Sur de la Florida

Propietarios de condo en Hialeah envueltos en una agria disputa con la junta

Los problemas con las juntas directivas de condominios en el sur de la Florida parecen un cuento de nunca acabar. Pero en un reparto de Hialeah los propietarios lograron organizarse y retomar el control de una asociación que llevaba casi una década sin tan siquiera tener elecciones.

En Los Portales III, los cuatro miembros de la junta directiva acaban de presentar sus renuncias, tras una investigación de el Nuevo Herald y Univisión 23, que reveló que estos recibieron pagos por casi $100,000 de los fondos del condominio. Los cheques fueron emitidos por la compañía que ellos mismos contrataron para administrar el complejo.

“Estamos muy contentos y agradecidos por hacer que los atropellos que veníamos sufriendo se hayan hecho públicos”, dijo Yusimi Martín, la propietaría que asumió la presidencia de la nueva directiva, y quien había contactado a la prensa luego de la publicación de la serie Condos de Pesadilla, que destapó irregularidades en varios repartos. “La investigación [periodística] fue decisiva para que los anteriores directivos renunciaran ante el escándalo que dio a conocer cómo se beneficiaban con el dinero que aportábamos”.


El entonces presidente, el vicepresidente, el tesorero y el secretario del condominio, se adjudicaron contratos de limpieza, mantenimiento y jardinería. Por supuestamente dar esos servicios, todos recibieron pagos de Sunshine Management Services, antes Florida Property Management (FPM), la empresa encargada de administrar el reparto.

Hasta la hijastra del ex vicepresidente de la directiva, Mercedes Sotomayor, cobró casi $10,000 por supuestamente haber ofrecido una variedad de servicios: desde la limpieza con máquinas de lavado a presión y pintura de rejas, hasta el arreglo de jardines y la instalación de puertas en varias viviendas.


“Nos dejó muy impactados a los vecinos descubrir que todos los miembros de la junta directiva, y hasta la pariente de uno de ellos, recibían cheques de la empresa”, dijo Martín. “Todo el tiempo ellos habían dicho que ayudaban de manera voluntaria, pero en realidad se beneficiaban a escondidas”.

El total de los pagos –por más de $96,000– recibidos por los miembros de la junta, se canalizaron a través de cheques girados entre el 2011 y junio de este año, según los documentos bancarios.

El abogado de Sunshine, Avelino González, rechazó que existiera un conflicto de interés por parte de esa compañía por el hecho de que los cuatro directivos del reparto reciban pagos por realizar los servicios de mantenimiento.


González dijo que Sunshine fue contratada sólo para encargarse de la contabilidad de la asociación de propietarios de Los Portales III, y rechazó que la empresa sea responsable de seleccionar o contratar a los proveedores que ofrecen servicios en el condominio.

“Solamente la Junta Directiva tiene el poder para determinar qué servicio es necesario para mantener las áreas comunes y a quién contrata para este fin”, dijo González a el Nuevo Herald. “La compañía de administración no interfiere en estas decisiones”.

Para Marcos Kerbel, catedrático de la Escuela de Negocios de la Universidad Internacional de la Florida, el modelo de negocio destapado en ese reparto de Hialeah había dejado varias interrogantes.

“Si los miembros de la junta directiva estaban actuando sin el conocimiento ni el consentimiento del resto de los propietarios, no creo que lo hayan hecho de buena fe”, dijo Kerbel.


Agregó que: “Los miembros de una junta deben ser personas que actúan con un alto nivel ético, y no pueden recibir beneficios sin haber sido previamente aprobados por los propietarios […] pero esta situación también refleja que los dueños no suelen darse tiempo para preocuparse de lo que ocurre en sus condominios”.

Cheques con una sola firma

El Nuevo Herald y Univisión 23 revisaron cientos de documentos, entre estos copias de los cheques pagados a los directivos.

El presidente de la junta, Hubert Santos, cobró más de $27,000 por brindar servicios de limpieza. Los cheques fueron aprobados por el propio Santos en su calidad de máximo directivo del reparto.

Los pagos a Santos y a los otros tres miembros de la Junta, e incluso a la familiar de uno de ellos, se realizaron sin informar a los propietarios del condominio, de acuerdo con testimonios de los dueños que hicieron la denuncia.

Incluso en el 2011 y el 2012, al Presidente se le giraron cinco cheques por un total de $576 para que este pagara los recibos de cinco meses de la cuenta de agua y recogida de basura de su vivienda, alegando que había utilizado el agua de su casa “para limpiar los tanques de basura del condominio”.


“¡Que el presidente pague el agua de su casa con el dinero de la asociación es el colmo!”, dijo Isidora Rodríguez, residente del reparto. “Es un descaro que los de la junta se hayan aprovechado de nuestra buena fe cuando nosotros pensábamos que nuestro dinero se estaba ahorrando para alguna emergencia […] por eso hay que investigar a dónde ha ido a parar todo el dinero”.

Familiares de Santos dijeron a el Nuevo Herald que actualmente se encontraba en Cuba y que desconocían de las decisiones que había tomado como presidente de la junta del reparto de 70 townwhouses, y donde cada dueño aporta un promedio de $130 mensuales para el mantenimiento.

El vicepresidente de la junta, Alfredo Pion, también recibió cheques por más de $14,900 por servicios de mantenimiento, según los documentos bancarios. Pero los ingresos para el hogar de Pion sumaron mucho más.


Mercedes Sotomayor, a quien los vecinos identificaron como hijastra de Pion y que reside en la misma casa de este en Los Portales III, recibió cheques por un total de $9,880 durante 17 meses en el 2012, el 2015 y parte del 2016, también por supuestos trabajos de mantenimiento.

Cuando fue abordada por reporteros de el Nuevo Herald y Univisión 23, que le preguntaron sobre sus cobros por esos servicios, Sotomayor rehusó hacer comentarios.


De enero a junio de este año, los pagos efectuados por Sunshine a los directivos del reparto se realizaron mediante cheques que indican que la cuenta del reparto continúa siendo operada por Florida’s Property Management, a pesar de que esta última empresa fue disuelta en noviembre del 2015, de acuerdo con la División de Corporaciones de la Florida.

Meses antes de ser desactivada Florida’s Property Management, su vicepresidente, Juan Awais, ya había creado Sunshine, la cual asumió varios contratos de la anterior empresa, entre ellos los de los Portales.

Sin elecciones

El secretario de la junta, Lázaro Álvarez, recibió pagos por casi de $42,000, mediante 70 cheques girados para compensar servicios de jardinería. En el caso del tesorero Elio Guerra, los cheques suman poco más de $3,100 por servicios eléctricos en el condominio.


Álvarez y Guerra dijeron escuetamente a un reportero de el Nuevo Herald que no consideraban que existiera un conflicto de interés y que por el contrario sus servicios generaban un sustancial ahorro a sus vecinos, ya que los brindaban a módicos precios.

Agregaron que los servicios que han venido prestando en los últimos cinco años eran ofrecidos con el conocimiento de los propietarios, quienes los veían trabajando en el reparto. Ambos precisaron que su abogado respondería de manera detallada sobre este tema.

Según documentos públicos, los cuatro miembros de la junta: Santos, Pion, Álvarez y Guerra, mantienen sus cargos desde el 2011.


Sandra Franco, una residentes, criticó que los cuatro directivos no hayan realizado elecciones.

González, el abogado de Sunshine, dijo que no se había realizado ninguna elección debido al desinterés de los mismos propietarios.


“Es cierto que no ha habido un cambio en la Junta Directiva por varios años debido a que en los procesos de elecciones de cada año no se ha postulado ningún otro candidato diferente a los actuales miembros de la Junta Directiva”, dijo González.

Sin embargo, varios dueños aseguraron que cuando cuestionaban a los directivos de la asociación sobre las elecciones, estos simplemente los desviaban del tema, no les hacían caso o les decían que no había vacantes en la Junta. Eso a pesar de que la junta directiva de Los Portales III solo tenía cuatro miembros, y la ley de la Florida exige una cantidad impar de directivos.

La vecina Isidora Rodríguez había advertido que al menos 50 de los 70 propietarios ya habían firmado una petición exigiendo elecciones.

“Deberían salir y no darnos tanto problema. ¡Definitivamente no los queremos!”, dijo Rodríguez hace unas semanas. “Que salgan y que no nos den tanto problema, porque de que los vamos a sacar, los vamos a sacar”.


Aparentemente la Junta escuchó el fuerte mensaje de los vecinos. Los cuatro presentaron sus cartas de renuncia un día después de que la investigación periodística se transmitiera por la televisión.

Siga a Enrique Flor y Brenda Medina en Twitter: @kikeflor @BrendaMedinar

  Comentarios