Venezuela

Nuevas sanciones contra Irán golpean a dos bancos en Venezuela

El entonces presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, tenía una cercana relación con el entonces presidente Hugo Chávez. Foto de archivo del 22 de junio del 2012.
El entonces presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, tenía una cercana relación con el entonces presidente Hugo Chávez. Foto de archivo del 22 de junio del 2012. AFP/Getty Images

El gobierno del presidente Donald Trump sancionó el lunes a más de 700 individuos y compañías vinculadas con Irán, entre ellas un puñado de empresas que operan desde Venezuela y que durante años ayudaron a Teherán a lavar dinero.

Las medidas anunciadas el lunes son parte de una “campaña de presión económica sin precedentes” para forzar a Irán dejar de lado definitivamente su programa nuclear y a que deje de apoyar a organizaciones terroristas como el Hezbolá, anunció el secretario de Estado, Mike Pompeo, en una rueda de prensa.

Entre las entidades sancionadas están tres compañías con operaciones en Venezuela que durante años han permitido a Irán evitar las sanciones, dijo en una entrevista Roger Noriega, ex subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental.

“Estas compañías forman parte de la plataforma que Irán había construido en Venezuela”, dijo Noriega en una entrevista. “Esta red de bancos y compañías le había dado a Irán una presencia física [en Venezuela], que usan para burlar las sanciones”.

Aunque la red es mucho más extensa que las entidades citadas, las sanciones castigan a las compañías más importantes en esa plataforma: el Banco Internacional de Desarrollo (BID), el Iran-Venezuela Bi-National Bank y Petropars.

“Se fueron por la cabeza, no se fueron por las pequeñas”, agregó desde Washington Martín Rodil, presidente del Venezuelan American Leadership Council, quien desde hace años monitorea los nexos de Caracas con Teherán.

El Banco Internacional de Desarrollo y el banco binacional encabezan desde hace años la infraestructura financiera iraní en Venezuela, y eran usados por las otras compañías de la red para burlar las sanciones.

Otras empresas iraníes creadas en Venezuela como resultado de los más de 186 acuerdos de cooperación comerciales firmados entre los dos países bajo el régimen de Hugo Chávez, crearon la infraestructura industrial para legitimar los fondos de la red.

Pero esa estructura es sólo una fachada, explicó Rodil. Muchas de esas compañías no llegaron a operar realmente y su única actividad era llenar los formularios y firmar los documentos necesarios para justificar las transacciones ante las autoridades financieras internacionales.

La tercera compañía, Petropars, servía para darle realce en el papel a las supuestas operaciones industriales de Irán en Venezuela, en lo fundamental porque servía de enlace con la estatal Petróleos de Venezuela.

Petropars, que está mencionada en la investigación Papeles de Panamá, firmó varios acuerdos de emprendimientos conjuntos con PDVSA para el desarrollo de proyectos gasíferos en Venezuela.

El Banco Internacional de Desarrollo, por su parte, usaba el sistema financiero venezolano. Como banco comercial, estaba en condiciones de realizar todo tipo de operaciones financieras, desde abrir cuentas corrientes y otorgar préstamos hipotecarios hasta emitir tarjetas de crédito.

No obstante, tenía una característica especial, dijo Rodil.

“Curiosamente no tenía una sola agencia comercial en todo el país. Es el único banco comercial del mundo que no está interesado en captar clientes nuevos”, dijo Rodil. “Eso se debe a que era simplemente un vehiculo que les daba licencia para poder hacer todas las operaciones financieras”.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM
  Comentarios