Venezuela

Franklin Brito: "primera víctima de conciencia'' de Chávez

Los funerales de Franklin Brito en Caracas, Venezuela. (AP Photo/Leonardo Ramirez
Los funerales de Franklin Brito en Caracas, Venezuela. (AP Photo/Leonardo Ramirez

El agricultor Franklin Brito, quien se había convertido en un ícono de la defensa de la propiedad privada en Venezuela, murió la noche del lunes tras mantenerse en huelga de hambre por más de nueve meses.

Brito, de 49 años, falleció en el Hospital Militar de Caracas, después de haber entrado en un estado de coma el fin de semana.

Protagonista de varias huelgas de hambre para protestar por lo que consideraba la expropiación arbitraria de sus tierras, pesaba menos de 35 kilos y sufría de graves daños en sus órganos vitales.

Durante sus seis años de protestas contra el gobierno, Brito emprendió al menos ocho huelgas de hambre, se cosió la boca y se cercenó un dedo.

Líderes del exilio venezolano acusaron al gobierno de tener responsabilidad en la muerte, calificando a Brito como la "primera víctima de conciencia'' del presidente Hugo Chávez.

"Es trágico ver como en Venezuela hemos llegado al extremo en que un venezolano reclamando sus derechos muere en una huelga de hambre'', dijo a El Nuevo Herald José Colina, ex militar asilado en Miami que lidera la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

"Para nosotros, el régimen socialista de Hugo Chávez asesinó a Franklin Brito, y [el caso] demuestra que el lema que tanto pregona Chávez de Socialismo o Muerte es verdad; quien no está con el socialismo en Venezuela, aparentemente tiene que morir'', agregó.

Brito se había declarado en huelga de hambre para protestar la decisión de las autoridades de permitir la invasión de sus tierras, ubicadas en el asentamiento campesino La Tigrera, en el Municipio Sucre del Estado Bolívar.

La decisión gubernamental fue tomada en el marco de una serie de expropiaciones que Chávez ha calificado de central para su Socialismo del Siglo XXI y que, según versiones de prensa, han conducido a la confiscación de más de dos millones de hectáreas.

Sin embargo, Brito siempre consideró la confiscación de sus terrenos como arbitraria y el resultado de rencillas que mantenía con las autoridades locales, e intentó infructuosamente apelar la medida a través de los organismos competentes.

En el 2005, optó por no ingerir alimentos en protesta, al darse cuenta de que sus reclamos no prosperaban.

"Hay que ofrecer resistencia a estos abusos. Así ayudo más a mis hijos que rindiéndome. Este es un asunto de dignidad'', expresó en uno de sus comunicados.

El gobierno revocó en el 2009 la orden de intervención de los predios y reafirmó la propiedad de Brito en sus tierras. Pero éste reactivó la huelga de hambre semanas después exigiendo que el Instituto Nacional de Tierras (Inti) le entregara una carta en la que se anulaba la expropiación y se le concediera una indemnización.

En aquel momento, Brito hizo responsable a Chávez de su destino.

El ministro de Agricultura, Juan Carlos Loyo, dijo en un cable distribuido por la Agencia Bolivariana de Noticias que el gobierno había tratado de encontrar una solución para mantener a Brito con vida. También acusó a la oposición de explotar el caso para transmitir un mensaje político.

Pero líderes del exilio venezolano en Miami rechazaron esas acusaciones y mostraron indignación por los esfuerzos del gobierno por minimizar la noticia.

Los activistas también acusaron a Chávez de tener responsabilidad en el deceso.

"Ya Chávez tiene su primer muerto de conciencia, pero no es el único muerto que tiene'', dijo Ackerman en una entrevista telefónica. "De éste y de los demás, deberá ser juzgado una vez que sea sustraído de la presidencia''.

Patricia Andrade, presidenta de la organización Venezuela Awareness, dijo que la muerte de Brito y, particularmente, la indolencia con que el caso fue tratado por las autoridades venezolanas, es fuente de mucha tristeza para la comunidad venezolana que reside en Miami.

"Es bien triste que una persona que luchó por uno de los derechos más básicos del hombre, que es la propiedad privada, y que luchó contra el abuso de un Estado que no respeta ese derecho, tenga este final'', dijo Andrade.

Desde Cuba, la muerte de Brito fue lamentada por el disidente anticastrista Guillermo Fariñas, quien recientemente también sostuvo una huelga de hambre y calificó el hecho como ‘‘un asesinato alevoso por parte del totalitarismo''.

En el comunicado divulgado en la noche del lunes, los familiares de Brito comentaron que el fallecimiento se produce después de más de seis años de lucha, durante los cuales sostuvo ocho huelgas de hambre.

"Franklin vive en la lucha del pueblo venezolano por el derecho a la propiedad, el acceso a la justicia, por la vida en libertad y el respeto de los gobiernos a los derechos humanos, colectivos e individuales'', indicó el comunicado.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios