Venezuela

Congresista colombiano: cerraron frontera por guerra de carteles venezolanos

El diputado colombiano Santiago Valencia.
El diputado colombiano Santiago Valencia. Cortesía

El congresista colombiano Santiago Valencia denunció ante el pleno de la Cámara de Representantes que la decisión del gobernante venezolano Nicolás Maduro de cerrar la frontera obedece a las pretensiones del régimen de Caracas de ocultar un enfrentamiento entre carteles de la droga operados por militares del país petrolero.

“El cierre de la frontera, y la acusación de que los colombianos que viven en Venezuela son paramilitares, es una cortina de humo de Maduro para desviar la atención de los verdaderos problemas del vecino país”, declaró Valencia, durante la plenaria de la Cámara baja realizada el martes.

“Me permito afirmar, con base a un reporte militar que ha sido difundido por varios medios internacionales, que [el enfrentamiento entre militares venezolanos] se debió a una retaliación por parte de miembros de la Guardia Nacional venezolana por la incautación de drogas y de dinero que ha hecho el Ejército de ese mismo país”, manifestó Valencia diputado perteneciente al partido Centro Democrático, dirigido por el ex presidente Álvaro Uribe.

En su testimonio, el diputado advirtió sobre la violencia que se está generando en suelo venezolano como resultado del choque entre las dos bandas.

“Estos hechos lo que revelan es la guerra entre los denominados carteles de los Soles, conformado por miembros del Ejército que dirige Diosdado Cabello [presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela] y el Cartel de la Guajira, conformado por la Guardia Nacional, al frente del cual está el Comandante General Mayor, Néstor Luis Reverol”, señaló.

Maduro anunció el viernes el cierre de la frontera en respuesta a un ataque que tuvo lugar el 19 de agosto en el que tres militares y un conductor civil resultaron heridos.

Según Maduro, esos ataques fueron perpetrados por paramilitares colombianos contra funcionarios del Ejército que realizaban operaciones de inteligencia.

Pero Valencia explicó que el incidente del 19 de agosto fue ejecutado por órdenes del cartel operado por la Guardia Nacional, luego de que efectivos del Ejército detuvieran a un vehículo en el que ellos transportaban droga y grandes cantidades de dinero.

Tras ser detenidos, los integrantes de la Guardia Nacional se rehusaron a que el vehículo fuese inspeccionado, pero luego “se hacen presentes los comandantes y posteriormente logran abrir el vehículo, donde encuentran una cantidad de droga, encuentran 47 millones de bolívares y una suma cercana a los tres millones de dólares”, explicó Valencia en una entrevista telefónica con el Nuevo Herald.

“Esto lo manejan internamente, aún con la presencia del ministerio público, pero luego viene lo que ocasionó el cierre de la frontera que fue el ataque a estos dos integrantes del Ejército”, agregó.

Valencia resaltó, que según la información que él ha recibido, “el ataque provino del grupo perteneciente a la Guardia Nacional”.

“Pero Maduro, lo que hace finalmente, es acusar a unos paramilitares fantasmas, y propicia todo el cierre de la frontera”, añadió.

Las declaraciones de Valencia coinciden con las versiones obtenidas previamente por el Nuevo Herald, de parte de fuentes familiarizadas con la situación, quienes dijeron que el incidente se debió a una pugna entre distintos sectores de las Fuerzas Armadas venezolanas por el control de operaciones de narcotráfico y el contrabando de extracción.

Oficiales clave de las Fuerzas Armadas e integrantes del gobierno están siendo investigados por las autoridades estadounidenses bajo sospecha de que éstos son los que han asumido el control de las mayores operaciones del narcotráfico en el país sudamericano.

Entre las personas consideradas de interés por la justicia estadounidense se encuentran Cabello, el ex director de Inteligencia Militar, Hugo Carvajal, y el gobernador del estado Aragua, Tarek el Aissami, bajo sospecha de que pertenecen a la máxima cúpula del denominado Cartel de los Soles.

El intento de asesinato fue utilizado por el régimen para extender las operaciones de deportaciones masivas que venía adelantando desde hace ya varios meses, y que habían llevado a la detención de más de 12,000 colombianos indocumentados, dijeron las fuentes.

Más de 1,100 colombianos indocumentados han sido deportados desde cierre de la frontera, y al menos otros 1,500 han decidido salir del país voluntariamente.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios