Venezuela

Tareck El Aissami y Delcy Rodríguez entre los nuevos chavistas sancionados por la Unión Europea

Delcy Rodríguez, Tareck El Aissami.
Delcy Rodríguez, Tareck El Aissami. EFE-AP

La nueva vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, y su antecesor, Tareck El Aissami, figuran entre los 11 funcionarios de alto rango del régimen de Nicolás Maduro sancionados por la Unión Europea (UE) por organizar las cuestionadas elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo.

Entre los sancionados también se encuentran algunos de los más importantes oficiales de la Fuerza Armada Nacional y varias figuras claves del Consejo Nacional Electoral (CNE), entidad controlada totalmente por el chavismo.

La medida, aprobada por los cancilleres de la UE, acentúa el rechazo de la comunidad internacional a las elecciones presidenciales de mayo, en las que el CNE declaró a Maduro ganador.

Las sanciones también parecen estar destinadas a castigar a individuos vinculados con la violación de los derechos humanos, incluyendo a El Aissami.

“Como ex vicepresidente de Venezuela y supervisor de la dirección del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), [El Aissami] es responsable de las graves violaciones de los derechos humanos que ha llevado a cabo la organización, en particular, detenciones arbitrarias, investigaciones por motivos políticos, tratos inhumanos y degradantes y torturas”, resaltó la UE en el anuncio publicado el lunes.


“También es responsable de apoyar y poner en práctica las políticas y actividades que menoscaban la democracia y el Estado de Derecho, incluida la prohibición de manifestaciones públicas, y de encabezar el ‘Comando Antigolpista’ del presidente Maduro, dirigido contra la sociedad civil y la oposición democrática”, agregó.

Los cancilleres dijeron que la cita electoral se realizó sin un calendario electoral acordado, y sin un proceso “creíble y transparente” que garantizase la participación de todas las fuerzas políticas en igualdad de condiciones.

Los comicios ya habían sido rechazado por la Organización de Estados Americanos (OEA) en su última asamblea, donde Estados Unidos insistió en la necesidad de suspender al país petrolero de la organización dado que el régimen de Nicolás Maduro ha efectivamente desmantelado la democracia venezolana.

La medida aplicada el lunes congela cualquier activo que los sancionados podrían tener bajo jurisdicción europea y prohíbe el ingreso de esas personas al viejo continente.


El Aissami y Rodríguez son dos de los aliados más cercanos de Maduro y tradicionalmente han ejercido gran influencia sobre el régimen.

Pero las sanciones anunciadas también castigan a varias de las más importantes figuras de la cúpula militar que sostienen a Maduro, incluyendo al Comandante General del Ejército Bolivariano, Jesús Suárez Chourio; el Inspector General de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Sergio José Rivero Marcano; y el Director de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), Iván Hernández Dala.

Entre los sancionados también figuran el Ministro de Educación, Elías Jaua; la vicepresidenta del CNE, Sandra Oblitas; el Ministro para la Agricultura Urbana, Freddy Bernal; la Vicefiscal General Katherine Harrington; la rectora del CNE Socorro Hernández; y el Secretario General del CNE, Xavier Moreno Reyes.

En el anuncio, los cancilleres también acusaron a los tres generales nombrados de “graves violaciones de los derechos humanos” y de ser responsables de la represión emprendida contra la sociedad civil y la oposición democrática perpetradas por hombres bajo su mando.

Rodríguez, por su parte, es acusada de menoscabar la democracia y el Estado de Derecho en Venezuela, mediante la usurpación de las competencias de la Asamblea Nacional cuando presidía la “ilegítima” Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Jaua también aparece en la nueva lista por su vinculación con la ANC, donde se desempeñó como presidente de la Comisión Presidencial de ese organismo, desde donde emprendió acciones para “socavar la democracia y el Estado de Derecho en el país”.


Bernal, entretanto, es acusado de ejecutar el perverso mecanismo ideado por el chavismo de utilizar el acceso a la comida para obligar a los venezolanos a votar a favor del régimen.

“Es responsable de socavar la democracia mediante la manipulación, con fines electorales, de la distribución de alimentos de los CLAP [programa gubernamental que controla los alimentos subsidiados del país] entre los votantes”, declaró la UE. “Además, como Comisario General del SEBIN [servicio de inteligencia], es responsable de las actividades del SEBIN, que incluyen graves violaciones de los derechos humanos, como la detención arbitraria”, añadió.

Los funcionarios del CNE son acusados de manipular el sistema electoral para otorgar victorias fraudulentas al régimen.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter en @DelgadoAntonioM

  Comentarios