Venezuela

Desesperada por conseguir efectivo, Venezuela amenaza con demandar a sus vecinos

El presidente venezolano Nicolás Maduro (derecha) saluda al mandatrio chino Xi Jinping el 14 de septiembre del 2018 en Pekín. Venezuela espera asegurar un préstamo de emergenccia de $5,000 millones en medio de una fuerte crisis económica.
El presidente venezolano Nicolás Maduro (derecha) saluda al mandatrio chino Xi Jinping el 14 de septiembre del 2018 en Pekín. Venezuela espera asegurar un préstamo de emergenccia de $5,000 millones en medio de una fuerte crisis económica.

En momentos que el presidente venezolano Nicolás Maduro pasa el fin de semana en China coordinando un préstamo de emergencia de $5,000 millones, su gobierno, muy necesitado de efectivo, está hablando de otra forma de conseguir efectivo: demandar a sus vecinos.

En días recientes, Maduro y su gabinete han dicho que pudieran demandar a Colombia, Ecuador y Perú por su trato “xenófobo” de los migrantes venezolanos. Y el martes Maduro ordenó a su Ministerio de Justicia que demande a Colombia para recuperar fondos que dice su gobierno ha gastado ofreciendo servicios sociales a millones de colombianos que viven en Venezuela.

Las amenazas ocurren en momento que Venezuela parece cada vez más desesperada por conseguir dinero. Otrora acaudalado, el país está ahora abrumado por la escasez crónica de alimentos y medicinas. Sus reservas de divisas están a su peor nivel desde los años 1980. Y la producción petrolera, la principal fuente de ingresos del país, ha bajado a niveles no vistos desde una huelga de trabajadores petroleros en el 2002. Además, las sanciones estadounidenses han impedido que Caracas consiga nuevas fuentes de dinero.

Eso pudiera cambiar este fin de semana. Maduro está en Pekín ultimando los detalles de un préstamo de emergencia de $5,000 millones que el gobierno dice va a usar para impulsar la producción petrolera.

Sp_migrants.jpg
Una multitud de venezolanos espera a cruzar a Colombia por el Puente Simón Bolívar, en una imagen del 2016. Ariana Cubillos AP

Pero que Venezuela esté hablando de demandar a sus vecinos por daños es una señal más de la situación urgente que vive el país.

Hablando en un mitin del Partido Socialista Unido de Venezuela hace unos días, Maduro dijo que Venezuela ha entregado a millones de colombianos que huyeron de la violencia alimentos, servicios médicos y vivienda a lo largo de muchos años. Y ahora quiere que le devuelvan lo gastado.

“He autorizado a los equipos jurídicos que preparen una demanda contra Colombia para que nos compensen por los 5.6 millones de colombianos en Venezuela”, dijo Maduro. “Tienen que indemnizarnos en dólares americanos”.

También esta semana, el ministro de Comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, dijo que las “élites” en Colombia, Ecuador y Perú estaban atrayendo a los venezolanos con falsas promesas para entonces pagarles salarios de esclavos.

“Si tenemos que pedir compensación a los gobiernos de Colombia, Ecuador y Perú, vamos a exigirlo”, dijo.

Las declaraciones ocurren en momentos que la región está cada vez más alarmada por los aproximadamente 1.6 millones de venezolanos que la ONU dice que han salido de su país desde el 2015 en medio del colapso económico.

Maduro dice que la cifra de emigrados se ha exagerado para desestabilizar su gobierno y crear las condiciones para una invasión bajo pretexto de una “intervención humanitaria”. También ha acusado a sus vecinos de tratar de beneficiarse con la crisis al solicitar asistencia internacional.

En su lugar, Maduro dice que es Venezuela la que debe recibir el dinero, y el reconocimiento, por acoger a migrantes, en particular por entregarles alimentos, servicios médicos y asistencia de vivienda a residentes colombianos.

Es cierto que millones de colombianos se refugiado en Venezuela durante los 40 años de conflicto en su país. Pero investigadores dicen que Venezuela exagera las cifras. Las cantidad de colombianos que vivía en Venezuela nunca superó los 3.6 millones, que incluyen los hijos nacidos en Venezuela, que deben considerarse venezolanos, afirmaron investigadores del Observatorio de Venezuela, un grupo de estudios de la Universidad del Rosario, en Colombia.

El censo más reciente de Venezuela, realizado en el 2011, contó 721,791 personas nacidas en Colombia viviendo en Venezuela. Y en febrero del 2017, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), indicó que había 174,000 colombianos que vivían en Venezuela en una situación “de refugiados”.

Ronal Rodríguez, director del Observatorio de Venezuela, dijo el predecesor de Maduro, el fallecido presidente Hugo Chávez, dio la bienvenida a colombianos, y a otros inmigrantes, como pocos líderes en la región.

Pero eso tuvo razones tanto políticas como de buena voluntad, dijo. Chávez dio a millones de inmigrantes, de Colombia y otros países, la residencia y les permitió votar antes de un referendo revocatorio en el 2004. Chávez ganó ese referendo por un margen estrecho y se quedó en el poder hasta el 2013, cuando falleció de cáncer.

Desde entonces, Maduro la tomado con los colombianos, culpándolos con frecuencia a ellos y al gobierno de Bogotá de estar detrás de los problemas del país. En el 2015, más de 20,000 colombianos fueron deportados o huyeron, cuando el gobierno de Caracas lanzó una ofensiva a lo largo de la frontera. Desde entonces, los colombianos y sus familias en Venezuela se han marchado en grandes números en medio de la migración masiva.

La alegación de Maduro de que se debe indemnizar a Venezuela por apoyar a esa población “es pura propaganda”, dijo Rodríguez.

“Están tratando de presentarse como las víctimas, cuando son claramente los victimarios”, afirmó.

No está claro si la amenaza de Venezuela es en serio. En el 2015, después que Estados Unidos declaró a Venezuela una amenaza para la región, Maduro dijo que presentaría una demanda para echar abajo la designación. Pero eso nunca sucedió. Pero el martes, Maduro encargó a su ministro de Comunicaciones dirigir las nuevas demandas.

Hasta el momento, los vecinos de Venezuela no parecen preocupados. Colombia reiteró esta semana que no designará un embajador en Venezuela hasta que en el país haya democracia de nuevo. Y el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, José Valencia, dijo que las amenazas jurídicas de Venezuela “no tienen base”.

“Lo que Ecuador ha hecho, y el mundo es nuestro testigo, es trabajar, colaborar y darlo todo” para hacer frente a la crisis de los migrantes venezolanos, declaró Valencia a la televisora ecuatoriana Ecuavisa. “Incluso durante este período de austeridad financiera por el que estamos pasando, Ecuador ha abierto sus brazos”.

  Comentarios