Venezuela

Guaidó: la intervención militar sigue siendo una opción para salir de Maduro

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, sugirió el miércoles la posibilidad de que la Asamblea Nacional autorice la intervención militar extranjera para restaurar la democracia en su país. Mientras, en Washington, el presidente Donald Trump se reunía con la esposa de Guaidó y le decía que él resolverá la crisis en el país petrolero.

Las declaraciones de ambos líderes se produjo en medio de un nuevo apagón que mantenía a oscuras a millones de venezolanos, acentuando la desesperación de muchos, que ya han comenzado a presionar al gobierno interino para que solicite a Estados Unidos la ayuda que ponga fin al régimen de Nicolás Maduro.

Trump, cuyo administración ha encabezado la presión internacional sobre Maduro, sostuvo una reunión inesperada el miércoles en la Casa Blanca con la esposa de Guaidó, Fabiana Rosales, donde le expresó su pesar por la grave crisis económica y humanitaria que sufren los venezolanos.

El mandatario estadounidense le prometió a Rosales que al final “todo se resolverá”.

“Estas son cosas que nunca deberían haberse permitido”, dijo Trump. “Pero lo arreglaré”.

Aún cuando en el pasado Trump ha señalado que “todas las opciones están sobre la mesa”, esta vez no dio indicios de si su compromiso con el pueblo venezolano involucraría una eventual intervención militar en el país sudamericano.

“El 187 es una opción”

No obstante, el tema fue tratado brevemente en Caracas por el propio Guaidó, en medio de insistentes pedidos de que la Asamblea Nacional invoque el artículo 187 de la Constitución Nacional para autorizar que misiones militares extranjeras ayuden con los esfuerzos de expulsar a Maduro del poder.

“El 187 es una opción, sí. Pero (…) eso no se puede aprobar al aire, porque nosotros no queremos la invasión rusa”, manifestó Guaidó dejando entrever el riesgo de que Maduro pretenda usar una eventual aprobación de la Asamblea Nacional para invocar la presencia de solados rusos.

“La aprobación [del artículo 187] tiene que ser muy específica, como hizo Bolívar en 1819, tantas personas de tal sitio están autorizadas para esto, y chao. En todo caso, eso no puede ser una cosa al aire”, agregó en una rueda de prensa.

AFP_1F50CN-GFUFFM7S0.1.jpg
El presidente interino Juan Guaidó saluda a la muchedumbre que lo apoya el 27 de marzo del 2019 en Caracas. YURI CORTEZ AFP/Getty Images

El dirigente también dejó entrever que la Asamblea Nacional no daría el paso sin antes contar con algún tipo de oferta de los países amigos de que están dispuestos a enviar misiones militares a Venezuela.

“Hoy todavía no contamos con la opción”, dijo Guaidó al manifestar que el planteamiento aún no ha sido tratado formalmente con los países que le reconocen como el legítimo jefe de Estado de Venezuela y han declarado que Maduro usurpa la presidencia del país.

Pero eso no quiere decir que el planteamiento esté descartado. “Como ustedes saben, hemos estado construyendo capacidades”.

Estados Unidos y el Grupo de Lima, agrupación integrada por Canadá y la mayoría de las democracias latinoamericanas, han estado encabezando los esfuerzos de la comunidad internacional para obligar a Maduro a que abandone el poder.

Sin embargo, solo Estados Unidos ha dado señales de que no ha descartado la opción militar, a diferencia de las naciones latinoamericanas, que han rechazado la opción públicamente.

No obstante, Guaidó advirtió sobre los riesgos de concentrar todas las esperanzas en que fuerzas extranjeras entren al país para librar a los venezolanos de Maduro, y de allí la necesidad de que la población venezolana comience a organizarse y siga presionando al régimen.

El presidente interino llamó a los venezolanos a participar en la denominada Operación Libertad que, entre otras cosas, busca movilizar a millones de venezolanos hacia Caracas para exigir a Maduro que entregue el poder.

Aumenta el descontento

El descontento de la población en torno al régimen ha ido en aumento en las últimas semanas, luego de que a la mayor crisis económica en la historia del país se le sumara el colapso de la infraestructura eléctrica, que mantiene a millones a oscuras, sin agua, incomunicados y sin combustible.

Venezuela cumplía al mediodía del miércoles 48 horas de una extensa interrupción en el servicio, a pocos días de una interrupción que dejó al país sin luz por casi una semana.

Maduro ha atribuido la interrupción del servicio a operaciones de sabotaje dirigidas por Guaidó y el gobierno de Estados Unidos, pero expertos del sector llevan años advirtiendo sobre la vulnerabilidad de la red eléctrica del país dada la falta de mantenimiento e infraestructura y a la corrupción vinculada al régimen.

La reunión de alto perfil con Trump en Washington y las conversaciones bilaterales anteriores con el vicepresidente Mike Pence son el último intento de la administración de Trump de mantener la atención de Estados Unidos en la crisis y aumentar la presión sobre el régimen de Maduro, que aún controla las instituciones del Estado.

VenezuelaBlackouts (3).JPG
Una mujer llena un envase con agua en un barrio de Caracas el 27 de marzo del 2019 durante el nuevo apagón que ha incrementado el descontento en la población. Natacha Pisarenko AP

Rosales agradeció a Trump y Pence, así como al asesor de seguridad nacional John Bolton, y describió “una crisis terrible” en Venezuela, donde los niños se están muriendo. Ella le dijo a Trump que temía por la vida de su esposo, que había sido atacado el día anterior al salir del edificio de la Asamblea Nacional.

La reunión también recordaba otra reunión sorpresa con la esposa del entonces líder de la oposición, Leopoldo López -ahora bajo arresto domiciliario-, al comienzo del mandato de Trump. Esa reunión fue vista en gran parte como un punto de inflexión para Trump, quien luego comenzó a aumentar la presión contra el gobierno de Maduro.

Trump advirtió sobre la intromisión de Rusia en Venezuela luego de que Moscú enviara recientemente más personal militar a Caracas, diciendo: “Rusia tiene que salir”. Pence dijo que la acción de Rusia era una “provocación no deseada”.

Al preguntársele si Estados Unidos está considerando aumentar la presión sobre Venezuela, Trump dijo: “Tienen mucha presión en este momento”. No tienen dinero, no tienen petróleo, no tienen nada. Tienen mucha presión en este momento. No tienen electricidad. Aparte de los militares, no puedes tener más presión de la que ellos tienen”.

  Comentarios