Sur de la Florida

Graduado de UM demanda a la universidad por manejo de alegaciones de violación

Campus de la Universidad de Miami en Coral Gables.
Campus de la Universidad de Miami en Coral Gables. Marsha Halper

Dos años y medio después que una compañera de estudios lo acusó de violarla, David Jia, graduado de la Universidad de Miami, ha presentado una demanda contra la estudiante, la universidad y dos antiguos empleados de UM.

En la demanda presentada la semana pasada en un tribunal federal, Jia alega que las alegaciones de violación fueron falsas y que la investigación de la universidad fue “defectuosa y discriminatoria”, lo que resultó en que Jia fuera suspendido durante un semestre.

“Desde el comienzo, David Jia fue tratado injustamente como el culpable porque se desestimó completamente su versión de los hechos y sus testigos”, expresa la demanda. Jia demanda a la estudiante que lo acusó de violación, Angela Cameron, a la universidad, a un ex administrador universitario llamado Tony Lake y a la ex profesora Katharine Westaway, alegando que lo difamaron, que sufrió problemas emocionales y que se infringieron sus derechos contemplados en el Título IX,una ley federal que prohíbe la discriminación por el género.

“David Jia ha sufrido un fuerte estrés emocional, angustia y vergüenza durante más de un año por acciones que no cometió”, expresa la demanda.

El caso data de abril del 2014, cuando Jia y Cameron fueron a una fiesta en un edificio de apartamentos de South Miami y Cameron se emborrachó por primera vez, según una declaración que ella ofreció posteriormente a la policía. Jia y Cameron tenían una relación sexual de más de un mes y Cameron fue al apartamento de Jia después de la fiesta. Cameron declaró a la policía que Jia trató de tener relaciones sexuales con ella durante la noche, y que ella se negó. Cameron dijo que se despertó más tarde cuando sintió a Jia encima de ella. Cuando Cameron despertó finalmente a eso de las 8 a.m., los dos tuvieron relaciones sexuales, esta vez con consentimiento de Cameron, dijo la mujer a la policía.

Cameron y Jia siguieron viéndose y tuvieron relaciones sexuales tres veces más en los días siguientes, según declaraciones que la mujer hizo a una página de noticias en Internet que fueron confirmadas previamente al Herald por la abogada de Jia, Lonnie Richardson. Cameron también le envió galletas dulces a Jia a manera de agradecimiento por no dejarla sola en el apartamento la noche de la supuesta agresión sexual, según la demanda. Uno de los compañeros de dormitorio de Jia en el momento de la supuesta violación presentó una declaración por escrito que fue incluida en la demanda en que dice que escuchó a Cameron iniciar una relación sexual con Jia esa noche.

Más adelante, Cameron invitó a Jia a asistir juntos a una actividad formal de una organización de alumnas y que él aceptó, pero entonces Jia empezó a cuestionarse la relación con Cameron, afirma la demanda. El 20 de abril del 2014, pocas horas después que Jia publicó en Facebook información sobre una fiesta que tenía planeada en su apartamento, a la que Cameron no estaba invitada, Cameron envió por correo electrónico una carta a la Universidad de Miami en la que alegaba que Jia la había agredido sexualmente la noche de la fiesta fuera del campus, según la demanda. Poco después, Cameron también reportó la supuesta violación a la Policía de South Miami, que a su vez pasó la información a detectives de la Policía de Miami-Dade, quienes decidieron no investigar, citando falta de pruebas. En un mensaje en Facebook, Cameron declinó comentar para este artículo. Cameron ha hablado en público sobre sus alegaciones de violación otras veces anteriormente.

Después de lo que la demanda alega fue una investigación sesgada, dirigida por Lake, entonces administrador en UM, Jia fue acusado de agresión sexual en base con las normas que rigen la conducta de los alumnos y fue suspendido durante un semestre. La demanda alega que Lake desestimó la versión de la historia de Jia, como escribir una lista de los cargos antes que Jia hubiera presentado todas sus pruebas. No fue posible contactar a Lake para que comentara para este artículo.

“La universidad tomó todas las medidas necesarias para proteger los intereses de todas las partes y confía en que se siguieron todas las normas y leyes aplicables”, escribió en un correo electrónico Eric Isicoff, abogado que representa a UM.

Cuando Jia regresó a UM la primavera del 2015, Cameron lo acusó de zarandearla un par de veces ese semestre, alegaciones que quedaron desacreditadas después que videos de vigilancia y otras pruebas mostraron que Jia no estaba en el lugar de los supuestos incidentes.

Mientras tanto, un grupo de la universidad integrado por sobrevivientes de violaciones recogió miles de firmas en una campaña para evitar que Jia se graduara. La campaña fue apoyada por Westaway, en ese entonces conferencista en el Departamento de Inglés de UM. Contactada por teléfono, Westaway declinó comentar.

Corrección: Una versión previa de este artículo indicó erróneamente que Katharine Westaway era una profesora de estudios de género y sobre la mujer. En realidad, era una conferencista en el Departamento de Inglés que daba cursos de estudios de género y sobre la mujer.

  Comentarios