Venezuela

Liberan a líder sindicalista opositor venezolano

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela liberó el jueves al líder sindical Rubén González, quien había sido sentenciado previamente esta semana a siete años y medio de prisión por encabezar una huelga laboral. González obtuvo la condición de libertad condicional, luego que organizaciones sindicales y diversos sectores de la sociedad venezolana clamaran que se revirtiera la sentencia impuesta el lunes contra el líder sindical. Su caso fue descrito por grupos de derechos humanos como un grave precedente legal para el país. González, quien ya llevaba once meses de reclusión por participar en una huelga de los trabajadores de la estatal Ferrominera Orinoco, admitió tener sentimientos encontrados en torno a la decisión de la magistrada de la Sala de Casación Penal del máximo tribunal, Ninoska Beatriz Queipo. Por un lado dijo sentirse muy feliz porque la orden le permite reunirse con su familia. “Pero todavía estoy un poco inconforme porque (en la orden) no se me está diciendo si esta decisión se está tomando en torno a los siete años y seis meses que se dictó en contra de mi persona, sabiendo de atemano que no cometí ningún tipo de delito”, dijo González en declaraciones transmitidas por la estatal Venezolana de Televisión. Por otro lado, la orden judicial ordena a González a presentarse cada 15 días ante un tribunal y le prohíbe salir del país. Un tribunal del estado Bolívar había sentenciado a González a 90 meses de cárcel por los delitos de asociación ilícita, "restricción del derecho al trabajo'', "cierre de vías'', "instigación a delinquir'' y "violación de las zonas de seguridad'', luego que éste participara en una huelga de los trabajadores de la estatal Ferrominera del Orinoco. El caso había cobrado resonancia nacional e internacional debido a que se trataba de la primera sentencia obtenida de más de 2,500 casos abiertos en el país contra personas que se atrevieron a salir a las calles a manifestar su inconformidad, como resultado de una serie de modificaciones legales que criminalizan la protesta. Para las organizaciones laborales y de derechos humanos, el caso de González también llamaba la atención debido a la severidad de la sentencia, cuya duración es similar a las penas impuestas contra homicidas en asonados casos. ``Este es un precedente muy grave porque envía una señal a todos los trabajadores, y en general a toda la ciudadanía del país, para que desista de realizar manifestaciones en la calle para exigir sus derechos'', dijo Rafael Uzcátegui, coordinador del Area de Investigación de PROVEA. Algunas de estas nuevas leyes aprobadas bajo el gobierno del presidente Hugo Chávez castigan con hasta 10 años de cárcel el cierre de carreteras durante manifestaciones de protestas y penas similares si alguna de estas son realizadas dentro de algunas de las mayores empresas del Estado, incluyendo el sector petrolero y el minero. Poco antes de su liberación, González había dicho a El Nuevo Herald desde la cárcel que era sorprendente que un gobierno que llegó al poder como un defensor de los derechos de los trabajadores pudiese actuar de tal manera contra los intereses del sector obrero. ``Esto es algo que realmente no puedo entender'', dijo el sindicalista de 51 años, quien es integrante del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). ``El gobierno está arremetiendo contra la misma ley; está arremetiendo en contra de lo que son las convenciones colectivas; arremete contra la ley del trabajo y contra el movimiento sindical'', añadió.

  Comentarios