Mundo

Sesenta eurodiputados piden a gobiernos UE un boicot al Mundial de Rusia

La mascota del Mundial de Rusia 2018, el lobo llamado Zabivaka, en su presentación en la TV rusa, el viernes 21 de octubre del 2016 en Moscú.
La mascota del Mundial de Rusia 2018, el lobo llamado Zabivaka, en su presentación en la TV rusa, el viernes 21 de octubre del 2016 en Moscú. Getty Images

Sesenta eurodiputados de diversos países han pedido a los Gobiernos de la UE, en una carta abierta, que no acudan al Mundial de Fútbol de Rusia, por considerar que su presencia fortalecería “el camino autoritario y anti-Occidente” de su presidente, Vladimir Putin.

Los diputados, de distintos grupos parlamentarios, pide sumarse a Londres, que tras el envenenamiento del exespía Serguéi Skripal ha dicho que no habrá representación británica por parte de la realeza ni dignatarios en el Mundial, y al Gobierno de Islandia, que tampoco enviará representantes a la cita deportiva.

Según informa el viernes el popular diario “Bild”, los europarlamentarios apuestan por “alzar la voz a favor de la protección de los derechos humanos, de los valores democráticos y de la paz”.

A su juicio, el ataque contra Skripal en Salisbury es sólo “el último episodio en la burla continuada” a los valores europeos por parte de Putin. “Bombardeos indiscriminados a escuelas, hospitales y zonas civiles en Siria, invasión militar de Ucrania por la fuerza, hackeo sistemático, campañas de desinformación, interferencia en elecciones, intentos de desestabilizar nuestra sociedad y debilitar y dividir a la UE… Todo esto convierte a Rusia en un anfitrión poco apropiado para el Mundial”, denuncian.

Los eurodiputados, de una quincena de países, creen que el deporte puede contribuir a levantar “puentes metafóricos”, pero subrayan que mientras Putin siga destruyendo “puentes reales en Siria” no se puede pretender que el Mundial de Rusia es un evento deportivo más. “Mientras Putin siga ocupando Crimea ilegalmente, manteniendo presos políticos en Ucrania y apoyando la guerra en el este de Ucrania, no podemos fingir que el anfitrión de este torneo es un amable vecino más”, advierten los parlamentarios, que denuncian también las “amenazas” a opositores y periodistas.

Según recuerda, tres días después de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi en 2014, Putin invadió Ucrania, por lo que esta vez hay que evitar alentar “sus graves violaciones a los derechos humanos”.

  Comentarios