Mundo

Kiev agradece a EEUU por ayuda militar

/

Kiev saludo este viernes la decisión del Congreso norteamericano de autorizar la entrega de armas letales a Ucrania, lo cual no gustó a Moscú.
Kiev saludo este viernes la decisión del Congreso norteamericano de autorizar la entrega de armas letales a Ucrania, lo cual no gustó a Moscú. AFP/Getty Images

Kiev saludó este viernes la decisión del Congreso norteamericano de autorizar la entrega de armas letales a Ucrania, lo cual no gustó a Moscú, en el cuarto día de una tregua globalmente respetada en el oriente ucraniano.

Los diputados ucranianos prooccidentales se felicitaron por la decisión “unánime” de sus homólogos estadounidenses. Estos aprobaron una ley que autoriza la imposición de nuevas sanciones contra Rusia, y permite al presidente Barack Obama aumentar las entregas de armas, incluso letales, a Ucrania.

La decisión es un primer paso de gran valor simbólico para Ucrania, que desde hace meses trata de convencer a sus aliados para que le vendan armas para sus soldados, mal equipados frente a unos rebeldes prorrusos apoyados, según Kiev y las potencias occidentales, por Rusia.

La decisión del Congreso no implica que Obama vaya necesariamente a entregar armas letales a las fuerzas ucranianas.

Hasta ahora, sólo ha autorizado el suministro de armas no letales como radares antimorteros, gafas de visión nocturna o chalecos antibalas.

Moscú reaccionó diciendo que “lamenta profundamente” la decisión del Congreso de Estados Unidos, y criticó un texto “adoptado sin un verdadero debate” y que incluye aspectos de “confrontación abierta”, según el ministerio ruso de Relaciones Exteriores.

El ministro ucraniano de Defensa, Stepan Poltorak, ha anunciado que el número de soldados pasará de los 232,000 actuales a 250,000 el año próximo, y que se crearán nuevas unidades y fuerzas especiales.

En un país al borde de la quiebra y necesitado de ayuda urgente de varios miles de millones de dólares, el presupuesto militar va a multiplicarse por más de dos, hasta sumar 50,000 millones de grivnas (unos $3,000 millones).

En el terreno, la tregua iniciada el martes en el oriente separatista entre los rebeldes y el ejército estaba siendo globalmente respetada.

Desde Sídney, donde se encuentra de visita, el presidente ucraniano Petro Poroshenko dijo este viernes que la tregua es “real” en el este de Ucrania, donde no hubo muertos en las últimas 24 horas.

Sin embargo, este viernes, el batallón de voluntarios ucranianos Azov, que defiende el estratégico puerto de Mariupol (este), anunció dos bajas en sus filas, en una emboscada sufrida cerca de Pavlopil.

Aunque las partes del conflicto afirmen que la tregua se está respetando, están teniendo dificultades en establecer una calma duradera, después de ocho meses de conflicto que ha dejado más de 4,300 muertos.

En un primer momento se esperaba un encuentro el martes en Minsk entre representantes de Ucrania, Rusia, los rebeldes y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Sin embargo, este viernes seguía sin saberse cuándo se producirá ese encuentro del llamado Grupo de Contacto.

Los separatistas prorrusos exigen negociar sobre el levantamiento del “bloqueo económico” a la zona bajo control rebelde, que Kiev ha dejado por completo de financiar.

También piden un intercambio de prisioneros y la aplicación de leyes ucranianas que prevén amnistiar a ciertos combatientes rebeldes y darle más autonomía a los territorios bajo su control.

  Comentarios