Venezuela

EEUU aplica nuevas sanciones contra Maduro un día después del megafraude electoral

El presidente Nicolás Maduro llega con su esposa, Cilia Flores, al palacio presidencial tras ser declarado ganador de las elecciones, el domingo 20 de mayo del 2018.
El presidente Nicolás Maduro llega con su esposa, Cilia Flores, al palacio presidencial tras ser declarado ganador de las elecciones, el domingo 20 de mayo del 2018. AP

El gobierno de Estados Unidos aplicó este lunes nuevas sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro, prohibiendo la venta de deuda y de activos del estado venezolano, un día después de que el gobernante realizara un proceso de reelección que la comunidad internacional había declarado de antemano que sería fraudulento.

La medida, firmada por el presidente estadounidense Donald Trump, incrementa el cerco económico y financiero que la comunidad internacional ha estado tejiendo alrededor del régimen.

El domingo, Maduro fue declarado ganador de las elecciones, pese a las sostenidas advertencias de la comunidad internacional de que se abstuviera de ejecutar lo que se interpretaba como un fraude de históricas proporciones.

El decreto ejecutivo firmado por Trump prohíbe a ciudadanos estadounidenses comprar cualquier tipo de obligación adeudada al gobierno de Venezuela, incluyendo cuentas a pagar, o cualquier otro instrumento convertido en garantía de préstamo.


Con la medida, que podría afectar los activos de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), el gobierno estadounidense espera cerrar un importante mecanismo de corrupción que había sido detectado. Según Trump, las nuevas sanciones buscan “evitar que el régimen de Maduro realice ”ventas clandestinas“, y aseguró que el dinero de esos activos ”pertenece al pueblo venezolano“.

Funcionarios de alto rango de la Casa Blanca dijeron que el objetivo principal de la orden ejecutiva firmada por Trump es evitar que funcionarios corruptos puedan robar dinero vendiendo deudas que el pueblo venezolano luego se vería obligado a pagar en un futuro.

“La región nunca ha visto una cleptocracia como esta”, dijo un funcionario de alto rango que habló con periodistas bajo condiciones de anonimato.

“Nosotros nunca hemos visto a un país tan rico, en términos de recursos naturales y en capital humano como lo es Venezuela, ser catapultado a una espiral de muerte económica tan rápidamente por un grupo tan pequeño de individuos dedicados a enriquecerse ellos mismo a costa de millones de personas”, agregó.

Los venezolanos asistieron a un centro de votación en Brcikell, el centro financiero de Miami el 3 de junio de 2018 para participar en una gran protesta contra las elecciones presidenciales de Venezuela.

Miami protesta contra las elecciones de Venezuela

El gobierno estadounidense señaló que la prohibición debería aumentar la presión sobre el régimen de Maduro, limitando su capacidad de obtener liquidez a través de instrumentos emitidos por el gobierno venezolano, la estatal PDVSA y el banco central.

No obstante, las sanciones no atacan directamente las transacciones petroleras de Venezuela.

Las del lunes son solo las últimas de una serie de medidas aplicadas por la Casa Blanca contra el régimen por una larga lista de pecados incluyendo violaciones a los derechos humanos, corrupción, el desmantelamiento del sistema democrático y nexos con el narcotráfico.


Algunas que ya habían sido aplicadas incluyen una prohibición a la compra de nuevos instrumentos de deuda y el congelamiento de activos personales de funcionarios corruptos o acusados de crímenes de lesa humanidad.

Maduro, cuyo nivel de rechazo ronda cerca del 90 por ciento en el país, fue declarado ganador de las elecciones presidenciales por el chavista Consejo Nacional Electoral (CNE), tras presuntamente obtener el 68 por ciento de los votos, en una elección en la que habrían participado 8.6 millones de electores.

Pero esos números lucen abultados en comparación con el número de personas que pudieron verse durante el día en los centros de votación y las cifras brindadas por encuestas realizadas a boca de urna.

El Consejo Nacional Electoral anunció que con más del 92 por ciento de las mesas electorales informando, Maduro ganó casi el 68 por ciento de los votos el domingo, superando a su rival más cercano, Henri Falcon, por más de 40 puntos.

Según una de ellas, sólo unos 3.59 millones de venezolanos acudieron a los centros de votación, proporción que solo representa el 17.32 por ciento de los cerca de 20.5 millones de electores inscritos en el registro electoral.

Previamente, el vicepresidente Mike Pence había advertido que Maduro estaba trayendo más miseria al pueblo venezolano y aún así insistía en rechazar la ayuda humanitaria internacional.

“La elección de Venezuela fue una farsa, ni libre ni justa. El resultado ilegítimo de este proceso falso es un golpe más a la orgullosa tradición democrática de Venezuela”, dijo Pence en un comunicado. “Todos los días, miles de venezolanos huyen de la opresión brutal y la pobreza extrema, literalmente votando con los pies. Estados Unidos no se sentará sin hacer nada al respecto".

El rechazo internacional a los comicios también fue manifestado por el denominado Grupo de Lima, organización conformada por los más influyentes países de América Latina. En un comunicado divulgado el lunes, los 14 países que lo integran dijeron que los comicios no cumplieron con “los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente” y anunciaron un recorte de las relaciones diplomáticas con Venezuela.


El Grupo de Lima dijo que acordó reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas con Venezuela, para lo cual llamarán a “consultas a los embajadores en Caracas" y convocará a los embajadores de Venezuela "para expresar nuestra protesta”.

De la misma manera, los países también acordaron la adopción de medidas financieras para bloquear operaciones con fondos de corrupción, de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Solicitará a los países que transmitan a sus sectores financieros y bancarios el riesgo en el que podrían incurrir si realizan operaciones con el régimen chavista “que no cuenten con el aval de la Asamblea Nacional, incluyendo convenios de pagos y créditos recíprocos por operaciones de comercio exterior –incluido bienes militares y de seguridad”.

El grupo está conformado por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM
  Comentarios