Venezuela

Enfrentamiento de poderes convierten a Venezuela en Estado disfuncional

El gobierno chavista venezolano y la Asamblea Nacional han perdido la capacidad de comunicarse.
El gobierno chavista venezolano y la Asamblea Nacional han perdido la capacidad de comunicarse. AP

La Asamblea Nacional de Venezuela se quitó los guantes de seda esta semana –tras ser ultrajada por meses por el régimen de Nicolás Maduro hasta perder sus atribuciones constitucionales– e inició el desmantelamiento de las decisiones tomadas en su contra por un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) nombrado ilegalmente por el chavismo.

Pero analistas dijeron que los opositores están reaccionando tarde a un mal que ya está hecho. Y aún cuando ven utilidad en los últimos pasos de la Asamblea, advirtieron que éstos harán poco más que dejar en evidencia que el Estado venezolano ha entrado en una etapa disfuncional donde un poder no reconoce la autoridad del otro.


Esa desarticulación significa que Venezuela carece de los mecanismos institucionales para solucionar el enfrentamiento entre un régimen altamente impopular pero atrincherado en el poder y una oposición que personifica un deseo de cambio que es compartido por al menos un 80 por ciento de la población, pero que carece de asideros en la maquinaria del Estado.

“Creo que lamentablemente no hay solución institucional para la situación en Venezuela”, dijo Gillermo Lousteau, Director del Interamerican Institute for Democracy. “El país entró en todo lo que significa un conflicto de poderes insoluble cuando no hay un árbitro que pueda mediar entre ellos”.

Aun cuando su autoridad está siendo ignorada por el poder ejecutivo y el poder judicial, la Asamblea Nacional debe continuar con el camino que emprendió esta semana, y seguir legislando y seguir actuando de acuerdo con lo establecido en la Constitución y las leyes, dijo Lousteau.

Debe seguir haciéndolo para preservar su legitimidad, aún cuando políticamente el juego está estancado, agregó.


En lo que en teoría busca revertir una serie de decisiones inconstitucionales aplicadas por el chavismo, la Asamblea Nacional anunció esta semana que reincorporará a sus filas a tres diputados de la oposición que fueron bloqueados por el TSJ.

De la misma manera anunció que se dispone a nombrar nuevos magistrados para ingresar a la Sala Constitucional del TSJ, tras anular el 14 de julio la ilegal designación que hizo el chavismo en diciembre de 34 magistrados.

Los magistrados designados por el chavismo, cuyo nombramiento está siendo anulado, emitió posteriormente un pronunciamiento que deja sin efecto la decisión de la asamblea del 14 de julio, pero la Asamblea Nacional respondió diciendo que no iba a acatar pronunciamientos de una sala ilegalmente conformada.

El chavismo, que controla el resto de los poderes del Estado, respondió amenazando a los diputados con enjuiciarlos con la Sala Constitucional solicitando ante la fiscalía que investigue a los opositores por “delitos contra los poderes públicos”.

Ante la amenaza, el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup respondió que los disputados de la oposición “no se dejarán intimidar”.


El diputado opositor William Barrientos, perteneciente al partido Un Nuevo Tiempo, dijo que cualquier intento por preservar la legalidad en Venezuela comenzaba obligatoriamente por desmontar la Sala Constitucional del TSJ.

“Esa sala constitucional se ha convertido en una Espada de Damocles para lo que pudiese ser el respeto del imperio de la ley y la búsqueda de soluciones en un país que está sumergido en una crisis nunca antes vista en su historia republicana”, dijo Barrientos desde Caracas.

“Es por ello que nosotros tomamos una decisión, que debimos haber tomado mucho antes, que fue destituir a quienes fueron espuriamente nombrados”, agregó.

Algunos de los observadores coinciden con Barrientos en que la destitución de los magistrados debió haber sido tomada meses atrás, e incluso debió de haber estado entre las primeras medidas de la Asamblea Nacional, cuando la atención mundial recaía sobre Venezuela tras la victoria electoral de la oposición en diciembre, y había expectativas de que el poder legislativo pudiese ser usado para buscar una salida institucional a la crisis venezolana.

Para muchos, esas expectativas se vinieron abajo una vez que el chavismo a través del TSJ iniciara el proceso de desvalijar a la Asamblea Nacional de sus funciones constitucionales.

Algunos de los expertos consultados, sin embargo, piensan que los pasos que están siendo tomados por la Asamblea son acertados y ayudan a elevar las presiones políticas que ya recaen sobre el régimen.

“Están llevando al gobierno en una decisión de decidir si va a ir por ellos [para arrestarlos] como amenazó el TSJ”, comentó desde Miami el asesor político Orlando Viera-Blanco.

Esto en un momento en el que el gobierno chavista comienza a ser denunciado internacionalmente como un régimen dictatorial y cuando la Organización de Estados Americanos inicia los trámites para aplicar la Carta Democrática Interamericana, dijo Viera-Blanco.


Pero otros dijeron que es muy poco lo que una Asamblea Nacional, cuya autoridad está siendo desconocida por el régimen, puede lograr.

La oposición venezolana está cometiendo un gran error al analizar solo las consecuencia de los hechos y no prestarles atención a las causas, manifestó desde Venezuela el ex canciller venezolano Armando Durán.

“Lo primero que tenemos que determinar es si en Venezuela opera una democracia, porque si estamos en una democracia entonces la Asamblea Nacional está cumpliendo su función nacional, que es fiscalizar y legislar. Pero en siete meses, se ha puesto de manifestó que la Asamblea Nacional es un cero a la izquierda. Una cosa es el debe ser y otra cosa es ser”, expresó Durán.

Para el ex canciller, la Asamblea Nacional no parece estar entendiendo la diferencia.

“La asamblea Nacional está jugando a la democracia, mientras que el gobierno no juega a la democracia, y esto es un desfase fundamental porque si nosotros no partimos de un fundamento esencial que es definir la naturaleza el gobierno y del régimen, no vamos a adoptar estrategias acertadas”, advirtió.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

  Comentarios