Sur de la Florida

Deleita el primer festival de vino y comida en Doral

Erickson Molina y Kevin Trent en pleno trabajo en el kiosco de Wynwood Kitchen & Bar, en el festival gastronómico de Doral.
Erickson Molina y Kevin Trent en pleno trabajo en el kiosco de Wynwood Kitchen & Bar, en el festival gastronómico de Doral.

Con centenares de comensales fascinados con suculentos manjares de una exquisita fusión latina, tropical y asiática, acompañada de vinos de bodegas de diferentes latitudes, se celebró el domingo la jornada de clausura de la primera edición del Doral Food & Wine Festival.

El circuito de kioscos de 17 restaurantes y 18 distribuidores de vino y licores transformaron el Downtown Park, frente al ayuntamiento de Doral, en un refinado espacio gastronómico y de cata de vinos al aire libre.


“Estamos trayendo un evento novedoso que estamos seguros se convertirá en una tradición en Doral”, dijo a el Nuevo Herald el neoyorquino Ico Manzanero, uno de los organizadores del festival. “Este es un encuentro de primer nivel donde la gente disfruta, aquí mismo, los más deliciosos sabores del mundo sin salir de Doral”.

La curiosidad por degustar “platos diferentes” lleva al estadounidense Nick Morbech a cruzar la autopista Palmetto, desde su casa en Miami Springs, para probar, por ejemplo, un taquito de lomo saltado o varias porciones de ceviche charapa –del oriente peruano–, expuestos en el festival.

“La gente suele ir hasta la Playa o a Coral Gables para disfrutar de los festivales que allí se organizan. Y cuando me enteré de este [festival] en Doral, me pareció curioso y me animé a venir. Y simplemente es fascinante”, dijo Morbech. “Valió la pena”.


El año pasado, Manzanero maduró la idea de organizar este festival gastronómico con el colombiano Hernando Miranda, un experimentado promotor de eventos que por años organizó el Festival de Colombia en Miami.

“Hace casi una década acudí al festival de vinos de South Beach y quedé fascinado y con la inquietud de organizar algo similar en esta zona”, dijo Miranda. “Finalmente el año pasado compartimos esta idea con Ico [Manzanero] y ahora hemos logrado hacer realidad este sueño”.

Para el chef venezolano Edwin Soria, de Wynwood Kitchen & Bar, se trata de “una maravillosa oportunidad” para explorar escenarios urbanos en pleno crecimiento como Doral.


“La gente viene a visitarnos [a Wynwood] a disfrutar de las galerías, los graffitis, y comida como la nuestra, a precios accesibles”, dijo Soria. “El público que nos visita busca gozar una sensación increíble, como para chuparse los dedos”.

Para el colombiano Ricardo Cabrera, representante en la Florida de Martínez Lacuesta, una reconocida bodega española fundada en 1895, la organización del festival se trata de “una gran oportunidad” para exhibir la calidad de vinos blancos, jóvenes y de reserva en la comunidad de Doral.

“Creo que Doral necesitaba de un evento de esta categoría”, dijo Cabrera. “Este festival es capaz de mostrar parte de la riqueza cultural y de los sabores que nos caracterizan”.

Para Natalia Manzanero, esposa de Ico Manzanero y también integrante del equipo organizador, dijo que la mayoría de expositores del festival ya evalúan la posibilidad de abrir sedes de sus restaurantes y distribuidoras en Doral.


“Con mi esposo nos mudamos a Doral hace un año y ahora estamos apostando por esta nueva aventura”, dijo Natalia Manzanero, de origen colombiano. “El sábado vinieron más de mil personas y estamos convencidos que la gente se pasará la voz y apoyará una nueva edición de este delicioso festival”.

Siga a Enrique Flor en Twitter: @kikeflor

  Comentarios