Venezuela

Vinculan a las FARC con altos funcionarios de Venezuela

Un cable diplomático divulgado esta semana por WikiLeaks da muestra de la impunidad con que elementos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) operaban en Venezuela y sus vínculos con altos funcionarios del gobierno de Hugo Chávez.

El informe diplomático, publicado por el diario español El País, narra los esfuerzos de un ganadero venezolano por librarse de los intentos de las FARC por extorsionarle y cómo funcionarios del gobierno actuaron en su favor para desactivar la amenaza.

El cable de la embajada de Estados Unidos en Venezuela también cita comentarios que habrían sido hechos por el actual General en Jefe de las Fuerzas Armadas Venezolanas, Henry Rangel Silva, que señalan que el gobierno permitía una amplia presencia de las FARC en el país, considerándolas como una fuerza de contención ante una eventual invasión por parte de Colombia y EEUU.

En un relato que los diplomáticos estadounidenses dijeron no haber podido corroborar por separado, un importante ganadero de una zona fronteriza con Colombia dijo que en junio del 2006 recibió una llamada del "Comandante Juan Carlos'', del Cuadragésimo Quinto Frente Guerrillero de las FARC.

Para su mayor alarma, el ganadero recibió poco después una carta que contenía detalles precisos sobre los integrantes de su familia y la rutina que éstos llevaban, además de sus actividades de negocios.

Buscando consejo sobre cómo hacerle frente a lo que consideraba una amenaza creíble, el ganadero se reunió con un juez de larga trayectoria en San Cristóbal, quien le dio dos números de teléfonos celulares y la instrucción de que llamara de inmediato.

Esa misma tarde, el ganadero se encontraba en un vuelo rumbo a Caracas tras seguir las instrucciones que le pasaron por teléfono, y al llegar, le dijeron que se dirigiera a la urbanización caraqueña de Santa Mónica, donde ingresó a una enorme casa.

Dentro del complejo, el ganadero notó varios autos pertenecientes a la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), organismo que tiene su sede cerca de Santa Mónica y que es conocido por tener varias "casas de seguridad'' dentro de esa urbanización.

Una vez adentro, el ganadero recibió una cálida bienvenida de un hombre de mayor edad que era llamado por los presentes como "El Profesor'' y quien después de asegurarle que había conocido a su padre, le pidió disculpas y expresó malestar porque "las FARC se estaban saliendo de control''.

"El Profesor'' comentó que sabía que el ganadero "era uno de los buenos'' y le aseguró que todo se resolvería.

Dentro de la casa de seguridad, el empresario también se encontró con el general Rangel Silva, quien para entonces era jefe de la DISIP y quien también manifestó contrariedad porque a las FARC "se les estaba olvidando su lugar''.

Rangel, quien en noviembre fue ascendido al máximo cargo militar de Venezuela, le comentó al empresario que el gobierno "toleraba a las FARC como una fuerza de 8,000 hombres para rechazar una invasión colombiana-estadounidense''.

Al día siguiente, el ganadero siguió las instrucciones de llamar a "Xiomara'', quien le ordenó que se reuniera con ella en las oficinas del entonces alcalde del Municipio Libertador de Caracas, Freddy Bernal, un ardiente seguidor del presidente Hugo Chávez.

Desde el despacho, Xiomara realizó una llamada, "presumiblemente a las FARC'', y regañó severamente a la persona que se encontraba al otro lado de la línea, acusando a la organización insurgente de molestar a un buen amigo del presidente Chávez.

"Desde entonces, [el ganadero] no volvió a ser molestado por las operaciones de extorsión de las FARC'', señaló el cable.

Aunque los autores del cable señalaron que no habían podido confirmar el relato, añadieron que los detalles brindados por el ganadero coinciden con otras versiones recogidas sobre las operaciones de extorsión ejecutadas por las FARC y el Ejército de Liberación Nacional en la frontera con Colombia.

"Es de conocimiento general que el crimen organizado, las guerrillas izquierdistas y los paramilitares cazan en las zonas fronterizas de Venezuela'', resalta el cable.

"La dificultad está en determinar qué organización está detrás de cada delito. A nuestro departamento de Agricultura han llegado historias similares que hablan de un clima de terror que ha tenido sus consecuencias en la producción agraria'', concluyó.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios