado natal de Barinas.

Alberto Ravell, ex director de Globovisión y socio de Zuloaga, dijo a El Nuevo Herald que la detención del empresario "viola el principio de territorialidad'' en materia penal, ya que los jueces venezolanos sólo pueden conocer hechos ocurridos en territorio venezolano, y no, por ejemplo, en Aruba.

Zuloaga criticó el divisionismo y el mal manejo de los recursos por parte del gobierno del Chávez, durante su intervención en la asamblea de la SIP, domingo 21 de marzo en la ciudad de Oranjestad. También se refirió al alzamiento militar de abril del 2002, que sacó temporalmente a Chávez del poder.

"Estamos también en contra de lo que se realizó en aquel momento [el alzamiento del 2002], porque si se hubiera hecho bien, quizás tuviéramos una Venezuela distinta hoy'', dijo.

Estas declaraciones provocaron un amplio rechazo entre parlamentarios chavistas en la Asamblea Nacional, y un pedido de investigación presentado por el diputado oficialista Manuel Villalba.

El también diputado chavista Mario Isea, que apoyó la petición de investigación, argumentó que la declaración de Zuloaga en Aruba "es una confesión de su participación en los sucesos del golpe de Estado de abril del 2002''.

La Fiscal General Luisa Ortega indicó que la orden de detención se basa en una pesquisa iniciada por su despacho a petición de los parlamentarios. Ortega calificó las declaraciones de Zuloaga en la SIP de "ofensivas'' e "irrespetuosas'' contra Chávez.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dijo en un comunicado que la detención de Zuloaga "evidencia la falta de independencia del Poder Judicial y la utilización de la justicia criminal para castigar expresiones críticas, lo que produce un efecto amedrentador que se extiende a toda la sociedad''.

  Comentarios