Sur de la Florida

Cláusula federal limita sitios de donde buscar arena para playas del sur de Florida

Una dragadora repone arena en la playa de Hillsboro en el 2011. Desde entonces los condados de Miami-Dade y Broward han diezmado sus depósitos de arena.
Una dragadora repone arena en la playa de Hillsboro en el 2011. Desde entonces los condados de Miami-Dade y Broward han diezmado sus depósitos de arena. Archivo Sun Sentinel

Una solución potencial a la preocupante escasez de arena en el área del sudeste de la Florida está incluida en un enorme proyecto de ley de financiamiento para recursos hidráulicos que fue aprobado el mes pasado por el presidente Barack Obama.

La Ley de Desarrollo de Recursos Hídricos del 2016 (WRDA) autoriza a Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU a que estudie la posibilidad de usar arenas extranjeras, como por ejemplo la de las Bahamas, para ensanchar las líneas costeras y proteger las costas de huracanes como los que azotaron la región del Big Bend y del nordeste de la Florida el pasado verano.

Los condados Miami-Dade y Broward han agotado sus depósitos de arena disponible cerca de las costas, donde sólo queda arena que está demasiado lejos de la costa para ser recogida o que está rodeada de arrecifes protegidos u otras similares ubicaciones submarinas. Miami-Dade y sus ciudades costeras han estado considerando opciones durante años, entre ellas la posibilidad de traer cargamentos de arena de las Bahamas.

Una investigación federal encontró arena suficiente para que dure 50 años, pero gerentes de proyectos de las playas dijeron al Naples Daily News que la arena es demasiado oscura y que se arriesgaban a tener conflictos con otros condados costeros a causa de la arena. Gerentes de proyecto afirmaron que la arena bahamense es la mejor opción en toda la región para acabar con los cargamentos de arena costosos e ineficientes de minas en el interior.

Pero hay un obstáculo: una prohibición respaldada por la industria del dragado de EEUU de gastar fondos federales en proyectos de playas que utilicen arena traída del extranjero. Las comunidades costeras no pueden permitirse renunciar a los fondos federales para el mantenimiento de sus playas, concluyó el Daily News en una investigación llamada Shrinking Shores (Contracción de las Costas).

Miembros floridanos del Congreso trataron de nuevo el año pasado de eliminar la prohibición, pero sin éxito.

La cláusula sobre el estudio en la WRDA 2016 representa un compromiso, dijo la representante federal Lois Frankel, demócrata de Boca Raton, quien fue una de las auspiciadoras de una legislación para eliminar la prohibición.

“Creo que nos estamos moviendo en la dirección correcta”, dijo Frankel.

Ella dijo que “se pondría en contacto” con Cuerpo de Ingenieros del Ejército en relación sobre si la agencia contaba con fondos para llevar a cabo el estudio o si se necesitaba acumular fondos en un presupuesto. La cláusula de la WRDA no pone fecha tope al estudio, pero ella afirmó que tiene la esperanza de que esté listo para la próxima vez que el Congreso volverá a autorizar la WRDA, lo cual está fijado para el 2018.

“El secretario [del Ejército] está autorizado para llevar a cabo un estudio de los costos, beneficios e impactos tanto económicos como no económicos de la adquisición por compra, intercambio u otros medios de sedimentos de parte de fuentes domésticas y extranjeras para la protección de la línea costera”, establece la cláusula.

“Una vez completado el estudio, el secretario deberá reportar al Congreso la disponibilidad, beneficios e impacto de usar sedimentos de parte de fuentes domésticas y extranjeras para la protección de la línea costera”, reza.

La eliminación de la prohibición del uso de arena procedente del extranjero es sólo una parte de cualquier solución que pudiera permitir el uso de arena bahamense. Leyes federales de Estados Unidos, respaldadas también por la industria nacional del dragado, prohíbe a embarcaciones con bandera extranjera que traigan arena de las Bahamas a las erosionadas costas de la Florida. Para evadir la ley, la arena tendría que ser transferida a una embarcación con bandera estadounidense, un paso adicional costoso.

  Comentarios