Sur de la Florida

Regreso de deportados múltiples veces continúa inexorable en el sur de la Florida

Tomás Martínez Maldonado, acusado de la presunta violación de una menor en un autobús.
Tomás Martínez Maldonado, acusado de la presunta violación de una menor en un autobús. AP

Las autoridades migratorias del sur de la Florida han arrestado a tres inmigrantes indocumentados procedentes de México, Guatemala y Nicaragua bajo diversas acusaciones – pero todos tenían algo en común: habían sido deportados previamente.

Los casos surgen en momentos en que activistas opuestos a los indocumentados han reaccionado con furia por la revelación de que un mexicano, Tomás Martínez Maldonado, acusado de violar a una niña de 13 años en un autobús Greyhound en Kansas en septiembre, había sido deportado 10 veces previamente desde el 2003.


Los repetidos arrestos de inmigrantes con múltiples deportaciones previas son rutinarios, pero se insertan ahora dentro de la expectativa sobre que hará Donald Trump luego de que tome posesión de su cargo como presidente de Estados Unidos el próximo 20 de enero. Durante la campaña prometió deportar a los 11.1 millones de indocumentados que se estima viven en el país, y construir un muro impenetrable a lo largo de la frontera con México.


Aunque Trump pereció haber suavizado su postura sobre la inmigración después de la elección, los activistas que defienden los derechos de los inmigrantes temen que de una manera u otra las deportaciones van a aumentar tan pronto como el nuevo presidente sea juramentado.

Lo que Trump no ha abordado públicamente es qué piensa hacer sobre la reincidencia en el regreso ilegal de inmigrantes indocumentados que han sido deportados previamente, muchos con antecedentes penales, aunque sí ha expresado furia sobre episodios en los que indocumentados que han regresado luego de ser deportados han sido arrestado por nuevos delitos como el de que se le acusa al mexicano en Kansas.

Un estudio para el gobierno federal del año pasado muestra que dos de cada cinco inmigrantes deportados regresan y los otros tres no lo intentan más.


Martínez Maldonado, acusado de la presunta violación de la menor en el autobús, está detenido en una carcel del Condado Geary a unas 120 millas al oeste de Kansas City. El senador republicano Charles Grassley, de Iowa y presidente del Comité Judicial, envió una carta el 9 de diciembre junto con otros legisladores al secretario de Seguridad Interna (DHS), Jeh Johnson, expresando malestar sobre como la agencia manejó el caso.

“Este es un caso extremadamente inquietante”, dijeron los senadores en la carta. “Para que el Congreso entienda mejor las circunstancias que llevaron a la supuesta violación de una menor, solicitamos información sobre los antecedentes penales y migratorios de Martínez Maldonado, y como fue capaz de entrar y permanecer en el país a pesar de su estatus ilícito”.

En cuanto a los tres casos en el sur de la Florida, quizás el más significativo es el de Saulo Andrés Hernández de Guatemala quien fue deportado previamente dos veces y luego regresó ilegalmente. El 30 de octubre fue arrestado por la policía en el Condado Palm Beach bajo cargos de agresión y de intento de estrangulación a una mujer embarazada, según una denuncia penal en la Corte Federal.

Luego de ser fichado en la cárcel, sus datos fueron enviados a la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) que descubrió que el individuo había sido deportado previamente a Guatemala.


La primera deportación, según la denuncia penal, tuvo lugar el 28 de abril del 2006. Pero Hernández logró regresar sin ser detectado tres meses más tarde y fue deportado una segunda vez el 28 de julio del 2006. Según la denuncia penal, Hernández cruzó la frontera con México sin ser descubierto el 28 de marzo del 2007.

Hernández fue encausado por un jurado de instrucción el 20 de diciembre pasado y se declaró inocente.

Si va a juicio y el jurado lo encuentra culpable, la pena máxima mencionada en el encausamiento podría ser de hasta dos años en la penitenciaría federal.

Pero si Hernández se declara culpable, la pena sería menor, incluso tiempo cumplido y una tercera deportación.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

  Comentarios