Venezuela

Preocupación entre los médicos por riesgo de cólera en Venezuela

Venezolanos recogen agua no potable en medio del apagón

Cientos de venezolanos en Caracas acudieron el 11 de marzo a recoger agua que cae sobre el putrefacto río Guaire, en Caracas. Tras cinco días de apagón eléctrico, la desesperación por conseguir agua crece.
Up Next
Cientos de venezolanos en Caracas acudieron el 11 de marzo a recoger agua que cae sobre el putrefacto río Guaire, en Caracas. Tras cinco días de apagón eléctrico, la desesperación por conseguir agua crece.

Médicos venezolano-americanos alertan sobre la contaminación del agua en Venezuela y la posibilidad de enfermedades infecciosas como el cólera, que en un país con hospitales deteriorados, sin insumos y equipos médicos agravaría la ya precaria salud de muchos de sus habitantes.

El vicepresidente de la Asociación Médica Venezolano-Americana (VAMA), Rafael Gottenger, dijo a el Nuevo Herald que la gran alerta ahora tras el apagón de seis días es el agua contaminada a nivel nacional.

“El gran alerta que tenemos y es grave, que no suena mucho, es la contaminación del agua a nivel nacional y lo que pudiera venir: hasta la posibilidad de que aparezcan brotes de cólera”, dijo.


Explicó que debido a la falta de electricidad, las plantas de tratamiento de aguas y las tuberías pudieron verse afectadas.

“Si no tienes electricidad para mantener las plantas funcionando y las tuberías que bombean el agua están paradas, el agua queda estacanda”, detalló.

De hecho varios venezolanos se han quejado en las redes sociales de que al abrir los grifos el agua que sale es marrón o negra, como si tratara de petróleo, sobre todo en el estado Carabobo, ubicado en el centro-norte de Venezuela.

La empresa venezolana hidrocentro atribuyó la situación a que la “aducción principal que surte de agua potable al municipio San Diego de Carabobo fue vandalizada por personas inescrupulosas, causando la filtración de sedimentos”.

Gottenger también previno sobre el uso y consumo del agua del río Guaire, en la ciudad de Caracas, que recibe desechos y tiene un alto nivel de contaminación.

Muchos venezolanos en esa ciudad recolectaron agua de ese río después de pasar varios días sin agua durante el reciente apagón.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMG), el cólera es una enfermedad diarreica causada por infección del intestino por la bacteria Vibrio cholerae, que afecta tanto a niños como adultos. En la mayoría de los casos, la infección causa sólo diarrea leve o es asintomática.

En un cinco a 10 por ciento de los casos, los pacientes desarrollan una diarrea acuosa y vómitos entre las 6 horas y 5 días después de la exposición a la bacteria.

“En estos casos, la pérdida de grandes cantidades de líquidos puede provocar rápidamente una deshidratación grave. A falta de un tratamiento adecuado, la muerte puede sobrevenir en cuestión de horas”, alertó.

El sector de la salud en Venezuela está muy deteriorado como para garantizar el tratamiento a pacientes que pudieran padecer cólera.


“La gente se muere por falta de insulina, por no tener los medicamentos luego de los transplantes, por falta de diálisis. Niños han sido contaminados por el uso de catéteres para las vias de diálisis porque son reutilizados. Eso es inhumano (...) A veces se opera usando la linterna de celulares”, dijo el vicepresidente de VAMA, con sede en Miami.

A ello se suma que los hospitales “están funcionando a medias, les cortan el suministro de luz, las bombas de agua que no funcionan, los esterilizadores no funcionan. Esto es una cadena espiral que va a ir en aumento y a nivel nacional”.

Gottenger dijo que en VAMA están “indignados y fuertemente preocupados” por la “terrible situación”que vive Venezuela debido al déficit de energía eléctrica que ha azotado al país los últimos días de forma casi continua.


VAMA afirmó que el impacto de esta situación es inmensurable y según estadísticas oficiales de lo que se ha podido recolectar, ya el apagón nacional ha causado la muerte de 26 venezolanos.

“La falta de energía eléctrica sin duda generará un panorama aún más grave para la salud de nuestra sociedad, poniendo en evidencia las carencias de la infraestructura de salud del país y la escasez de todo tipo de recursos, lo que se resume en una gran necesidad de ayuda humanitaria”, indicó.

En un centro de acopio en la ciudad colombiana Cúcuta, entre la frontera de Venezuela y Colombia, hay toneladas de alimentos y medicinas que el régimen de Nicolás Maduro no permite ingresar arguyendo que es una excusa de EEUU para invadir el país sudamericano.

“Me pregunto como médico cómo el mundo puede mantener los ojos cerrados ante una situación crítica como esta, donde no se le ha buscado una solución a la entrada de esa ayuda”, dijo Gottenger.

El directivo informó que VAMA ha enviado durante dos años insumos a Venezuela y continua haciéndolo mediante “unos canales que funcionan y que no quiero comentar para evitar que se vean afectados”.

Gottenger también elogió a los médicos que están en Venezuela a quienes calificó de “héroes” por la labor que realizan en esas condiciones tan precarias.

  Comentarios