Sur de la Florida

Lagartos argentinos invaden el sur de la Florida

Capturan lagartos tegu argentinos en el área de Miami

Un par de investigadores de la Universidad de Florida capturan lagartos tegu argentinos cerca de Homestead el 9 de septiembre del 2016. El tegu es la última de las especies no nativas que ha comenzado a reproducirse activamente en el sur de la Flo
Up Next
Un par de investigadores de la Universidad de Florida capturan lagartos tegu argentinos cerca de Homestead el 9 de septiembre del 2016. El tegu es la última de las especies no nativas que ha comenzado a reproducirse activamente en el sur de la Flo

Un voraz reptil sudamericano que está invadiendo los pantanos y ciénagas del Condado Miami-Dade podría haber conquistado un nuevo territorio: los canales de enfriamiento de la empresa eléctrica Florida Power & Light (FPL) en la planta Turkey Point.

Desde la primavera, los investigadores han atrapado a cuatro tegus cerca de la zona de 5,900 hectáreas donde están los canales, un indicio peligroso de que estos depredadores amantes de los huevos de cocodrilo han descubierto uno de los pocos lugares de reproducción del cocodrilo americano que existe en todo el país. Si realmente los tegus están infestando la zona, ello significa que han tenido que desplazarse más de 10 millas desde los pantanos que bordean el Parque Nacional de los Everglades, el lugar donde los biólogos advirtieron por primera vez que pudiera estar ocurriendo una invasión.

Un par de investigadores de la Universidad de Florida capturan lagartos tegu argentinos cerca de Homestead el 9 de septiembre del 2016. El tegu es la última de las especies no nativas que ha comenzado a reproducirse activamente en el sur de la Flo

“No se quedan tranquilos en un solo sitio. Y según la tasa de capturas, no están disminuyendo”, dijo Frank Mazzotti, biólogo de la Universidad de la Florida (UF), que dirige los esfuerzos de la escuela para rastrear y atrapar a los tegus.

Se cree que aproximadamente en el 2002, llegaron los primeros tegus al sur de la Florida, mediante el negocio de mascotas exóticas. Una década más tarde, Mazzotti y otros dieron el grito de alarma de que estos lagartos que soportan el frío, y son omnívoros y fecundos —las hembras ponen hasta 35 huevos a la vez— podrían convertirse en una nueva amenaza de otra especie invasiva, con dos potenciales poblaciones ubicadas cerca de Florida City y el área de Tampa.


A los biólogos les preocupa que si los tegus siguen propagándose, los nidos de cocodrilo que la FPL lleva manejando desde hace 25 años podrían correr peligro. En el 2007, dijeron que la amenaza había aumentado.

“Esta es una de las veces que puedo decir si temor a equivocarme que los tegus comen literalmente todo: plantas, semillas, insectos, pequeños animales, pájaros, serpientes, ranas. Todo les gusta”, dijo Mazzotti. Sin embargo, lo que más preocupa es el apetito que sienten por los huevos.

En cierta ocasión, una cámara que se instaló cerca de un nido de tortugas grabó a un grupo de tegus devorando todo el nido en un solo almuerzo, dijo Mazzotti. “Se comieron el nido entero como si fueran palomitas de maíz”.


Esta primavera cuando los tegus salieron de su invernación, de invierno, la FPL estableció una línea de trampas e instaló cámaras en la fontera oeste de los canales de enfriamiento para “crear una cortina que obstaculizara esa migración hacia el territorio de cocodrilos”, dijo Amy Albury, directora de Relaciones Ambientales y Sustentabilidad de la compañía. Se lograron capturar cuatro tegus. Hasta ahora, no hay ninguna evidencia que indique que los tegus están dañando la población de cocodrilos, dijo Albury. Pero, si se propagan cerca de los canales con la misma rapidez con que se han movido hacia el oeste, esto podría cambiar.

El año pasado, casi 760 tegus se atraparon en el área, lo que estableció un nuevo récord, dijo Kristen Sommers, directora de la División de Hábitat y Conservación de Especies de la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida (FWC). Dado que la temporada de caza termina el mes entrante, es probable que este año veamos números similares, dijo la experta.


Eso quiere decir que los tegus están escalando lo que los científicos han dado en llamar la curva de la invasión, una medida que utilizan para evaluar las plagas exóticas. Si se sobrepasa cierto punto, los tegus podrían convertirse en el próximo pitón birmano. Comoquiera que los números continúan aumentando, y los tegus todavía pueden encontrarse en tiendas de mascotas, varias agencias ecológicas se unieron el año pasado para coordinar mejor el trabajo. Los cazadores de la UF también se están concentrando en atrapar a los tegus más jóvenes, y hasta el momento las capturas han subido de dos en el 2015 a 50 este año.

En el oeste de Florida City, los biólogos también vigilan de cerca la frontera con el el Parque Nacional de los Everglades, donde las ciénagas son un paraje casi inaccesible para los cazadores. Los funcionarios del parque tienen una línea de trampas que chequean a diario, dijo Tylan Dean, jefe de la rama de recursos biológicos del parque. De cualquier modo, Dean dijo que le preocupan los terrenos que no se pueden monitorear

“Cubrimos muy bien el perímetro cerca de Florida City, pero lo que me preocupa es que no tenemos mucho control en el norte, entre Florida City y Homestead”, dijo. “Sabemos que en esa área hay tegus, pero es realmente difícil trabajar allí porque son terrenos privados”.

De igual modo, los biólogos enfrentan problemas para encontrar una parte importante de lo que hace falta para organizar mejor los trabajos de captura: un conteo de la población de tegus. En el 2015, le colocaron localizadores digitales GPS a algunos tegus y luego los soltaron. también han instalado cámaras cerca de las trampas a lo largo de caminos y de diques que recorren los tegus. Sin un conteo fiable no hay manera de decir si con las trampas se está controlando la población. Se trata de una información crucial que Mazzotti teme llegue demasiado tarde.

“Hemos pasado cuatro años vigilándolos. Esto es lo que pasa cuando no se establecen temprano los controles”, dijo Mazzotti. “El gobierno se aparece con todos sus argumentos de que no puede actuar con más rapidez, pero a los tegus no les importa. Ellos no entienden de que hay problemas de presupuesto para que no puedan reproducirse este año. Así no es cómo funciona”.

Siga a Jenny Staletovich por Twitter: @jenstaletovich

  Comentarios