Venezuela

La crisis pone en aprietos al socialismo en Venezuela

La caida de los precios, que es la principal fuente de ingresos de Venezuela, ha complicado aún más el panorama económico
La caida de los precios, que es la principal fuente de ingresos de Venezuela, ha complicado aún más el panorama económico AFP/Getty Images

El presidente Nicolás Maduro deberá enfrentar a su retorno a Caracas en las próximas horas la difícil disyuntiva de mantener el modelo socialista o imponer cambios fundamentales especialmente en materia económica para evitar que el país pueda llegar a un colapso y se desaten nuevas protestas de la población.

Desde el seno del chavismo ya algunas voces hablan de la necesidad de cambiar el modelo económico para garantizar la supervivencia del proceso, pero otras figuras se niegan a los cambios y solo hablan de revisión.

Para Maduro, cuya popularidad ronda 22.6 por ciento según una encuesta del mes pasado de la firma local Datanálisis, el momento resulta altamente complejo.

La caída de los precios del barril de petróleo, que es la principal fuente de ingresos de Venezuela, ha complicado aún más el panorama económico mientras el país se mantiene en vilo a la espera de los resultados de la gira internacional que realizó por Rusia, China, Irán, Arabia Saudita, Qatar y Argelia el gobernante quien aseguró este jueves desde Moscú que logró “cuantiosos recursos” para sortear la crisis.

Por su parte, el presidente de Fedecámaras, la principal patronal de Venezuela, Jorge Roig, dijo el jueves que, según la información que maneja, el inventario de productos básicos para el abastecimiento del país cubre 45 días como “máximo”.

“Las informaciones que tenemos directamente es que hay inventario para 45 días máximo, esa no es ninguna buena noticia”, dijo Roig, quien agregó que la situación se agrava por las “compras nerviosas” que hacen en la actualidad los venezolanos.

“Esas compras desesperadas hacen que ninguna economía del mundo pueda reaccionar porque estás comprando más de lo que necesitas y la oferta no está preparada”, agregó y señaló que ese nerviosismo se mantendrá mientras los compradores crean que no van a conseguir los productos a corto, mediano o largo plazo.

El lunes Roig había indicado que entre dos y tres meses se podría aliviar la situación de desabastecimiento en el país.

“Si al gobierno se le ocurriera hacer todas las cosas bien, dar divisas, cambiar un poco los controles, sincerar los precios, si hiciera toda esa tarea, aun así, antes de tres meses no podrían verse los productos en los anaqueles”, señaló.

Además, informó que desde noviembre pasado no se realizan subastas de divisas en el marco del sistema de control de cambio por lo que las empresas no están recibiendo los dólares para la importación de productos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios