Venezuela

Régimen dice tener identificados a todos los involucrados en atentado contra Maduro

Security members protect Venezuelan President Nicolas Maduro after his speech was interrupted in Caracas, Venezuela on Saturday, Aug. 4, 2018. Six people were arrested after an attack Maduro said was aimed at him. (Xinhua/Zuma Press/TNS)
Security members protect Venezuelan President Nicolas Maduro after his speech was interrupted in Caracas, Venezuela on Saturday, Aug. 4, 2018. Six people were arrested after an attack Maduro said was aimed at him. (Xinhua/Zuma Press/TNS) ZUMAPRESS.COM/TNS

El régimen de Caracas dijo el lunes que identificó a todos los involucrados en el presunto complot para asesinar al gobernante Nicolás Maduro con dos drones cargados con explosivos, y elevó el tono de hostilidad hacia el gobierno colombiano insistiendo en que el saliente presidente Juan Manuel Santos también es responsable del confuso atentado.

El incidente de la tarde del sábado, que llevó a los guardaespaldas de Maduro a sacarlo a la fuerza de un evento público, sigue acaparando los debates en Venezuela, con muchos manifestando sospechas de que se trató de una maniobra orquestada por el mismo régimen para justificar una nueva y mucho más intensa ola represiva.

El régimen anunció el domingo que había arrestado a seis personas, dos de ellas presuntamente involucradas directamente con el sobrevuelo de los drones que explotaron generando el pánico en un evento realizado en el centro de Caracas para celebrar el 81 aniversario de la Guardia Nacional.

Y el lunes, el fiscal general del chavismo, Tarek William Saab, anunció que las investigaciones van muy adelantadas.

“Se han identificado a todos los autores materiales del hecho y sus colaboradores inmediatos. También se ha establecido el sitio en que los autores materiales se alojaron en los días previos al intento de magnicidio”, dijo William Saab.

“El día del hecho fueron detenidos en flagrancia dos personas que operaban uno de los drones desde un vehículo. Hay testigos que vieron despegar el dispositivo y los identificaron”, dijo el funcionario.

Previamente el régimen había anunciado que uno de los drones llegó a sobrevolar la tribuna presidencial “con el fin de activar a distancia la sustancia explosiva [...], pero con la instalación de equipos inhibidores de señales” quedó fuera de control y luego estalló “fuera del perímetro planificado por los sicarios”.

La segunda aeronave perdió el control, cayó y detonó en un edificio cercano al acto.

Funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) seguían tras la pistas de otros individuos presuntamente involucrados en el complot, allanando algunos de los hoteles donde supuestamente se habían alojado.

En el marco de esas operaciones, agentes del Sebin allanaron y desalojaron el Hotel Pestana, ubicado en el este de Caracas, reportó la agencia Efe.

Un grupo clandestino conformado por civiles y militares venezolanos descontentos con el régimen se atribuyó en la noche del sábado la responsabilidad del atentado, que bautizó con el nombre de “La Operación Fénix”.

La agrupación no confirmó si la acción se trató de un atentado contra la vida de Maduro, pero asumieron la responsabilidad de las explosiones que provocaron una estampida masiva de los militares que desfilaban en el evento transmitido en vivo por radio y televisión.

Maduro, entre tanto, sostiene que la conspiración fue orquestada por elementos de la derecha en Venezuela, Colombia y Miami.

Y en un discurso pronunciado horas después del ataque en la noche del sábado, Maduro también acusó al saliente presidente colombiano Juan Manuel Santos de estar involucrado.

Ese pronunciamiento fue desestimado por el gobierno colombiano y el propio Santos, quien dijo que el día del incidente estaba en “otras cosas más importantes” como el bautizo de su nieta.

Ese comentario fue mal recibido por la cancillería venezolana, que en un pronunciamiento dijo que el régimen responsabilizaría al gobierno colombiano de “cualquier nueva agresión” que ocurra en el país.

Para el régimen venezolano, resulta “sospechoso” que el gobierno colombiano “defienda a ultranza” al presidente Juan Manuel Santos cuando son “inocultables” sus “permanentes agresiones y provocaciones”, aún más luego de que el mandatario declarara recientemente que “veía cerca la caída del presidente Maduro”.

Agregó que Santos “ha facilitado y permitido” que en sedes de poderes públicos de Colombia se instalen “prófugos de la justicia venezolana cuyo expreso propósito es atentar contra el estado de derecho”.

El intercambio diplomático se produjo mientras aumentaban las preocupaciones entre muchos venezolanos de que el ataque sea utilizado como escusa para elevar la persecución política dentro del país petrolero.

El Frente Amplio, organización que arropa a varios partidos de la oposición, denunció que el gobierno adelanta una estrategia para comenzar una nueva ola de represión contra la disidencia.

“Este confuso evento puede ser utilizado como excusa para suprimir el derecho constitucional que tiene el pueblo a seguir protestando por la defensa de sus derechos”, dijo la agrupación en un comunicado.

La firma de asesores políticos ORC Consultores coincidió.

“El gobierno verá más fantasmas en cualquier lado, y esto generará una ola de más represión, ausencia de libertades y eventualmente de acciones por parte de los perpetradores (u otros que se atrevan) del intento de atentado”, dijo la firma en un informe.

“Mientras tanto, la situación económica y social seguirá deteriorándose, así como la gobernabilidad de un país que ya sabe que quienes detentan el poder no podrán resolver (por voluntad o incapacidad) la crisis que ellos generaron”, agregó.

Siga aAntonio María Delgado en Twitter: @DelgadoAntonioM.

  Comentarios