Venezuela

Petróleo venezolano sigue cayendo y llega a $68.97

Asdrubal Chávez (izq.), presidente de Petróleos de Venezuela, y Rafael Ramírez, ministro de Relaciones Exteriores, conversan durante una reunión de Petrocaribe el jueves 20 de noviembre del 2014, en Caracas.
Asdrubal Chávez (izq.), presidente de Petróleos de Venezuela, y Rafael Ramírez, ministro de Relaciones Exteriores, conversan durante una reunión de Petrocaribe el jueves 20 de noviembre del 2014, en Caracas. AP

El petróleo venezolano continuó su caída y cerró esta semana en $68.97 por barril, acercándose al límite de los $60 estimado por el gobierno como precio del barril para su presupuesto 2015.

“Los precios de los crudos continuaron a la baja durante la presente semana, en medio de especulaciones en torno a la decisión que pueda tomar la OPEP en su próxima reunión y reportes de amplios suministros en los principales centros consumidores”, señala el comunicado difundido este viernes por el Ministerio de Petróleo.

El crudo venezolano perdió así $1.86 más en una caída vertiginosa que acumula un desplome de $26 por barril en cuatro meses.

Este descenso en los precios ha llevado a Venezuela —que obtiene de las exportaciones petroleras 96% de sus divisas— a buscar apoyo dentro y fuera de la OPEP para tratar de estabilizar el valor del crudo y reducir su vulnerabilidad financiera.

El canciller y representante de Venezuela ante la OPEP, Rafael Ramírez, realizó una gira por países productores de crudo como Argelia, Qatar, Irán y Rusia, para intercambiar opiniones sobre la situación del mercado petrolero global de cara a la reunión de OPEP en Viena el 27 de noviembre.

También visitó previamente México y recibió al ministro de petróleo saudí.

Aunque el gobierno venezolano ha asegurado que cuenta con suficientes divisas para afrontar las deudas contraídas, Ramírez dijo a la prensa durante la 14 reunión ministerial de Petrocaribe en Caracas de este jueves que “a nadie (…) le interesa un precio tan bajo”.

El canciller insistió en la disposición de Venezuela para recortar su producción para presionar un alza en los precios.

Según cálculos de consultoras privadas y el FMI, este país con las mayores reservas petroleras mundiales requiere un precio del petróleo cercano a los $120 por barril para balancear un déficit fiscal superior al 15% del PIB.

Economistas calculan que por cada dólar que cae el petróleo venezolano, dejan de ingresar unos $700 millones anuales.

La carencia de divisas en la economía ha disparado la escasez a uno de cada cuatro productos básicos, por la caída en las importaciones de materias primas, insumos y productos terminados, empujando una inflación anual de 63.4%.

  Comentarios