Venezuela

Salida de ministro abriría la puerta a cambios en la economía de Venezuela

La destitución del ministro de Planificación Jorge Giordani, visto como el principal arquitecto del colapsado modelo petro-populista del chavismo, presagia un giro más pragmático en la conducción de la política económica del régimen de Nicolás Maduro para tratar de contener la asfixiante escasez de productos que erosiona el piso político del gobernante venezolano.

“Maduro [] necesita realmente generar un cambio en las políticas económicas que fueron fundadas básicamente por el señor Giordani”, comentó desde Montreal el analista Orlando Viera Blanco. “Representaba un punto de resistencia a ese cambio, manteniéndose fiel a una línea con altísimos ingredientes de orden dogmáticos e ideológicos”.

Los expertos consultados también coincidieron en que el cambio de gabinete fortalece aún más la posición interna del ministro de Energía y presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, quien le disputaba a Giordani la conducción de la política económica.

Giordani, por su parte, salió del ministerio dando un portazo, al acusar a Maduro de carecer de liderazgo y de tratar de gobernar imitando al fallecido presidente Hugo Chávez sin saber realmente lo que está haciendo y sin que su esfuerzo cuente con coherencia.

“Resulta doloroso y alarmante ver una Presidencia que no transmite liderazgo, y que parece querer afirmarlo en la repetición, sin la debida coherencia, de los planteamientos como los formulaba el Comandante Chávez, y en el otorgamiento de recursos masivos a todos quienes lo solicitan sin un programa fiscal encuadrado en una planificación socialista”, indicó Giordani en una carta pública.

“A la luz de estos hechos, surge una clara sensación de vacío de poder en la Presidencia de la República, y concentración en otros centros de poder, destruyendo la tarea de instituciones como el Ministerio de Finanzas y el Banco Central, y dando por hecho consumado la independencia de PDVSA del poder central”, añadió.

Gioardani, quien por cerca de 13 años condujo la planificación económica de Venezuela, fue un cercano colaborador de Chávez, quien sentía un gran respeto por sus teorías de ordenamiento social.

El otrora ministro es citado como el “creador del actual modelo de desarrollo económico y social” vigente en Venezuela, pero es odiado por los mercados internacionales y criticado por dirigentes de la oposición que le acusan de ser uno de los principales responsables de la destrucción del aparato productivo del país.

Tras la muerte de Chávez, Giordani se quedó virtualmente sin respaldo político dentro del chavismo.

“Lo acaban de convertir en el chivo expiatorio del chavismo”, comentó desde Washington Antonio De La Cruz, director Ejecutivo de la firma de Inter American Trends.

“El gobierno actualmente se encuentra en los niveles más bajos de popularidad desde que Maduro asumió el mando y tiene una economía sumida en una espiral de la cual no logran salir y la situación requería de un chivo expiatorio y se la tiraron a Giordani”, comentó.

Con Giordani fuera, Maduro está ahora mejor posicionado para tratar de conseguir alguna fórmula para tratar de reactivar a la estancada economía y aliviar alguna manera la aguda crisis de desabastecimiento que aflige a los venezolanos.

Pero Francisco Ibarra, director de la firma Econométrica, dijo que tampoco puede esperarse que Maduro impulse grandes cambios.

“Yo lo que veo son algunas modificaciones en el sistema cambiario porque es un sistema, que tal como está, está agotado”, comentó desde Nueva York.

“Pero en realidad allí tampoco hay alguien que podría realizar lo que hay que hacer para solucionar el gran problema que crearon, ya que para ello, se necesitaría una facilidad del Fondo Monetario Internacional, que te de unos $15,000 millones para poder tener algo de colchón y apuntalar las reservas líquidas”, agregó.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios