Sur de la Florida

Acusan a empresario de sur de la Florida en gran caso de corrupción en PDVSA

Archivo el Nuevo Herald

La Fiscalía Federal de Houston presentó esta semana cargos contra un empresario del sur de Florida en conexión con el mega caso de corrupción del magnate venezolano Roberto Rincón, quien se declaró culpable en junio de haber obtenido más de $1,000 millones en contratos de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) a través de sobornos.

Según la acusación presentada el miércoles en la Corte Federal de Houston, Juan José Hernandez-Comerma, residente del condado Broward, trabajó junto con otros colaboradores de Rincón para sobornar a funcionarios de PDVSA.


Los otros colaboradores de la red procesados judicialmente en el caso incluyen a los empresarios Abraham José Shiera Bastidas y Moisés Abraham Millán Escobar.

“Para obtener y mantener negocios en representación de las compañías de Shiera y de Rincón, el acusado Hernández junto con otros, incluyendo a Shiera y a Rincón, estuvieron dispuestos y discutieron: la necesidad de suministrar objetos de valor a funcionarios de PDVSA, la identidad de funcionarios de PDVSA que deberían ser sus blancos, los objetos de valor en particular que debían ser entregados a esos funcionarios, y la manera y mecanismos a través de los cuales serían suministrados”, indica la acusación presentada en la corte.


Según los documentos de la corte, Hernández --al igual que Rincón, Shiera y Millan—contactaron a funcionarios de PDVSA y acordaron con ellos los pagos de sobornos basados en porcentajes del valor total de los contratos.

Los acusados luego se encargaban de transferir esos fondos a las cuentas de los funcionarios, de sus familiares o de entidades designadas por los funcionarios de PDVSA para recibir los pagos.

Adicionalmente, los integrantes de la red de corrupción suministraron otros beneficios de valor a los funcionarios de PDVSA, incluyendo viajes y otros paquetes de recreación para tratar de obtener y mantener los negocios para las compañías de Rincón y Shiera.


En una de las operaciones detectadas, los integrantes de la red asumieron una reservación de $14,502.29 para “un funcionario” en el Fontainebleau Hotel de Miami Beach. La cuenta fue pagada por una de las compañías de Shiera, alega la acusación.

Las autoridades estadounidenses creen que el esquema de corrupción facturó entre el 2009 y el 2014 más de $1,000 millones, $750 millones de los cuales fueron obtenidos por Rincón.

Según los documentos de la corte presentados en el caso contra Rincón, la red de corrupción contaba con la ayuda de al menos cinco funcionarios venezolanos, quienes a cambio de grandes sumas de dinero ayudaban a los acusados a conseguir los contratos de la estatal petrolera.


Esos funcionarios, entre otras cosas, suministraban a los acusados valiosa información privilegiada sobre los proyectos y en ocasiones maniobraron para colocar a más de una de sus empresas en los procesos de licitación.

Los funcionarios, quienes recibieron pagos y regalos valorados en varios cientos de miles de dólares, también ayudaron a ocultar el hecho de que en ocasiones más de una de las empresas que competía en las licitaciones pertenecían a la red de Rincón y de Shiera.

Una de las transacciones de Rincón y Shiera rastreada por las autoridades de Estados Unidos refleja un pago para sobornar a un funcionario que ascendía a $2.5 millones.

Muchos de esos pagos fueron realizados en cuentas bancarias en Panamá.

Los funcionarios sobornados también promovieron a las empresas de los acusados dentro de las comisiones de compras de PDVSA y los ayudaron a cobrar con rapidez una vez que los contratos fueron otorgados, dijeron las fuentes.

El esquema de corrupción en ocasiones involucraba la participación en las licitaciones de varias compañías de maletín que colocaban ofertas muy elevadas para elevar el atractivo de las ofertas introducidas por Shiera y Rincón.

Shiera, quien al igual que Rincón está registrado como residente de Estados Unidos, vivía en una lujosa casa de Coral Gables, según documentos de la corte.

Rincón, por su parte, vivía en una lujosa mansión en Houston valorada en más de $5 millones. El empresario llevaba tiempo siendo investigado por las autoridades estadounidenses, en parte por su estrecha amistad con el general Hugo Carvajal, el ex director de Inteligencia Militar acusado en Estados Unidos por narcotráfico.

Carvajal, quien logró evadir la justicia tras ser detenido brevemente en Aruba en el 2014, es acusado entre otras cosas de ser uno de los principales actores dentro del denominado Cartel de los Soles, organización criminal compuesta por altos funcionarios del chavismo que monopoliza las operaciones del narcotráfico en Venezuela.

Pero fuentes con conocimiento de la situación dijeron que Rincón también mantenía una estrecha relación con el ex director de PDVSA, Rafael Ramírez y con el propio gobernante venezolano Nicolás Maduro, además de que concedía favores al ex presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

  Comentarios