Sur de la Florida

Trump en Miami promete mano dura contra los gobiernos de Cuba y Venezuela

Ashley Alfonso muestra su apoyo por el candidato republicano Donald Trump, el miércoles en el Parque Bayfront en downwtown Miami.
Ashley Alfonso muestra su apoyo por el candidato republicano Donald Trump, el miércoles en el Parque Bayfront en downwtown Miami. pportal@miamiherald.com

Bajo un sol abrasador, Donald Trump prometió en Miami el miércoles modificar la nueva relación con Cuba, cancelando el actual “acuerdo” con la isla y poniendo presión al régimen de La Habana para aceptar un nuevo trato con Estados Unidos que sea más justo para los opositores y los exiliados.

El candidato republicano a la presidencia también prometió que si gana la elección del martes su gobierno se solidarizará abierta y fuertemente con los opositores a los regímenes de Cuba y Venezuela, cambiando radicalmente la política actual del presidente Barack Obama que es de mejorar la relación con La Habana y no criticar severamente al gobierno de Nicolás Maduro en Caracas.


Las palabras de Trump ante un mitin de campaña en el anfiteatro del Parque Bayfront frente a los rascacielos del downtown al oeste y la Bahía de Biscayne al este marcaron más abiertamente la evolución de Trump hacía una política más dura contra los gobiernos de Raúl Castro en Cuba y Maduro en Venezuela.

Inicialmente, cuando Obama restableció relaciones diplomáticos con La Habana, Trump dio a entender que no se oponía —pero luego en uno de los últimos debates de las primarias el magnate inmobiliario declaró por primera vez como presidente estaría dispuesto a dar marcha atrás con el nuevo acuerdo con Cuba. Trump dejo esto más en claro cuando la semana pasado visitó Miami, la Brigada de Asalto 2506 que participó en la fallida invasión de Bahía de Cochinos en 1961 y luego en una entrevista con la conocida presentadora radial cubanoamericana Ninoska Pérez Castellón.

Un nuevo video de campaña del Partido Demócrata compara candidato republicano Donald Trump, quien ha amenazado con cambiar las leyes para poder multar a los medios de comunicación con mayor facilidad, con el fallecido ex presidente venezolano Hugo

Pero el miércoles en el Parque Bayfront Trump fue mucho más explicito sobre la posición que tomaría su administración hacia Cuba y Venezuela, en caso de salir electo presidente. La Habana y Caracas se consideran capitales aliadas, con políticas opuestas a Estados Unidos.

El candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, criticó a Hillary Clinton por la sonda de correo electrónico del FBI en el Bayfront Park el 2 de noviembre de 2016.

“Nosotros mostraremos solidaridad con los pueblos sufridos de Cuba y Venezuela, que se concentran en los alrededores de Doral, contra los opresión de los regímenes de Castro y Maduro”, señaló Trump ante fuerte aplauso de decenas de personas que sostenían carteles que decían Cubanos por Trump. “Cancelaremos el acuerdo unilateral de Obama con Cuba hecho a través de orden ejecutiva —si no conseguimos el trato que queremos y el acuerdo que se merecen la gente que vive en Cuba y aquí, inclusive que proteja libertades políticas y religiosas”.


Además de prometer una línea dura contra Cuba, Trump también repitió su promesas de revocar el polémico seguro de salud más conocido como Obamacare, cancelar pagos a las Naciones Unidas para el cambio climático y renegociar el Tratado de Libre Comercio con Canadá y México, al que acusó de “robarse” los empleos de estadounidenses.

Por otra parte, Trump repitió que como presidente incrementaría la presión sobre los países que se rehúsan a aceptar sus ciudadanos una vez que jueces estadounidenses ordenan que sean deportados. Prometió deportar a todos los inmigrantes que tengan antecedentes penales y construir el muro a lo largo de la frontera con México, pero no repitió su promesa inicial de campaña de que deportaría a los 11 millones de indocumentados que se estima viven en Estados Unidos.

En 1999, Donald Trump habló frente a la Fundación Nacional Cubano Americana, en donde dijo estar a favor del embargo y en contra de hacer cualquier tipo de negocio lucrativo en Cuba hasta que los hermanos Castro dejaran el poder.

En septiembre pasado la revista Newsweek publicó un articulo en que dijo que en 1998 Trump pagó $68,000 a una compañía consultora en un intento por explorar posibles oportunidades de negocios en Cuba para las empresas del magnate hotelero e inmobiliario.

Según Newsweek, la firma que recibió el pago —Seven Arrows Investment and Development Corporation— luego recomendó a la firma Trump Hotels & Casino Resorts tratar de hacer aparecer la transacción como algo legal y describirla como que el dinero estaba destinado a caridad. Newsweek dio a entender que lo que había pasado era una violación del embargo económico estadounidense contra Cuba que aún está en efecto.

Entrevistado por una emisora de radio en New Hampshire luego que Newsweek publicó el articulo, Trump negó enfáticamente que haya hecho alguna inversión en Cuba o tratara de hacerla.

“Yo nunca hice negocios en Cuba”, dijo Trump que acusó al autor de estar equivocado. “Yo nunca hice nada en Cuba. Nunca hice ningún trato en Cuba”.

Por su parte, la candidata demócrata Hillary Clinton tiene pautada venir a Miami el jueves para hacer campaña acompañada del presidente Obama.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios