Mundo

Al menos 12 muertos en ataques en Nigeria

Varios hombres asisten a un herido tras un atentado suicida en la ciudad de Potiskum, Nigeria, donde también las fuerzas del ejército frenaban el avance de Boko Haram.
Varios hombres asisten a un herido tras un atentado suicida en la ciudad de Potiskum, Nigeria, donde también las fuerzas del ejército frenaban el avance de Boko Haram. AFP/Getty Images

Varios atentados sacudieron este domingo las ciudades nigerianas de Gombe y Potiskum en el noreste del país, mientras los combates continúan entre el grupo islamista Boko Haram y los ejércitos de Chad, Nigeria y Camerún en Gamboru y Maiduguri, más al este.

Dos explosiones golpearon la ciudad nigeriana de Gombe, capital del estado homónimo, matando al menos a cinco personas, según testigos y fuentes militares.

Soldados nigerianos repelieron el domingo a extremistas islámicos que atacaron desde cuatro frentes a Maiduguri, la mayor ciudad del noreste de Nigeria, en la que varios civiles perdieron la vida por bombardeos aéreos, granadas y morteros.

Cientos de insurgentes murieron, indicaron los soldados.

Numerosos vecinos huyeron aterrados ante el fuerte fuego de artillería que se extendió cinco horas y se desplazaron hacia el interior desde las afueras de esta ciudad sitiada de 2 millones de habitantes, donde ya hay otros 200,000 refugiados de guerra.

En un ataque por separado, un hombre sospechoso de ser miembro del grupo Boko Haram se suicidó y de paso provocó la muerte de otras ocho personas el domingo en casa del político Sabo Garbu en Potiskum, en el vecino estado de Yobe, según el testigo Abdulahí Mohammed.

Garbu se ha postulado por un escaño legislativo en las elecciones de febrero, que incluyen unos comicios presidenciales que marchan demasiado parejos para pronosticar un vencedor. Boko Haram se opone a la democracia.

Desde hace semanas, este grupo extremista se ha ido acercando a Maiduguri, su cuna espiritual, y si pudiera implantar su bandera del grupo Estado Islámico allí, aunque fuese brevemente, eso le daría un gran impulso en momentos que pierde terreno en zonas más remotas, dijo Jacob Zenn, autor de un libro sobre los insurgentes.

El tercer ataque en una semana contra Maiduguri ocurre en momentos en que fuerzas de Chad lanzan una ofensiva ganadora, autorizadas por una directiva de la Unión Africana para que los vecinos de Nigeria ayuden a combatir la propagación de la ofensiva islámica lanzada por Boko Haram, el cual tiene origen nigeriano.

La indignación internacional ha aumentado ante los ataques en la frontera hasta Camerún, así como la creciente ferocidad que culminó con la masacre de cientos de civiles en Baga el 3 de enero.

Un caza chadiano respaldado por tropas terrestres bombardeó a los extremistas y los hizo huir de Gamboru y Kolfata el sábado, así como de Malumfatori el jueves, según testigos.

El primer ataque se produjo en el mercado de Tsohuwar Kasuwa, y en él murieron dos personas, según un testigo, Muktar Abbani.

Poco después, un kamikaze que conducía una moto se hizo estallar en un control militar en el área de Kasuwar Katako, matando a un soldado y a otras dos personas, según otro testigo, Musa Badamasi, y una fuente militar presente en la zona.

Los atentados no han sido reivindicados por el momento, pero la ciudad de Gombe ya ha sido objetivo de ataques en otras ocasiones, la última el 16 de enero, cuando otro kamikaze se inmoló en un mercado matando a cinco personas.

  Comentarios