Sur de la Florida

Rara especie de tiburón navega por las aguas de los Cayos de Florida

Este mako de aleta larga, marcado en aguas cubanas a principios del 2015, pasó por los Cayos en su paso desde el Atlántico hacia el Golfo de México.
Este mako de aleta larga, marcado en aguas cubanas a principios del 2015, pasó por los Cayos en su paso desde el Atlántico hacia el Golfo de México. Cortesía

Una especie rara de tiburón mako navega por las aguas de los Cayos de la Florida en su viaje del Océano Atlántico al Golfo de México, revela un estudio científico publicado conjuntamente por investigadores del Laboratorio Marino Mote y la Universidad de La Habana.

A dos mako de aleta larga les colocaron dispositivos de seguimiento satelital en un esfuerzo por conocer más sobre los tiburones de aguas profundas, que están protegidos de la pesca.

Los seguimientos, realizados en el 2012 y el 2015, duraron sólo unos meses, pero revelaron que los makos de aleta larga se mueven entre el Golfo de México y el Atlántico, y llegan tan al norte como a la Bahía de Chesapeake y Nueva Jersey.

“El movimiento de los tiburones arroja luz sobre la vida de esta especie rara, a la vez que demuestra un punto importante: Estados Unidos, Cuba, México y las Bahamas están conectados de manera fundamental por el mar, expresa una declaración del Laboratorio Mote en el estudio de evaluación colegiada publicado el miércoles.

El tiburón marcado en febrero del 2015 en aguas cubanas viajó unas 5,500 millas en cinco meses, con un promedio de 36.6 millas diarias, indica el estudio.

El mako de aleta larga fue marcado en la zona noreste del Golfo de México en abril del 2012 y cubrió 4,231 millas en tres meses, con un promedio de 46 millas diarias.

Los dos tiburones llegaron a un punto frente a Virginia en julio, una señal de que se trata de una zona de apareo crítica, dijo el Dr. Robert Hueter, del Laboratorio Mote, quien dirigió el estudio.

“Una de las cosas más importantes que estábamos buscando es si estos dos tiburones pasaban por las mismas zonas, para identificar regiones críticas del hábitat de la especie”, dijo Hueter en un comunicado del Laboratorio Mote.

Se supone que el estudio es el primero de su tipo entre tiburones mako de aleta larga, una especie menos común que el mako de aleta corta, que habita aguas menos profundas.

“Este estudio muestra pruebas irrefutables de cómo dos países están vinculados y cómo la colaboración es la forma de proteger nuestros recursos comunes”, expresó el Dr. Jorge Ángulo Valdés, de la Universidad de La Habana y la Universidad de la Florida

El Laboratorio Mote tiene su sede en Sarasota y cuenta con una instalación satélite en Summerland Key.

Kevin Wadlow: 305-440-3206

  Comentarios