Mundo

¿Por qué se repiten las elecciones en España?

España regresará a las urnas el domingo por cuarta vez en cuatro años, y la segunda en 2019, con la violencia ligada al movimiento independentista de Cataluña y el previsible auge de un partido de ultraderecha como protagonistas de la campaña electoral. A continuación, un vistazo a los motivos por los que se celebran nuevas elecciones generales y a qué podría salir de ellas.

¿Por qué se vuelve a votar?

Los 37 millones de electores españoles están llamados de nuevo a las urnas porque, aunque el Partido Socialista (PSOE) del presidente interino, Pedro Sánchez, ganó los comicios del 28 de abril, no logró una mayoría parlamentaria suficiente para gobernar. Ningún otro candidato consiguió los 176 escaños necesarios.

El estancamiento político fue consecuencia del final del bipartidismo con la aparición de un partido en la izquierda y de otro en la derecha -al que se sumó una nueva formación recientemente- luego de la crisis económica global que golpeó especialmente a España.

Sin experiencia en forjar gobiernos de coalición, los líderes de las distintas formaciones tienen dificultades para cerrar acuerdos.

Cataluña, un conflicto que se volvió violento

El intento continuado de Cataluña, una adinerada región del noreste del país, para separarse de España y la gestión de esta situación por parte del gobierno central en Madrid es, sin duda, el principal asunto de la agenda electoral.

Los comicios tendrán lugar apenas un mes después de que tribunal dictó penas de prisión para nueve políticos y activistas que lideraron una campaña secesionista en 2017. Las sentencias provocaron multitudinarias protestas diarias en la calle, que se saldaron con más de 500 heridos, casi la mitad de ellos policías, y docenas de detenidos.

Sánchez ha sido acusado de ser muy benévolo con el movimiento independentista con la esperanza de que los partidos secesionistas puedan apoyarlo en el Congreso de los Diputados. Las tres principales formaciones de derechas prometieron adoptar medidas enérgicas en la región y emplearon el conflicto catalán para alentar el respaldo a la unidad de España.

Miles de policías adicionales se movilizarán en Cataluña con motivo de las elecciones.

Franco y la ultraderecha

Hasta principios de este año, ningún grupo de ultraderecha había logrado representación parlamentaria desde que España reinstauró la democracia tras casi cuatro décadas de dictadura con el general Francisco Franco, fallecido en 1975.

Pero eso cambió en las últimas elecciones generales, cuando Vox saltó a la escena política nacional logrando 24 escaños bajo la promesa de adoptar una línea dura hacia Cataluña y la inmigración.

Sin embargo, la victoria del PSOE en abril fue vista como una excepción frente al auge de la derecha radical en todo el continente. La atención estará puesta ahora en si Sánchez puede volver a lograrlo.

Pero muchas encuestas predicen que Vox y su candidato, Santiago Abascal, podrían mejorar su resultado y capitalizar el sentimiento derechista que surgió luego de que el gobierno exhumó los restos de Franco de su mausoleo a las afueras de Madrid el mes pasado.

Vox ya unió fuerzas con los otros dos partidos de la derecha española, el Partido Popular (PP) y Ciudadanos, en coaliciones regionales y municipales.

¿Quién se postula para presidente?

Además del principal favorito, el socialista Sánchez, en la boleta estará el líder del PP, Pablo Casado, que logró recuperar algo de terreno tras la debacle de abril, cuando la formación conservadora sacó apenas 66 diputados, el peor resultado de su historia.

Casado mantiene una buena relación con Albert Rivera, el candidato del partido de centroderecha Ciudadanos, que ostenta 57 escaños, y con Abascal.

A la izquierda del PSOE, está la formación antiausteridad Unidas Podemos, encabezada por Pablo Iglesias y con 42 representantes en el parlamento.

¿Cambiarán algo las elecciones?

Posiblemente no, según los expertos que prevén otro parlamento fragmentado.

Sánchez parece encaminarse a una nueva victoria, pero no lograría una mayoría suficiente para gobernar en solitario y no hay indicios de que otro grupo quiera respaldarlo sin pedir un alto precio a cambio.

Su mejor opción será volver a intentar un acercamiento con Unidas Podemos, pero Iglesias insiste en formar un gobierno de coalición, algo a lo que el líder socialista se resiste.

Se espera que el país pase varios meses más con un ejecutivo en funciones mientras los partidos negocian.

La abstención será un factor clave. Los sondeos sugieren que más del 35% del electorado podría no acudir a votar.

Los centros electorales estarán abiertos entre las 9 a.m. y las 10 p.m.. Los resultados se conocerán pocas horas después.

Los retos por delante

Además de lidiar con el independentismo en Cataluña, el próximo gobierno tendrá que buscar fórmulas para aliviar un desempleo crónico, mantener el crecimiento económico y asegurar que el Brexit no afecta a la agricultura y el turismo, dos sectores clave de su economía.

Se espera que el crecimiento económico baje ligeramente al 2% en 2019, aunque seguiría siendo el doble que el promedio de la Unión Europea.

El paro disminuyó desde la crisis financiera, pero el 14% de la población en edad activa sigue desempleada, una de las tasas más altas de la UE.

  Comentarios