Venezuela

Maduro ordena ‘revisar’ programación de TV que fomenta violencia en Venezuela

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció este miércoles que ordenó la revisión de toda la programación televisiva en el país, al acusar a los medios de comunicación de difundir telenovelas que fomentan la violencia.

Venezuela es uno de los países con mayores índices de homicidios de Latinoamérica.

“He dado instrucciones a la ministra de Comunicación y a Conatel (Consejo Nacional de Telecomunicaciones) que se revise toda la programación de las televisoras en este país, por cable y sin cable; vamos a construir una cultura de la paz para nuestros niños”, afirmó Maduro desde la Asamblea Nacional durante la presentación de su informe anual de gestión.

Maduro acusó a los canales de televisión de difundir programas que fomentan “antivalores de la muerte, culto a la droga, culto a las armas, culto a la violencia”.

El mandatario relató que inclusive en una telenovela “muy famosa actual”, la protagonista “se ha ‘echao' al pico (mató) a más de nueve, ha matado hasta su madre y es la héroe” lo que, según él, es visto por niños, jóvenes y gente con problemas.

“Qué capacidad de influencia y de convertir en héroes a asesinos”, recriminó. “Se ha querido siempre utilizar los hechos dolorosos que suceden producto de la violencia criminal (…) para hacer riqueza, pasar novelas y tratar de utilizar el dolor para el lucro”, añadió.

Maduro, quien considera que series como la estadounidense el “Hombre Araña” son parte de una “fábrica de antivalores” que fomentan la violencia entre los jóvenes venezolanos, critica constantemente la programación de las televisoras privadas de señal abierta y cable en Venezuela.

El mandatario encabeza una cruzada por la pacificación de Venezuela tras el asesinato hace diez días de la exreina de belleza Mónica Spear y su pareja, quienes fueron baleados en presencia de su hija de cinco años en una emboscada con fines de robo en una turística autopista del norte del país.

En Venezuela la tasa de homicidios se ubica entre 39 y 79 por cada 100.000 habitantes, según cifras oficiales o de las ONG, respectivamente. La mayoría de víctimas y victimarios son jóvenes de entre 14 y 25 años.

  Comentarios