Sur de la Florida

Rubio y Murphy chocan sobre Cuba en su último debate

Patrick E. Murphy, izquierda, y Marco Rubio se saludan en el momento de iniciar el segundo y último debate.
Patrick E. Murphy, izquierda, y Marco Rubio se saludan en el momento de iniciar el segundo y último debate. pportal@miamiherald.com

En su último debate, los candidatos al escaño en el Senado federal, el senador cubanoamericano Marco Rubio, republicano de West Miami, y su contrincante demócrata Patrick Murphy, chocaron fuertemente sobre Cuba, las recientes alzas en la primas del seguro de salud más conocido como Obamacare, el futuro del Seguro Social y la guerra civil en Siria.


El debate viene en un momento crucial de la campaña. Originalmente, Rubio se consideraba como el favorito para derrotar a Murphy, quien no es muy conocido. Pero en semanas recientes, las encuestas indicaban que la contienda se había hecho más cerrada, aunque un nuevo sondeo de Bloomberg publicado en la víspera del debate, mostraba que Rubio tiene una ventaja de 10 puntos sobre Murphy. Según la encuesta, Rubio encabeza las preferencias de los votantes por un 51 por ciento contra un 41 por ciento.

El enfrentamiento sobre Cuba comenzó cuando uno de los moderadores del debate le preguntó al congresista Murphy si votaría en favor de levantar el embargo estadounidense contra Cuba en caso que ganara la contienda contra Rubio. Murphy dio una respuesta indirecta, esencialmente repitiendo la posición del presidente Barack Obama de que cambió la política hacia Cuba, porque la anterior había fracasado.

“Teníamos una política por 50 años que no funcionó”, dijo Murphy. “Yo quiero ayudar al pueblo cubano. ¿Queremos ver nuestros buques cruceros o ver barcos de espionaje rusos?


Rubio, por su parte, fue mucho más agresivo al contrarrestar lo que había dicho Murphy. “Lo que el Presidente hizo hace dos semanas fue remover más sanciones”, dijo Rubio. “Miembros del Partido Comunista y del gobierno cubano ahora son elegibles para recibir remesas por primera vez en nuestra historia. Y lo que pasó en las Naciones Unidas hoy [donde Estados Unidos se abstuvo en una resolución contra el embargo] es nada menos que ilegalidad”.

Una cosa más que dijo Rubio sobre Cuba en respuesta a la referencia de Murphy sobre los cruceros, provocó aplausos de sus partidarios.

“¿Es que una invasión de cruceros va a traer democracia a Cuba?”, preguntó Rubio retóricamente. “Claro que no, porque el gobierno cubano es una dictadura”.


El debate tuvo lugar en el recinto del Broward College en Davie. Empezó a las 7 p.m. y duró una hora. Más de 1.6 millones de votantes floridanos ya han sufragado a través de boletas ausentes que han enviado por correo a las autoridades electorales del estado o por votación anticipada. La elección misma es el martes 8 de noviembre.

Una gran parte del debate se centró sobre si Murphy es realmente un contador con licencia en la Florida o si Rubio realmente se aparecía en el Senado a votar o no le interesaba el puesto. Ambos aseguraron que trabajan duro y tienen éxito en sus proyectos.

Murphy negó ser un contador sin licencia. “Soy uno de nueve contadores certificados en la Cámara de Representantes”, dijo.


Cuando la periodista del Miami Herald, Patricia Mazzei, le preguntó a Rubio si apoyaría el envío de tropas a Siria, el cubanoamericano dijo que el plan que él apoyaría no requeriría poner tropas en el teatro de guerra.

Los candidatos machacaron básicamente los mismos temas del primer debate del 17 de octubre, que incluyó preguntas sobre inmigración, control de armas y las polémicas declaraciones del candidato presidencial republicano Donald Trump.

Sobre Trump, Murphy acusó a Rubio de apoyarlo, pero no mencionó las profundas diferencias que el senador cubanoamericano resaltó en los debates, cuando él y Trump eran rivales por la nominación a la presidencia.

  Comentarios