Sur de la Florida

Se entrega otro sospechoso en escándalo de corrupción en Opa-locka

El ex comisionado de Opa-locka Luis B. Santiago se entregó a las autoridades federales el viernes.
El ex comisionado de Opa-locka Luis B. Santiago se entregó a las autoridades federales el viernes. pfarrell@miamiherald.com

Un político de Opa-locka que es uno de los blancos principales de una investigación de corrupción en la ciudad realizada por el FBI, se entregó a las autoridades federales el viernes. Luis Santiago, de 55 años de edad, enfrenta cargos de soborno, y es el cuarto acusado que será encausado en el caso.

Santiago perdió su puesto en la Comisión municipal en noviembre, luego de que una serie investigativa del Miami Herald indicara que él era el blanco principal en el caso de presunta extorsión. Santiago es acusado de participar en un esquema de sobornos a dueños de negocios, a cambio de favores políticos, como facilitar la emisión de permisos, licencias y conexión de servicios de agua. Los presuntos delitos fueron cometidos entre marzo del 2014 y marzo del 2016.

El acusado, quien fue comisionado por cuatro años y es vendedor de autos en el mercado de pulgas de Opa-locka, compareció ante un tribunal federal en Miami el viernes, donde se declaró no culpable y fue puesto en libertad tras pagar una fianza de $50,000.Se espera que se declare culpable posteriormente de un cargo de conspiración para sobornar. Podría enfrentar hasta cinco años en prisión.

Su abogado, Roderick Vereen, dijo que su cliente está aceptando responsabilidad por su mala conducta pero no cooperará con la Fiscalía Federal en la investigación en Opa-locka, el mayor caso de corrupción pública en el Sur de Florida en una generación.

A inicios de diciembre Demetrius Corleon Taylor, hijo de la alcaldesa de Opa-locka Myra Taylor, se declaró culpable el jueves de aceptar miles de dólares en sobornos en el mismo caso.

Su declaración de culpabilidad sigue a acuerdos extrajudiciales a los que se llegó entre la fiscalía federal y el ex administrador de la Ciudad David Chiverton, quien recibió en noviembre una condena a tres años de cárcel, y el ex supervisor de obras públicas Gregory Harris, quien se encuentra en espera de ser sentenciado.

Taylor no estaba trabajando para la Ciudad de Opa-locka mientras conspiraba con el “Funcionario Público A” — identificado por fuentes como el ex comisionado de la Ciudad Luis Santiago, recién derrotado en las elecciones, así como con Chiverton y otros entre marzo del 2014 y marzo del 2016, de acuerdo con una información que acusa a Taylor de soborno. El trabajaba durante este período para las compañías de transporte de basura de la ciudad, la más reciente de las cuales es Universal Waste Services.

De acuerdo con la información, el objetivo de Santiago, Chiverton, Taylor y los demás era de “enriquecerse a sí mismos de forma ilícita” por medio de solicitar sobornos a cambio de favores oficiales para resolver solicitudes de licencia, penalidades por incumplimiento de códigos y multas.

  Comentarios