Venezuela

Venezolanos huyen buscando libertad, pero el asilo en Colombia se les hace difícil

Exiliada venezolana canta en Colombia para ganarse la vida

Mery "Balvina" Muñoz, una exiliada venezolana en Colombia, no tiene permiso de trabajo. Así que pasa la mayoría de los días cantando para ganarse unas monedas, incluyendo esta canción que su madre escribió mientras estuvo encarcelada en Venezuela.
Up Next
Mery "Balvina" Muñoz, una exiliada venezolana en Colombia, no tiene permiso de trabajo. Así que pasa la mayoría de los días cantando para ganarse unas monedas, incluyendo esta canción que su madre escribió mientras estuvo encarcelada en Venezuela.

Más de esta serie


La misera acecha en Venezuela

Como la escasez de alimentos, medicinas y casi todo lo demás paraliza a este país sudamericano 

Ampliar

Cuando las autoridades venezolanas arrestaron a su mamá en el 2014 bajo cargos que ostensiblemente tenían razones políticas, su hermano se ocultó y Mery Muñoz quedó sola.

Con solamente 16 años, vivió sola en una casa que era saqueada regularmente por la policía y grupos armados respaldados por el gobierno, conocidos como colectivos. La agredieron y amenazaron mientras destruían muebles, puertas e incluso una pared, para probar que podían salirse con la suya.

Mery "Balvina" Muñoz, una exiliada venezolana en Colombia, no tiene permiso de trabajo. Así que pasa la mayoría de los días cantando para ganarse unas monedas, incluyendo esta canción que su madre escribió mientras estuvo encarcelada en Venezuela.

Le echaron abajo la puerta del frente tantas veces que por las noches tenía que protegerla con un alambre, una barrera débil que era lo único que la separaba de una de las ciudades más peligrosas del mundo.

“Es un hogar totalmente destruido”, dijo Muñoz, que ahora tiene 20 años y que se hace llamar Balvina. “No tenía hermano, mamá ni familia. [Destruyeron] una pared que estoy acostumbrada a ver pintada de blanco. Todo lo que quedó fue la ubicación geográfica de un hogar. Eso fue lo único que no se pudieron llevar”.

tercera
Mery Muñoz y su mamá solicitaron asilo político en Colombia tras huir de Venezuela el año pasado. Mientras el gobierno procesa la solicitud no le permiten trabajar. Muñoz trabaja cantando en los autobuses públicos de Bogotá a cambio de las monedas que le den. Jim Wyss Miami Herald

Después de batallar durante más de un año, Muñoz finalmente pudo conseguir la liberación de su mamá, pero el acoso no se detuvo. Su hermano —un estudiante activista— fue detenido y torturado repetidas veces, dice la joven. Las autoridades amenazaron con volver a encarcelar a su madre si se salía de la línea. Y le advirtieron a Muñoz que ya tenía la edad suficiente para ir a prisión.

Atormentada por lo que había vivido durante los 18 meses que vivió sola, y ante las amenazas constantes, Muñoz y su mamá huyeron a Colombia en septiembre y solicitaron asilo político.

Pero lo que encontraron en las calles de Bogotá es una nueva clase de tormento. La aprobación de su solicitud de asilo puede demorar dos años y durante ese tiempo no pueden trabajar legalmente.

De manera que Muñoz sube todos los días a los atestados autobuses de la capital colombiana con una bocina portátil y se pone a cantar —algunas canciones se basan en los poemas que su madre escribió en prisión— a cambio de algunas monedas.

“Cuando no hay derecho de trabajar no hay derecho de vivir”, dijo Muñoz, quien a veces gana solamente $3 al día. “No hay derecho de comer, de vestir, de nada”.

El éxodo de más de un millón de venezolanos en años recientes ha estremecido una región poco preparada para tal ola de refugiados. La mayoría de los que huyen tratan de escapar del colapso económico, la fuerte escasez de alimentos y el hambre.

segunda
Mery Muñoz (en primer plano) observa a un grupo de músicos venezolanos tocar en un autobús en Bogotá, Colombia. Muñoz y su mamá han solicitado asilo político en Colombia, pero no les permiten trabajar mientras las autoridades procesan la solicitud. Jim Wyss Miami Herald

Más de 145,000 venezolanos han solicitado asilo político en todo el mundo, según la agencia de la ONU que trata asuntos de los refugiados, alegando que su vida y seguridad física es amenazada por el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro.


Para ellos, el asilo es una ruta de escape y una oportunidad de vivir con seguridad. Pero algunos han encontrado que el sistema de asilo es tan restrictivo que representa un castigo en sí.

Muñoz dijo que a ella y a su mamá le habían dicho que una vez que llegaran a Colombia podían trabajar, solicitar asistencia y rehacer su vida.

En su lugar, en Bogotá, una ciudad de ocho millones de habitantes, les informaron que como habían llegado sin pasaporte válido —documentos que el gobierno de Caracas les negó— no podían trabajar. Un funcionario colombiano sugirió que podían tratar de vender arepas en la calle, ilegalmente, mientras procesaban sus peticiones de asilo.

Muñoz dijo que ella y su mamá se deprimieron mientras batallaban para pagar el alquiler mensual —equivalente a $200— y comprar comida. Instituciones de asistencia les ofrecen ayuda financiera de vez en cuando, pero nunca es lo suficiente para pagar las cuentas.

“No podíamos regresar a Venezuela y nos sentíamos aquí en la prisión más grande que hemos tenido”, dijo Muñoz. “Lo único bueno de esta prisión gigante que tengo es que estoy con mi mamá”.

La vecina Colombia, en particular, ha quedado abrumada por el éxodo, que las autoridades calculan en más de 600,000 venezolanos en años recientes. Aunque el gobierno ha emitido unos 155,000 permisos de trabajo temporales a los venezolanos, también deporta a los que están aquí ilegalmente.

cuarta
Mery Muñoz (centro) espera con otros músicos venezolanos para tocar en el sistema de transporte público a cambio de monedas, en Bogotá, Colombia. Jim Wyss Miami Herald

Anteriormente este mes, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) pidió a la región que tomara en cuenta a los a los venezolanos necesitados de protección humanitaria y pidió no expulsarlos y que les dieran autorización para trabajar.

Los que solicitan asilo político en Colombia se sienten particularmente vulnerables. Muchos, entre ellos la mamá de Muñoz, se muestran reacios a hablar porque ello pudiera afectar el proceso de solicitud de asilo. Agencias de asistencia en Colombia dicen que sospechan a muchos les han negado el asilo porque han expresado muchas críticas.

La fotografía

Durante casi un año, Estefanía Valbuena, de 23 años, no ha hablado mucho de su experiencia en Venezuela, por temor a que pueda afectar su petición de asilo. Pero dice que ahora habla más del asunto porque el silencio la está destruyendo.

Durante las protestas nacionales del 2017, Valbuena, actriz y productora de audiovisuales, fotografió el caos. Cuenta que un día vio a un niño acercarse a un grupo de jóvenes que preparaban cocteles Molotov.

Valbuena dijo que trató de convencer al niño de que regresara a su casa, pero el menor le explicó que su abuela había fallecido por falta de medicinas, su madre se había marchado del país y estaba viviendo con familiares que no tenían nada que comer. Valbuena le tomó una instantánea —se le ve con su uniforme escolar inspeccionando una hilera de cocteles Molotov— y contó en Instagram lo que el niño le había dicho.

Cuando ese mensaje se viralizó, gente que alegó ser familia del niño se presentaron en televisión y acusaron a Valbuena de “secuestrar” al niño y obligarlo a fabricar artefactos explosivos, presumiblemente como parte de una estratagema propagandística.

Medios estatales propagaron la noticia con titulares como “Oposición utiliza niños para la violencia” y Diosdado Cabello, una de las figuras políticas más poderosas del régimen venezolano, denunció a Valbuena en la televisión nacional.

Amenazada con una sentencia de 19 años de prisión, Valbuena dijo que sintió que ya la habían condenado en los medios de comunicación. Así que se cortó su largo cabello rubio, huyó a Colombia y pidió asilo.

Pero incluso mientras la denunciaban en la prensa venezolana, no se defendió en internet por temor a que ello interfiriera en su petición de asilo. Pero el silencio se le hizo insoportable.

Dice que fue la ofensiva contra la libertad de expresión lo que la obligó a salir del país, y morderse la lengua ahora le parece una traición.

“Cuando me quedo callada y no digo nada siento que ellos ganaron”, dijo del gobierno venezolano. “Me tengo que defender. Psicológicamente tengo que defenderme… No puedo vivir más con esta sensación. Es una cosa que no me deja vivir”.

Además de mantener su inocencia, Valbuena dijo que se siente obligada a hablar sobre la discriminación que ha enfrentado en Colombia. Valbuena, que en un tiempo fue una personalidad de la televisión, dice que en algunas tiendas de Bogotá se niegan a venderle cosas cuando escuchan su acento. Dice que la han agredido verbal y físicamente, y que ahora casi no sale de su casa.

“Me siento muy mal constantemente”, dijo, con voz entrecortada. “Una de las cosas que más me perturba es no poder hablar públicamente. Quiero decir públicamente lo que me está pasando”.

Ahora ha decidido hablar, pero la decisión le preocupa: “No sé qué es más arriesgado, hablar lo que me pasa o mantener la protección [política] y no decir nada. No sé cuál de las dos cosas me duele más”.

Que los venezolanos enfrenten rechazo en Colombia es una ironía histórica. Durante el conflicto civil de medio siglo en Colombia, se piensa que más de tres millones de personas huyeron a Venezuela, donde muchos recibieron la residencia y permisos de trabajo.

Pero sobre la base de las estadísticas de asilo político, parece que Colombia se muestra reacia a devolver el favor. Aunque Colombia ha recibido muchos más venezolanos que cualquier otro país en el continente americano, solamente ha recibido 1,057 peticiones de asilo, según la ONU. Eso la coloca en el lugar 12, detrás de países como Chile, Ecuador, Perú y Brasil. Por su parte, Estados Unidos ha recibido casi 59,000 solicitudes de asilo político de venezolanos en los últimos cuatro años.

Muñoz dice que está agradecida de que Colombia le haya abierto la puerta a ella y a su mamá, pero dice que también le ha destruido el amor propio. De baja estatura y carácter fuerte, Muñoz dice que se esforzó en la secundaria y la universidad, y sueña con ser músico profesional. Dice que es “humillante” cantar para una audiencia cautiva en un autobús con la esperanza de que le den unas monedas.

“Me siento un monstruo de esos enormes que no cabe en ningún sitio y que en todas partes sobra, ni en Venezuela ni aquí. Y es triste porque no soy un monstruo, soy un ser humano que tiene derechos y deberes. A mi me encantaría cumplir con mis deberes como ciudadano, pero también me encantaría un derecho, el derecho de trabajar”.

Sígame en Twitter @jimwyss

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios